See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Preocupación, depresión, agotamiento: llega el semestre de otoño, y según una encuesta, los universitarios están estresados

Peirce
Peirce Robinson

LUNES, 26 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Como muchos de sus compañeros, Mary Trabue, estudiante de ingeniería de la Universidad Estatal de Ohio (OSU), pasó gran parte de la pandemia tomando clases en línea. Y tenía dificultades.

"No sé qué pasaba, pero me sentía siempre cansada y no dormía", comentó. "Y sabía que no podía continuar así".

Ya fuera una cuestión de depresión, ansiedad, agotamiento o todo lo anterior, relacionados con la COVID-19, una nueva encuesta de la Estatal de Ohio sugiere que Trabue no es la única.

La encuesta, que se llevó a cabo entre agosto de 2020 y abril de 2021, encontró que un 71 por ciento de casi 1,100 estudiantes de la OSU dijeron que en la primavera anterior habían luchado contra el agotamiento. Este es un aumento respecto a alrededor de un 40 por ciento en el verano de 2020.

Los estudiantes también reportaron un aumento notable tanto en la ansiedad como en la depresión, mientras la COVID-19 alteró su experiencia académica. En primavera de 2021, casi un 43 por ciento dijeron que la ansiedad era un problema, un aumento respecto a un 39 por ciento a principios de la pandemia. De forma similar, más de un 28 por ciento reportaron que estaban deprimidos el pasado abril, un aumento frente a un 24 por ciento durante el agosto anterior.

Nada de esto es sorprendente, señaló la autora principal de la encuesta, Bernadette Mazurek Melnyk, "ya que hay una pandemia de salud mental dentro de la pandemia de COVID-19 entre los estudiantes de todo EE. UU.".

Melnyk es vicepresidenta de fomento de la salud y decana del Colegio de Enfermería de la Estatal de Ohio, además de presidenta del Consorcio Nacional para la Creación de Comunidades Académicas Sanas de EE. UU.

'La incertidumbre de todo'

Peirce Robinson es un estudiante de último año de teatro en la Universidad de Brandeis en Waltham, Massachusetts. El estudiante de 21 años dijo que también ha tenido dificultades durante la pandemia.

"Creo que gran parte del estrés que experimentamos es por la incertidumbre de todo", comentó el nativo de Filadelfia. "Cuando todo esto estaba comenzando iba de camino a un ensayo, y recibimos un correo electrónico que decía que 'todas las actividades estudiantiles serán canceladas'. Hubo muy poco debate, pero pensamos que nos iban a enviar a casa una semana y que luego volveríamos. Pero ese tipo de incertidumbre continuó el resto del año".

"Nadie sabía qué iba a pasar después", añadió Robinson.

Y la vida social también sufrió muchas alteraciones.

"La universidad es en realidad la esfera social que uno crea", afirmó. "Una parte importante es ver a las personas, toparse con las personas que uno conoce, con las que uno no conoce. Pero eso no existía en ningún lugar de la misma forma, ni de cerca. Una gran parte de la vida social simplemente dejó de existir. Y era muy deprimente, estar atrapado dentro con quizá dos o tres personas más, y no poder tener el mismo tipo de conexión social y energía. El tiempo que uno puede pasar frente a una computadora es limitado".

La alimentación y el peso también han sido un problema importante. La investigación también encontró que unos malos hábitos nutritivos aumentaron entre los estudiantes, de un 25 a un 29 por ciento durante el periodo del estudio.

El consumo de alcohol también aumentó, de menos de un 16 a un 18 por ciento, mientras que fumar y vapear aumentaron de un 6 a un 8 por ciento, encontró la encuesta.

Y aunque en verano de 2020 más de un tercio de los estudiantes (un 35 por ciento) habían estado inclinados a aumentar su actividad física, esa cifra bajó a un 28 por ciento esta primavera pasada.

Los hallazgos del estudio sugieren que muchos estudiantes quizá tengan bastantes dificultades cuando comiencen a regresar al campus el próximo mes para el aprendizaje presencial. Las administraciones de los campus tendrán que buscarlos para ayudar a facilitar el ajuste, según Andrea Corn, una psicóloga clínica de Boca Ratón, Florida, que se especializa en psicoterapia para los niños, adolescentes, adultos y familias.

Un regreso estresante

"Nuestros estudiantes afrontarán muchos problemas difíciles y estrés", advirtió Corn. "Creo que las administraciones de los campus tienen que poner muy en claro que están disponibles para los estudiantes, y que desean ayudarlos. Que pueden hablar con ellos y compartir sus problemas. Y pedir a los estudiantes que den su opinión sobre lo que se puede hacer para que la transición sea más segura, cómo se pueden organizar los asientos en las aulas para que sea más interesante y agradable, sin, por ejemplo, preocuparse de que van a contraer la COVID de la persona que se siente al lado", añadió.

"La pregunta debería ser cómo podemos hacer que se sientan seguros", planteó Corn. "Y esto implica recibir la opinión de los estudiantes, porque no sabemos qué están pensando. Y no deberíamos hacer suposiciones como si lo supiéramos".

Melnyk se mostró de acuerdo, y sugirió que las universidades ofrezcan a los estudiantes universitarios herramientas de afrontamiento que puedan ayudar a minimizar el estrés relacionado con la pandemia.

"Esas habilidades no son un detalle, son una necesidad", enfatizó Melnyk. "Los problemas de la salud mental son el principal motivo por el cual los estudiantes abandonan la universidad".

Con ese objetivo, la OSU está estableciendo un plan de cinco puntos ("5 to Thrive"), para que a los estudiantes les vaya bien, una lista de comprobación mental para ayudar a los estudiantes a formar unos hábitos saludables, aumentar la resiliencia, encontrar respaldo local para la salud mental, promover la socialización y animarlos a que busquen ayuda profesional si es necesario.

En cuanto a Mary Trabue, creó su propia receta para la recuperación. Habla de forma regular con un consejero para que la ayude a anclarse cuando el pánico o la ansiedad comienzan a surgir. Y va al gimnasio, donde levanta pesas, como una forma de despejar la mente.

"Noté que levantar pesas aliviaba mucha de mi ansiedad y mi estrés", dijo durante un video en la encuesta. "Despejaba mi mente del trabajo académico".

Por su parte, Robinson dijo que "creo que es una situación sumamente estresante. Creo que nunca volveremos a la normalidad. Será una 'nueva normalidad', sea lo que sea".

Aun así, añadió, "es verdad que el hecho de que volvamos también da algo de esperanzas. Por fin podemos volver a trabajar en estos temas, a reunirnos, a tener conversaciones y ese tipo de cosas. Pero las universidades deben crear una atmósfera que fomente estos tipos de conversaciones. Y tienen que hacerlo justo al lado de los estudiantes, para ayudarlos con el cambio que debe ocurrir".

Más información

Aprenda más sobre la salud mental de los estudiantes durante la pandemia en la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Peirce Robinson, senior and theater major, Brandeis University, Waltham, Mass.; Mary Trabue, engineering student, Ohio State University, Columbus; Bernadette Mazurek Melnyk, PhD, vice president, health promotion, chief wellness officer and dean, College of Nursing, Ohio State University, Columbus, and president, National Consortium for Building Healthy Academic Communities; Andrea Corn, PsyD, licensed clinical psychologist, private practice, Boca Raton, Fla.; Campus Follow-Up Survey Report for Students at The Ohio State University, May 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined