See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Limpiar el aire podría ayudar a prevenir el Alzheimer

Los Angeles skyline

LUNES, 26 de julio de 2021 (HealthDay News) -- La contaminación atmosférica hace que las personas den bocanadas y tengan respiración sibilante. El esmog hace que el corazón se esfuerce e inflama los pulmones.

¿El aire contaminado también podría costar la salud del cerebro?

Tres estudios nuevos encuentran que la calidad del aire parece vincularse con un riesgo de deterioros en el pensamiento y la demencia, y que el aire malo podría incluso promover unas proteínas cerebrales tóxicas que son una característica de la enfermedad de Alzheimer.

"Esto es muy emocionante, porque indica el potencial que mejorar los niveles de calidad del aire podría tener en los niveles de mortalidad, otras áreas de la salud, y quizá también en el riesgo de demencia", señaló Claire Sexton, directora de programas y alcance científicos de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).

En el primer estudio, los investigadores encontraron que la reducción de la contaminación de materia particulada fina y el esmog se vinculaba con reducciones en el riesgo de demencia entre las mujeres.

El estudio dio seguimiento a más de 2,200 mujeres de 74 a 92 años, que no tenían demencia y que se inscribieron en un estudio a largo plazo sobre la salud del cerebro. Los investigadores registraron sus habilidades de pensamiento, razonamiento y memoria mientras envejecían, y compararon los resultados de la calidad del aire en sus distintas comunidades.

El riesgo de demencia de las mujeres se redujo en hasta un 26 por ciento por cada mejora de un 10 por ciento en la calidad del aire de sus vecindarios, concluyeron los investigadores. Las mujeres de las áreas con un aire más limpio tenían un riesgo de demencia que era similar al observado en mujeres entre dos y tres años más jóvenes.

Un aire más limpio también pareció ralentizar el deterioro general de la función cognitiva y la memoria, similar a las mujeres uno o dos años más jóvenes, mostraron los resultados.

Estos beneficios ocurrieron independientemente de la edad, el nivel educativo o el vecindario, comentó la investigadora principal, Xinhui Wang, profesora asistente de neurología investigativa de la Universidad del Sur de California.

"La contaminación atmosférica es un factor de riesgo modificable", aseguró Wang. "El impacto será significativo, porque todo el mundo está expuesto a cierto nivel de aire contaminado. Si reducimos la contaminación del aire, todo el mundo se beneficiará".

Un segundo estudio, de unos investigadores dirigidos por Noemie Letellier, experta postdoctoral de la Universidad de California, en San Diego, encontró que las reducciones en la contaminación con partículas finas entre 1990 y 2000 hizo que el riesgo de demencia y Alzheimer cayera en un grupo de más de 7,000 personas en Francia.

El riesgo de demencia se redujo en un 15 por ciento, y el riesgo de Alzheimer en un 17 por ciento, por cada reducción de un microgramo por metro cúbico de aire en la contaminación atmosférica, encontraron los investigadores. De nuevo, los cambios beneficiaron a todo el mundo, sin importar sus ingresos o dónde vivían en una comunidad.

El tercer estudio, dirigido por Christina Park, estudiante doctoral del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Washington, proveyó una explicación potencial del motivo de que la contaminación atmosférica pudiera afectar a la salud del cerebro.

Los investigadores encontraron que las personas con una exposición más larga a la contaminación con partículas y esmog tenían unos niveles más altos de beta amiloide, una proteína pegajosa que se puede aglomerar en el cerebro. Las placas de amiloide son una de las características de la enfermedad de Alzheimer.

La contaminación atmosférica también podría aumentar el riesgo de demencia al provocar inflamación en el cuerpo, y al dañar la salud cardiaca y pulmonar, comentaron Wang y Sexton.

Entonces, combatir la contaminación atmosférica quizá no solo sea una forma de frenar el cambio climático y proteger a la salud cardiaca, sino una forma de en realidad reducir la demencia entre las personas a medida que envejecen, concluyeron las expertas.

"Ha habido mejoras en la calidad del aire a lo largo de varios años y décadas, pero todavía falta un largo camino", aseguró Sexton. "Globalmente, más de un 90 por ciento de las personas respiran un aire que no cumple con los estándares de la Organización Mundial de la Salud".

Los tres estudios se presentarán el lunes en la reunión anual de la Asociación del Alzheimer, que se celebrará tanto en Denver como en línea. Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Medioambiental de EE. UU. ofrece más información sobre los efectos de la contaminación atmosférica en la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Claire Sexton, DPhil, director, scientific programs and outreach, Alzheimer's Association; Xinhui Wang, PhD, assistant professor, research neurology, University of Southern California; Alzheimer's Association International Conference, July 26-30, 2021, Denver and online

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined