See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

¿Puede reducir sus migrañas mediante la dieta?

salmon portions

MARTES, 6 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Comer mucho pescado graso y eliminar las grasas poliinsaturadas podría reducir la frecuencia y la intensidad de las migrañas, sugiere un estudio reciente.

Los ácidos grasos omega 3 de los pescados como el atún, el salmón, el pez azul y la caballa podría ayudar a manejar las migrañas, sobre todo junto con la eliminación de los ácidos grasos omega 6 de los aceites vegetales, encontraron los investigadores.

"Son evidencias moderadas de que unos cambios en la dieta pueden reducir el dolor de cabeza, pero, para mí, apenas comenzamos a comprender el rol de la dieta y el dolor, y es probable que haya que observar esto en otras afecciones de dolor crónico, otros nutrientes y así por el estilo", señaló el investigador principal, el Dr. Christopher Ramsden, investigador clínico del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU., en Baltimore.

Pero Ramsden no cree que cambiar la dieta sea una panacea para acabar con la migraña u otros dolores crónicos.

"No creo que esto vaya a ser la solución definitiva en ningún momento, pero sí pienso que al final podría ser una herramienta que se puede combinar con medicamentos y otros tratamientos para mejorar las vidas de las personas que sufren dolor crónico", planteó Ramsden.

Los hallazgos le dieron esperanzas al Dr. Noah Rosen, director del Centro del Dolor de Cabeza de Northwell Health, en Great Neck, Nueva York.

"Es alentador ver más evidencias basadas en el efecto que la dieta puede tener en la migraña", comentó Rosen tras revisar los resultados.

Otros estudios han sugerido que unas dietas ricas en omega 3 podrían ser beneficiosas para los síndromes del dolor, y este estudio amplía esto a la migraña crónica. La investigación ha sugerido que incluir omega 3 en la dieta, en lugar de tomar complementos, es importante, y este estudio respalda ese método más natural, apuntó.

"Sería bueno ver si esto se puede sostener, si el peso tiene un rol, y si hay personas que podrían tener unas respuestas más potentes a la modificación de la dieta", indició Rosen.

En el estudio, Ramsden y sus colaboradores recolectaron los datos de 182 personas con migrañas frecuentes.

En investigaciones anteriores, los investigadores habían encontrado que las dietas con mucho ácido linoleico (un ácido graso omega 6) del aceite de maíz y otros aceites vegetales aumentaban la inflamación, mientras que las dietas con menos ácido linoleico reducían la inflamación.

"La dieta puede cambiar la composición del sistema inmunitario y del sistema nervioso", aseguró Ramsden.

Los participantes fueron asignados al azar a uno de tres planes de dieta. Todos recibieron comidas preparadas que incluían pescado, verduras, humus, ensaladas y artículos para el desayuno.

A lo largo de 16 semanas, un grupo consumió comidas que contenían unos niveles altos de pescado graso o sus aceites, al mismo tiempo que redujeron el ácido linoleico. Un segundo grupo recibió comidas preparadas con unos niveles altos de pescado graso, y unos niveles más altos de ácido linoleico. El tercer grupo recibió comidas preparadas ricas en ácido linoleico y unos niveles más bajos de pescado graso, para imitar a las dietas promedio de EE. UU.

Al principio, los participantes tenían en promedio más de 16 días con dolor de cabeza el mes, con más de cinco horas de dolor de migraña por día con dolor de cabeza. A pesar del uso de los medicamentos para el dolor de cabeza, esas migrañas tenían un intenso efecto en su calidad de vida.

El resultado fue que la dieta más baja en aceite vegetal y más alta en pescado graso resultó en una reducción de un 30 a un 40 por ciento en las horas totales de dolor de cabeza cada día, las horas con dolor de cabeza intenso cada día, y el total de días con dolor de cabeza cada mes, en comparación con una dieta que incluía menos pescado graso.

Los participantes que comieron una dieta baja en aceite vegetal y más rica en pescado graso también tuvieron unos niveles en sangre más bajos de grasas relacionadas con el dolor, anotaron los investigadores.

A pesar de tener menos dolores de cabeza y menos dolor, estos participantes reportaron solo unas mejoras pequeñas en su calidad de vida.

Ramsden no piensa que los complementos de omega 3 ofrecerían los mismos beneficios. Sospecha que los omega 3 y otros nutrientes del pescado funcionan en conjunto para reducir el dolor.

El Dr. Vincent Martin es presidente de la National Headache Foundation y profesor del Colegio de Medicina de la Universidad de Cincinnati, en Ohio. Martin ya recomienda cambios en la dieta a sus pacientes con migrañas.

"Usamos otras dietas. Creo que a veces las personas siguen una dieta cetogénica, a veces siguen una dieta baja en grasa, o una dieta con un índice glucémico bajo", comentó. "Hay una variedad de distintas dietas que recomendamos".

El problema es que mantener estas dietas es difícil, señaló Martin. Y si no le gusta el pescado, es casi imposible que siga la dieta evaluada en este estudio.

"Este es un ejemplo de un tipo de dieta que podría ser beneficioso para las personas a quienes les gusta el pescado en particular. De otra forma, será una dieta difícil de seguir", advirtió.

Como Ramsden, Martin no es un proponente de los complementos. Los complementos de omega 3, por ejemplo, no reducen los ácidos grasos omega 6, que es una clave para reducir la frecuencia y el nivel de dolor en los dolores de cabeza, apuntó.

"Una dieta saludable para la migraña es una en la que se comen alimentos naturales", añadió Martin. "No se comen alimentos con muchos conservantes, así que nada que venga en una caja, en una bolsa, y que pueda en general contener conservantes o potenciadores del sabor que puedan desencadenar dolores de cabeza". También aconseja a los pacientes que eliminen el azúcar.

El estudio aparece en la edición en línea del 30 de junio de la revista BMJ.

Más información

Aprenda más sobre las migrañas y la dieta en la National Headache Foundation.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christopher Ramsden, MD, clinical investigator, U.S. National Institute on Aging, Baltimore; Vincent Martin, MD, president, National Headache Foundation, Chicago, and professor, clinical medicine, University of Cincinnati College of Medicine, Ohio; Noah Rosen, MD, director, Northwell Health Headache Center, Great Neck, N.Y.; BMJ, June 30, 2021, online

Consumer News in Spanish