See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un ejercicio respiratorio de 5 minutos al día podría igualar a los antihipertensivos

IMST
Student Tom Heinbockel demonstrates IMST/CU Boulder

MIÉRCOLES, 7 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Un rápido "ejercicio" diario para los músculos respiratorios podría ayudar a las personas a reducir su presión arterial a un nivel similar que el ejercicio, o incluso la medicación, sugiere un estudio de tamaño reducido.

La técnica se conoce como entrenamiento de fuerza muscular inspiratoria (EFMI), e implica el uso de un dispositivo que provee resistencia mientras el usuario inhala, lo que en esencia ejercita al diafragma y otros músculos respiratorios.

Los investigadores encontraron que, a lo largo de seis semanas, los ejercicios redujeron la presión arterial de los participantes en nueve puntos, en promedio.

Y solo conllevó cinco minutos de entrenamiento al día, señaló el investigador principal, Daniel Craighead, profesor asistente de investigación de la Universidad de Colorado, en Boulder.

Pero hay salvedades, dijo: los participantes del estudio tenían una presión arterial más alta de lo normal, pero estaban sanos. No está claro qué tan bien la técnica funcionaría en personas con una salud peor.

También hay preguntas sobre la duración de los beneficios, apuntó Craighead, aunque el estudio arrojó algunos resultados alentadores. Incluso tras el final del entrenamiento, la mayor parte de la reducción de la presión arterial se sostuvo durante seis semanas adicionales.

Esto apunta a que hay "algo especial" respecto a los ejercicios de respiración, según Craighead. "Nos emociona estudiar esto más", añadió.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Journal of the American Heart Association.

El entrenamiento de fuerza muscular inspiratoria se ha estudiado para afecciones pulmonares como el asma y el enfisema, y para mejorar el rendimiento deportivo, según Craighead, que utiliza la técnica en su entrenamiento para maratones.

Pero un ensayo reciente encontró que, en las personas con apnea del sueño (un trastorno de la respiración nocturna), el EFMI también redujo la presión arterial.

El equipo de Craighead deseaba ver si el entrenamiento podría ayudar a las personas cuyo único problema de salud era una presión arterial elevada.

En el estudio, que fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), participaron 36 adultos de 50 a 79 años. Todos tenían una presión arterial sistólica por encima de la normal, de más de 120 mm Hg. La presión sistólica es la fuerza de la sangre en las paredes de las arterias cuando el corazón late.

Los investigadores asignaron a los participantes al azar a uno de dos grupos: En uno, los participantes utilizaron un dispositivo de mano que provee resistencia durante la inhalación, similar a cuando una persona intenta inhalar a través de un tubo que succiona.

El otro grupo realizó una versión "falsa" del ejercicio, y usó un dispositivo que proveía poca resistencia.

"No es relajante, como la respiración lenta y profunda", aclaró Craighead respecto al entrenamiento real. "Se parece más al ejercicio".

Por suerte, es un ejercicio breve: 30 inhalaciones, o unos 5 minutos, al día.

Tras seis semanas, encontró el estudio, las personas en el grupo de EFMI experimentaron una reducción de su presión arterial sistólica de un promedio de 135 mm Hg a 126 mm Hg.

La mejora equivale a un medicamento, según Craighead, y es incluso mejor que la que se logra con el ejercicio típico.

Pero nadie está diciendo que las personas deban abandonar sus recetas actuales y comprar el dispositivo para la EFMI.

"No sería prudente" simplemente dejar de tomar los antihipertensivos o de hacer ejercicio, advirtió la Dra. Karen Griffin, presidenta del consejo de hipertensión de la AHA.

Dijo que los hallazgos plantean la posibilidad de que el EFMI pudiera ofrecer unos beneficios añadidos, e incluso permitir a algunas personas tomar menos medicamentos. Pero Griffin se mostró de acuerdo en que se necesita más estudio para ver si los ejercicios son igual de útiles para las personas con afecciones preexistentes, como la enfermedad cardiaca y la diabetes.

Craighead dijo que todavía no está claro por qué el EFMI ayuda a reducir la presión arterial.

Pero los participantes del estudio del grupo de EFMI mostraron ciertos cambios mensurables: un aumento en el óxido nítrico, un compuesto que ayuda a dilatar las arterias, más una reducción en la proteína C reactiva, un marcador de la inflamación en los vasos sanguíneos.

Las personas interesadas en utilizar la EFMI para su hipertensión deben primero hablar con el médico, según Griffin.

"Siempre es prudente consultar al médico", afirmó, "aunque sospecho que la mayoría de los individuos sanos podrían añadir esto a su rutina diaria sin ningún riesgo significativo para la salud".

Craighead apuntó que no necesariamente considera al EFMI como reemplazo para el ejercicio de todo el cuerpo.

"Si puede hacer ejercicio, hágalo", enfatizó. "El ejercicio tiene muchos beneficios, aparte del control de la presión arterial".

Pero, añadió, el EFMI podría ser particularmente útil para las personas que no pueden hacer ejercicio debido a los problemas de salud o las lesiones, o que carecen de lugares seguros para hacer ejercicio.

Los dispositivos requieren una inversión financiera: el producto usado en este estudio, el entrenador POWERbreathe K3, cuesta unos 430 dólares, según el sitio web del fabricante.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la prevención y el tratamiento de la hipertensión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Daniel Craighead, PhD, assistant research professor, department of integrative physiology, University of Colorado, Boulder; Karen Griffin, MD, chairwoman, Council on Hypertension, American Heart Association, Dallas; Journal of the American Heart Association, June 29, 2021, online

Consumer News in Spanish