See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un asesor del comité de la FDA que criticó al nuevo medicamento para el Alzheimer hace declaraciones

HD Now caleb alexander
HealthDay Now host Mabel Jong with Dr. G. Caleb Alexander

MIÉRCOLES, 28 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Un asesor externo que participó en la revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. de un controversial medicamento para el Alzheimer, Aduhelm, ahora se pronuncia, y afirma que la aprobación se basó en una ciencia dudosa y que implicó una colaboración cuestionable entre los reguladores y los fabricantes del medicamento.

"No me sorprende la controversia, porque creo que es una decisión horrible. Creo que la FDA se equivocó", comentó el Dr. G. Caleb Alexander, profesor del Centro de Seguridad y Efectividad de los Medicamentos Johns Hopkins, en Baltimore.

Alexander formó parte del panel asesor de 11 miembros de la FDA que se reunió en noviembre para revisar los datos de dos ensayos clínicos relacionados con Aduhelm. Diez de los miembros, entre ellos Alexander, votaron contra la aprobación del fármaco, y uno no estaba seguro. Nadie votó a favor.

"Hay muchas áreas grises en la regulación farmacéutica, y hay muchos casos en que la FDA tiene que tomar decisiones difíciles", dice ahora Alexander. "Esta no fue una de ellas. Aquí no había mucho gris. Eso es lo que resulta tan sorprendente".

La aprobación posterior de Aduhelm (aducanumab), que contradijo a la recomendación de la junta asesora, ha creado una tormenta en el mundo de la medicina, que en general se encuentra en un estado de calma.

Importantes centros médicos, como la Clínica Cleveland y Mount Sinai, ya han anunciado que no utilizarán Aduhelm, y el inspector general inició una investigación sobre el proceso mediante el cual la FDA aprobó el fármaco.

Al mismo Alexander le perturba tanto cómo sucedió todo que escribió un editorial que será publicado el miércoles, en la revista New England Journal of Medicine, titulado "Revisiting FDA Approval of Aducanumab" (algo así como "Una revisión de la aprobación de la FDA de aducanumab").

"Sigue habiendo mucha preocupación y escepticismo en la comunidad científica respecto a si este producto en realidad funciona o no", declaró Alexander en una entrevista de HealthDay Now.

Los reguladores que revisaron a Aduhelm ignoraron a sus propios asesores, cambiaron la forma en que se midió la efectividad del fármaco, trabajaron de cerca con expertos de la industria farmacéutica, e incluso crearon una etiqueta de producto que no tiene toda la precisión que debería tener, afirmó Alexander.

Por su parte, La FDA sigue defendiendo la aprobación de Aduhelm, aunque la comisionada en funciones, Janet Woodcock, solicitó formalmente que el inspector general realice una revisión independiente del proceso.

La FDA cambió las metas de los ensayos de Aduhelm

"La agencia no bajó sus estándares", aseguró la FDA en una declaración escrita que envió hace poco a The New York Times, "y en ningún momento pensó en hacerlo".

El mismo Alexander usualmente admira al trabajo de la FDA, y defiende a la agencia en general, afirmando que "es demasiado pronto para saber con exactitud si la reputación de la FDA se va a ver afectada de forma permanente" por la aprobación de Aduhelm.

"Trabajo mucho con la FDA, y estoy orgulloso de la FDA. Creo que lo hacen bien un número extraordinario de las veces", aseguró Alexander. "He visto el gran respeto y consideración que los reguladores de todo el mundo tienen a la FDA. Sé que la FDA está llena de miles de científicos y un personal excepcionales que trabajan sin descanso".

"Creo que es una de las cosas que hace que esto resulte tan sorprendente. Contradice tanto al trabajo y a la ciencia que la FDA realiza, que típicamente son buenos", continuó.

El fabricante del medicamento, Biogen, prosiguió con, y al final obtuvo, la aprobación del Aduhelm después de que un reanálisis de dos ensayos clínicos que fracasaron encontrara un ligero beneficio clínico en algunos de los participantes en uno de los estudios.

Pero para esta aprobación, la FDA cambió las metas que se utilizarían para considerar los resultados del ensayo clínico, cree Alexander.

Los ensayos clínicos se habían diseñado para evaluar si Aduhelm en realidad ayudaba a ralentizar o frenar el deterioro en la función cerebral entre las personas con un deterioro cognitivo leve o Alzheimer temprano.

Sin embargo, bajo un proceso de aprobación acelerada para Aduhelm, la FDA se enfocó en su lugar en si el medicamento era efectivo para reducir los niveles de beta amiloide, una proteína pegajosa que forma placas en los cerebros de los pacientes con Alzheimer.

Hay un problema con esto, afirmó Alexander: todavía no está claro que reducir la amiloide en realidad ayude a aliviar los síntomas o a ralentizar la enfermedad en las personas con Alzheimer.

"Hay muchísimas terapias experimentales que se han descontinuado o abandonado, que se han dirigido a la amiloide", dijo Alexander. "Varias de ellas han demostrado unas reducciones significativas en los niveles de amiloide. En casi todos los casos, ha habido poca o ninguna evidencia de unas mejoras cognitivas asociadas con estas reducciones".

Incertidumbres sobre la amiloide

"No hay que recurrir a otras terapias experimentales fracasadas para tener ciertas dudas sobre la adecuación de la amiloide como marcador", continuó. "El caso mismo del aducanumab plantea varias preocupaciones".

Uno de los dos ensayos clínicos no logró mostrar ningún beneficio clínico, incluso tras el reanálisis, mientras que el otro encontró que "uno de los dos grupos que recibieron el tratamiento tuvo una reducción de 0.39 en una escala de 18 puntos, que solo fue aparente tras 18 meses de tratamiento", señaló Alexander.

"Si la amiloide fuera un buen marcador, ¿por qué no hay evidencias más claras de un beneficio clínico en los ensayos?", preguntó.

El grupo asesor de Alexander revisó los datos durante un día antes de decidir que no eran suficientes para aprobar un nuevo y costoso medicamento. Se estima que Aduhelm cuesta 56,000 dólares al año por paciente.

En la reunión, Alexander dijo que le sorprendió una relación aparentemente amigable entre los reguladores y Biogen.

"Lo más sorprendente fue un documento de revisión que prepararon juntos en el comité. Nunca lo había visto antes. Me sorprendió bastante llegar a la reunión y encontrar un resumen preparado por Biogen con comentarios añadidos por la FDA para un contexto adicional", aseguró Alexander.

"La FDA no preparó su propio resumen separado, algo que fue altamente irregular", enfatizó.

Durante la sesión de revisión, algunas personas de la FDA también se refirieron a una "colaboración especial de trabajo" con Biogen, dijo Alexander.

"En ningún momento se definió bien exactamente qué era esto, ni cómo se desviaba del protocolo de la FDA", apuntó Alexander. "Se implicó que hubo una colaboración inusual entre la FDA y Biogen para seguir adelante" después del fracaso inicial de los ensayos clínicos.

Al grupo asesor también le preocuparon las versiones significativamente distintas de los datos que estaban presentando las distintas facciones en la FDA.

Aduhelm no es para todos los pacientes con Alzheimer

"Fue difícil reconciliar el entusiasmo casi desbordado del equipo de revisión médica con las graves preocupaciones científicas que expresó el equipo de revisión estadística", apuntó Alexander. "El día de la reunión, era casi [como] estar viendo un programa de televisión en que el audio y el video están desincronizados. Creo que utilicé las palabras 'sorprendentemente discordante'".

La FDA siguió adelante y aprobó Aduhelm de cualquier forma el 7 de junio, y desde entonces la agencia emitió una etiqueta de producto que Alexander afirma no es suficiente para garantizar que el fármaco se use de forma adecuada.

La etiqueta dice que Aduhelm es "para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer", pero no estipula que solo se debe utilizar en pacientes con unos niveles elevados de beta amiloide, la sustancia a la que se dirige la acción del medicamento.

"Es un asunto de verdad importante, porque hasta un 50 por ciento de las personas con un deterioro cognitivo leve y hasta un 30 por ciento de las personas con un diagnóstico razonable de Alzheimer en realidad no tienen unos niveles elevados de beta amiloide", señaló Alexander.

Como está etiquetado, el medicamento podría ser usado en pacientes en quienes no se prevería ningún beneficio, enfatizó.

Alexander tampoco está satisfecho con la revisión posterior al mercadeo de la efectividad de Aduhelm que Biogen debe realizar de acuerdo con la vía acelerada mediante la cual se aprobó el fármaco.

Biogen dijo que los resultados de su revisión no estarán disponibles hasta 2030.

"Creo que nueve años es demasiado tiempo para esperar con el fin de comprender si el medicamento tan solo funciona", dijo Alexander.

Mantiene la esperanza de que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE. UU. requieran que se reúnan más evidencias científicas antes de que el gobierno federal acepte cubrir el costo de Aduhelm.

Este requisito podría hacer que haya datos clínicos sobre el Aduhelm antes de lo que prometió Biogen.

Unas conversaciones duras

"No creo que debamos confiar demasiado en esperar nueve años para averiguar los resultados de un ensayo que podría o no abordar los temas científicos y clínicos y regulatorios clave que, con franqueza, creo que se deberían haber abordado antes de la aprobación del producto", indicó Alexander.

Mientras tanto, los médicos deben prepararse para unas conversaciones difíciles con los pacientes y las familias, que están desesperados por un tratamiento para el Alzheimer, y que ven a Aduhelm con esperanza.

"Practico como internista, y tengo pacientes con enfermedad de Alzheimer en mi propio consultorio de atención primaria", comentó Alexander. "Los pacientes y sus seres queridos y los profesionales clínicos deberán tener algunas conversaciones duras de ahora en adelante".

"No hay forma de evitarlo", prosiguió. "No hay otra opción que tener esta conversación y hablar sobre las evidencias, y esas conversaciones serán complejas".

Las instituciones importantes también deberán sopesar si usar Aduhelm o cubrir su costo.

"El hecho de que sistemas de salud como la Clínica Cleveland hayan estado dispuestos a declarar que no van a administrar este producto es tan solo un testamento sobre lo cuestionable que es la ciencia de la que depende este producto", añadió Alexander. "Creo que cualquier centro médico académico que se precie tiene que pensar en estos temas de forma cuidadosa".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre Aduhelm.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: G. Caleb Alexander, MD, professor, Johns Hopkins Center for Drug Safety and Effectiveness, Baltimore

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined