COVID patient
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 20 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Los hospitales de EE. UU. se han vuelto mucho más seguros para los pacientes en la última década, y ha habido una reducción significativa en los errores médicos y los eventos adversos en todo el país, muestran datos del gobierno federal.

Entre 2010 y 2019, la seguridad del paciente mejoró de forma dramática en los cuatro tipos de afecciones por las cuales las personas son hospitalizadas con la mayor frecuencia: los ataques cardiacos, la insuficiencia cardiaca, la neumonía y los procedimientos quirúrgicos mayores.

Se redujeron las probabilidades de que las personas hospitalizadas por estos problemas sufrieran por errores en la medicación, infecciones adquiridas en el hospital, eventos adversos relacionados con los procedimientos, úlceras por presión por estar confinadas en la cama, o caídas graves que provocaran lesiones, encontraron los investigadores.

"Ha habido una reducción marcada y muy importante en el número de estos eventos, lo que para mí valida la idea de que eran prevenibles", señaló el investigador sénior, el Dr. Harlan Krumholz, director del Centro de Investigación y Educación en Resultados del Hospital Yale New Haven, en New Haven, Connecticut. "El estatus quo no estaba escrito en piedra. Hemos podido en realidad hacer que los hospitales sean más seguros para estas afecciones".

El nuevo estudio se basó en datos reunidos por el Programa de Monitorización de la Seguridad del Paciente de Medicare, una iniciativa creada tras el histórico informe del Instituto de Medicina de 1999 que enfocó la atención nacional en la seguridad del paciente en los hospitales, apuntaron los autores del estudio en las notas de respaldo.

"Hubo un reconocimiento de que los pacientes sufrían daños en los hospitales, y no podemos determinar si las cosas están mejorando sin rastrearlas de una forma fiable y constante", comentó el coinvestigador, el Dr. Mark Metersky, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, en Farmington.

Los investigadores analizaron los expedientes médicos anónimos de casi 245,000 pacientes tratados en más de 3,100 hospitales de EE. UU. en la última década, y observaron una lista de 21 daños potenciales que una persona hospitalizada puede sufrir durante su estadía.

Encontraron que, en los cuatro motivos más comunes por los que una persona acaba en el hospital, la seguridad de hecho había mejorado:

  • Los ataques cardiacos (un 17 por ciento de las hospitalizaciones) experimentaron una reducción en los eventos adversos de 218 a 139 por cada 1,000 altas.
  • La insuficiencia cardiaca (un 17 por ciento) experimentó una reducción en los eventos adversos de 168 a 116 por cada 1,000 altas.
  • La neumonía (un 21 por ciento) experimentó una reducción en los eventos adversos de 195 a 119 por cada 1,000 altas.
  • Los procedimientos quirúrgicos mayores (un 22 por ciento) experimentaron una reducción de 204 a 130 eventos adversos por cada 1,000 altas.

Los eventos adversos con medicamentos, las infecciones adquiridas en el hospital, y los eventos adversos generales se redujeron de forma significativa en todos los grupos de pacientes, mostraron los hallazgos. Los eventos tras una cirugía mayor también se redujeron.

"En los últimos 10 años, las tasas de estos eventos se ha reducido en general, así que los hospitales se están volviendo más seguros, al menos según lo mide esta dimensión", apuntó Metersky.

Dijo que es probable que esto se deba, en parte, a los avances en la medicina. Por ejemplo, los pacientes que se someten a una cirugía laparoscópica tienen un riesgo mucho más bajo de complicaciones que los pacientes con una gran incisión.

Pero gran parte de esto se debe a los programas de mejora implementados por los hospitales para reducir los eventos dañinos, como los errores con los medicamentos y las infecciones, aseguraron Metersky y Krumholz.

"Los resultados del estudio sin duda son una buena noticia para los hospitales, y pensamos que de verdad reflejan el enfoque imparable en la mejora de la calidad y la seguridad de la atención que los hospitales han tenido durante muchos años", comentó Akin Demehin, director sénior de calidad y seguridad del paciente de la Asociación Americana de Hospitales (American Hospital Association).

"Durante el periodo cubierto por el estudio, observamos una aceleración de una variedad de iniciativas para evaluar de forma rigurosa la atención dentro de los hospitales, identificar formas de mejorarla, identificar áreas en las que quizá nos estemos quedando cortos, y entonces usar múltiples tipos distintos de metodologías de mejora de procesos no solo para medir el problema con cuidado, sino para implementar soluciones para hacer que la atención sea mejor y más segura", añadió Demehin.

Algo interesante es que la seguridad del paciente no mejoró en una quinta categoría general de todas las afecciones de salud que no entran en las cuatro principales, anotaron los investigadores.

"No sabemos a qué se debe", apuntó Metersky. "Podría deberse en parte a que no tienen un riesgo tan alto, de forma que ya sufren muchos menos eventos, y quizá sea más difícil mejorar. Otra parte podría deberse a que las iniciativas de mejora de la calidad se han dirigido más a las cuatro afecciones en las que sí vimos mejoras".

Metersky, Krumholz y Demehin se mostraron de acuerdo en un punto importante: todavía hay cosas que mejorar respecto a la seguridad del paciente.

"La medicina todavía debe... adoptar la idea de que de verdad no queremos que nadie sufra daños en el proceso de recibir atención", enfatizó Krumholz. "Estas personas son vulnerables, están enfermas, vienen a que las ayudemos. Merecen que no les pase nada durante el proceso de su atención".

Es bueno que los hospitales se estén volviendo más seguros, comentó.

"Pero de verdad no hemos llegado ni a la mitad del viaje que debemos realizar, que es llegar a un destino en que todo el mundo que vaya al hospital pueda sentirse confiado de que es un lugar seguro, de que se va a tratar su afección, y de que no saldrá con otra cosa debido a un error o un fallo de seguridad ni ningún otro problema", añadió Krumholz.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la seguridad del paciente.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Harlan Krumholz, MD, director, Yale New Haven Hospital Center for Outcomes Research and Education, New Haven, Conn.; Mark Metersky, MD, professor, medicine, University of Connecticut School of Medicine, Farmington, Conn.; Akin Demehin, MPH, senior director, quality and patient safety, American Hospital Association, Washington, D.C.; Journal of the American Medical Association, July 12, 2022


¿Le ha sido útil esta página?

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ