man on a bicycle
Adobe Stock

LUNES, 11 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Unos genes pueden poner a algunos hombres en un mayor riesgo de cáncer de próstata, pero un nuevo estudio sugiere que gran parte de ese daño potencial se puede deshacer mediante un estilo de vida saludable.

Los investigadores encontraron que, entre los hombres con un mayor riesgo genético de cáncer de próstata, los que mantenían un estilo de vida saludable eran mucho menos propensos a fallecer de la enfermedad a lo largo de casi tres décadas.

"Saludable" significaba que hacían ejercicio de forma regular, que no fumaban, que mantenían un peso bajo y que preferían el pescado en lugar de la carne procesada.

Los hombres que cumplían estas metas tenían un riesgo de por vida de un 1.6 por ciento de fallecer de cáncer de próstata. Esto es en comparación con unas probabilidades de un 5.3 por ciento entre sus contrapartes con hábitos malsanos, encontraron los investigadores.

Pero unos hábitos saludables no parecieron proteger a los hombres de desarrollar un cáncer de próstata en primer lugar, anotó el investigador principal, el Dr. Adam Kibel.

Es posible que más bien reduzcan el riesgo de un cáncer de próstata agresivo, según Kibel, jefe de urología del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

El cáncer de próstata es muy común. Alrededor de uno de cada ocho hombres será diagnosticado con la enfermedad a lo largo de su vida, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS). Pero el cáncer de próstata con frecuencia crece de forma lenta, y quizá nunca avance hasta el punto en que amenace la vida de un hombre. Solo uno de cada 41 hombres en realidad fallece de un cáncer de próstata.

Aunque los hombres quizá no puedan eliminar su riesgo de la enfermedad mediante el ejercicio, quizá el estilo de vida sea importante respecto a la agresividad del cáncer.

"Una forma de considerar esto es que un estilo de vida malsano podría echarle combustible al fuego", planteó Kibel.

En el estudio, que se publicó en una edición reciente en línea de la revista European Urology, participaron 12,000 hombres de dos proyectos de investigación a largo plazo. Todos eran profesionales de la salud que, a partir de la década de los 1980, completaron cuestionarios periódicos sobre su salud y hábitos de estilo de vida. También proveyeron muestras de sangre para poder analizar sus datos genéticos.

El cáncer de próstata tiene un importante componente genético, y se han vinculado más de 200 variantes genéticas con el riesgo de desarrollar la enfermedad. Kibel y sus colaboradores usaron esa información para asignar a cada participante una "puntuación de riesgo poligénico" de sus probabilidades de desarrollar un cáncer de próstata.

También se otorgó a cada hombre una puntuación de estilo de vida saludable, en que ganaron un punto por cada uno de seis factores: mantener su peso por debajo del umbral de la obesidad; hacer ejercicio vigoroso, como trotar, de forma regular; no fumar; comer con regularidad pescado graso (como el salmón); comer productos de tomate; y limitar las carnes procesadas. En particular, los estudios han vinculado esos tres hábitos dietéticos con un riesgo más bajo de cáncer de próstata o de muerte por la enfermedad.

A lo largo de 27 años, poco más de 3,000 hombres desarrollaron un cáncer de próstata, y 435 murieron de la enfermedad. Los genes hicieron una gran diferencia: los hombres con unas puntuaciones de riesgo genético en el 25 por ciento superior tenían cuatro veces más probabilidades de morir de la enfermedad, frente a los que estaban en el 25 por ciento inferior, encontraron los investigadores.

Pero, en esos mismos hombres, el estilo de vida también tuvo un importante impacto: los que se ceñían a al menos cuatro de los seis factores de un estilo de vida saludable reducían sus probabilidades de morir de un cáncer de próstata en un 45 por ciento, en comparación con los hombres que se ceñían a menos o a ninguno.

De todos los hábitos del estilo de vida, dijo Kibel, el ejercicio pareció ser el más importante, seguido por mantener un peso saludable.

Los hallazgos no prueban que estos hábitos saludables, en sí, salvaran las vidas de algunos hombres. Pero el Dr. William Dahut, director científico de la ACS, afirmó que los resultados son "alentadores".

"Lo interesante es que esto sugiere que un estilo de vida saludable quizá no reduzca el riesgo de desarrollar un cáncer de próstata, pero tal vez reduzca el riesgo de un cáncer de próstata letal, algo que es mucho más importante", aseguró Dahut, que no participó en el estudio.

En el mundo real, los hombres no sabrían su puntuación de riesgo poligénico, pero ambos médicos comentaron que esto podría cambiar en los próximos años.

Por ahora, los hombres pueden tener cierta idea de su riesgo basándose en sus antecedentes familiares, aunque esta no es toda la historia, afirmó Dahut. Tener un padre o hermano con cáncer de próstata multiplica por más de dos el riesgo de un hombre de desarrollar la enfermedad, según la ACS.

Basándose en los hallazgos más recientes, Kibel apuntó que sospecha que un estilo de vida saludable ayudaría a reducir el riesgo excesivo vinculado con los antecedentes familiares.

No hubo evidencias de que el estilo de vida cambiara el riesgo de un cáncer de próstata letal entre los hombres con un riesgo genético más bajo. Kibel observó que esto quizá se deba a que pocos de esos hombres murieron de la enfermedad, lo que dificulta que alguna medida del estilo de vida muestre un impacto.

Pero hay muchos motivos más allá del cáncer de próstata para que los hombres adopten unos hábitos saludables, enfatizaron ambos médicos.

"En general, las personas son más felices si están en una buena forma física", anotó Kibel.

También animó a los hombres a enterarse de sus antecedentes médicos familiares. Aunque en general las mujeres tienen una buena idea al respecto, añadió Kibel, ha encontrado que los pacientes de sexo masculino en general no saben si algún pariente ha tenido un cáncer de próstata.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece más información sobre el cáncer de próstata.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Adam Kibel, MD, chief, urology, Brigham and Women's Hospital, professor, surgery in urology, Harvard Medical School, Boston; William Dahut, MD, chief scientific officer, American Cancer Society, Atlanta; European Urology, May 28, 2022, online


Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ