salt on black wood
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 10 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Cambiar la sal por el cloruro de potasio, un sustituto de la sal, reduce la presión arterial, y por tanto el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) y enfermedad cardiovascular, encuentra un análisis reciente.

"Las personas en los países desarrollados consumen la mayor parte de la sal en los alimentos procesados y preparados", explicó el investigador sénior, el Dr. Bruce Neal, director ejecutivo del Instituto de Salud Global George en Newtown, Australia.

"Lo que hay que hacer es ir a la gente que provee los ingredientes, y decirles a los proveedores que, en lugar de venderle sal regular, usen sal rica en potasio, y de esta forma la población se beneficia", añadió.

Al cambiar distintas cantidades de cloruro de sodio (la sal de mesa normal) por cloruro de potasio, se puede reducir de forma dramática la presión arterial de las personas, así como su riesgo de ACV, ataque cardiaco y otras consecuencias de la hipertensión, afirmó Neal.

Los hallazgos más recientes se basan en un gran estudio que los mismos investigadores realizaron en la parte rural de China, que demostró una impresionante reducción en los ataques cardiacos y ACV al usar un sustituto de la sal enriquecido con potasio.

Pero el equipo se preguntaba si se podrían ver los mismos resultados en otros países y poblaciones, de forma que Neal y sus colegas combinaron los resultados de 21 estudios publicados en que participaron casi 30,000 personas. Los estudios se realizaron en Europa, la región del Pacífico Occidental, América y el Sudeste Asiático.

La cantidad de cloruro de sodio en los sustitutos de la sal variaba entre un 33 y un 75 por ciento, y la cantidad de cloruro de potasio iba de un 25 a un 65 por ciento. El análisis mostró que los sustitutos de la sal reducían la presión arterial en todos los participantes.

La reducción en la presión arterial sistólica fue de casi 5 mm Hg, y la reducción en la presión arterial diastólica fue de casi 2 mm Hg.

Estas reducciones en la presión arterial fueron constantes, independientemente de la geografía, la edad, el sexo, el historial de hipertensión, el peso y la presión arterial de referencia, encontraron los investigadores.

Cada reducción de un 10 por ciento en el cloruro de sodio en el sustituto de la sal se vinculó con una reducción de 1.5 mm Hg en la presión arterial sistólica, y una reducción de más o menos 1 mm Hg en la presión arterial diastólica.

Un análisis adicional de cinco ensayos con más de 24,000 participantes también encontró que los sustitutos de la sal reducían el riesgo de muerte precoz en un 11 por ciento, la enfermedad cardiovascular en un 13 por ciento, y los riesgos de ataque cardiaco o ACV en un 11 por ciento.

El equipo de Neal también encontró que, para la mayoría de las personas, usar potasio era seguro.

Pero los sustitutos de la sal pueden ser peligrosos si se tienen afecciones como la enfermedad renal, la enfermedad cardiaca, la hipertensión, la enfermedad hepática o diabetes, según la Clínica Cleveland.

Estas afecciones crónicas pueden a veces aumentar los niveles de potasio en la sangre, y el potasio de los sustitutos de la sal puede provocar un desequilibrio peligroso.

Y usar sustitutos de la sal mientras se toman ciertos fármacos (en particular inhibidores de la ECA y diuréticos ahorradores de potasio) puede hacer que los niveles de potasio en la sangre sean demasiado altos.

El informe aparece en la edición en línea del 9 de agosto de la revista Heart.

Un cardiólogo de EE. UU. anotó los puntos positivos del estudio.

"El hecho de que un cambio en la dieta en la forma de un sustituto de la sal pueda reducir los eventos cardiovasculares y la muerte de verdad es un hallazgo que da en qué pensar", comentó el Dr. Guy Mintz, director de salud cardiovascular y lipidología del Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass, en Manhasset, Nueva York.

"La efectividad de los sustitutos de la sal en distintas poblaciones, como añadido a la terapia médica y los cambios en el estilo de vida (que incluyen al ejercicio) es un hallazgo alentador", añadió. "La sustitución de la sal para reducir la presión arterial y los eventos cardiovasculares es algo que debería interesar a los profesionales clínicos".

Más información

Aprenda más sobre la sal y la presión arterial en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Bruce Neal, MB, ChB, PhD, executive director, George Institute for Global Health, Newtown, Australia; Guy Mintz, MD, director, cardiovascular health and lipidology, Sandra Atlas Bass Heart Hospital, Manhasset, N.Y.; Heart, Aug. 9, 2022, online

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ