See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

EE. UU. por fin llega a la meta de vacunación de un 70 por ciento, con un mes de retraso

vaccine card COVID

MARTES, 3 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- El lunes, por fin se llegó a la meta del Presidente Joe Biden de haber administrado al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19 a un 70 por ciento de los estadounidenses.

El hito llegó con un mes de retraso, y en medio de un marcado aumento provocado por la variante Delta, que está llenando las camas de los hospitales por todo el país.

En un importante giro, Luisiana ordenó a casi todo el mundo, esté o no vacunado, que use máscaras en todos los ámbitos públicos en interiores, mientras que otras ciudades y estados también reinstauraron las medidas de distanciamiento social para contrarrestar a la variante de propagación rápida y a la resistencia a la vacunación.

"Llegan con la misma rapidez con que les damos el alta, y llegan muy enfermos. Comenzamos a ver a familias enteras que lo contraen", dijo a Associated Press el Dr. Sergio Segarra, director médico del Hospital Baptista de Miami. La cadena de hospitales de Florida reportó un incremento de un 140 por ciento en el número de hospitalizaciones por la COVID-19 en las dos semanas anteriores.

Tras llegar al hito del 70 por ciento en todo el país, hubo poca celebración en la Casa Blanca. Más bien, la administración continúa trabajando para vencer el escepticismo sobre la vacuna, sobre todo en el Sur y otras áreas rurales y conservadoras.

El país todavía no ha alcanzado la otra meta del gobierno, de haber vacunado del todo a 165 millones de adultos estadounidenses el 4 de julio: los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. muestran que solo 156.5 millones de adultos estadounidenses se han vacunado del todo.

Mientras tanto, los conteos de casos siguen en aumento. Los casos nuevos por día se han multiplicado por seis en el mes pasado, alcanzando un promedio de casi 80,000, un nivel que no se había visto desde mediados de febrero. Y las muertes por día aumentaron en las dos últimas semanas, de un promedio de 259 a 360, informó AP.

Algunos lugares del país están observando unos números de casos que llegan a sus máximos niveles desde el inicio de la pandemia. Y casi todas las muertes y enfermedades graves son ahora entre personas sin vacunar.

El repunte ha hecho que muchos estados y ciudades se pongan más estrictos y emitan órdenes de obligatoriedad de máscaras y vacunas.

Los funcionarios de salud de San Francisco y otros seis condados del Área de la Bahía anunciaron el lunes que reinstaurarán un requisito de que todo el mundo, se haya vacunado o no, use máscaras en los espacios bajo techo, reportó AP.

Las universidades públicas de Minnesota requerirán las máscaras en interiores, independientemente del estatus de vacunación. Nueva Jersey dijo que los trabajadores en los hogares de ancianos, hospitales psiquiátricos y otras instituciones de este tipo administradas por el estado deben recibir la vacuna o someterse a pruebas regulares, señaló AP. El gobernador de Carolina del Norte ordenó que los empleados estatales en las agencias bajo su control se cubran bajo techo si no están vacunados del todo.

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo dijo que los trabajadores del aeropuerto y de tránsito de la ciudad de Nueva York tendrán que vacunarse o someterse a pruebas semanales. Y el alcalde de Denver dijo que la ciudad requerirá que los policías, bomberos y ciertos empleados municipales más se vacunen, junto con los trabajadores de las escuelas, los hogares de ancianos, los hospitales y las cárceles.

Aun así, los casos siguen en aumento.

En Florida, se tardó dos meses el verano pasado para que el número de personas en el hospital con COVID-19 aumentara de 2,000 a 10,000. Este verano, pasaron apenas 27 días para que los hospitales de Florida observaran el mismo aumento, declaró a AP la presidenta de la Asociación de Hospitales de Florida (Florida Hospital Association), Mary Mayhew. Anotó que, esta vez, un 96 por ciento de los pacientes hospitalizados con COVID-19 no están vacunados, y que son mucho más jóvenes: muchos están en la veintena o la treintena.

Fauci advierte que la pandemia provocará más dolor, pero no es probable que haya nuevos confinamientos

Habrá más "dolor y sufrimiento" a medida que los casos de coronavirus aumentan en Estados Unidos, advirtió el domingo el Dr. Anthony Fauci, pero es poco probable que haya confinamientos adicionales, porque suficientes estadounidenses ya están vacunados para evitar el nivel de aumento observado el invierno pasado.

La advertencia llega mientras el país registra 35 millones de casos, y California se convierte en el primer estado que supera los 4 millones de casos, mostró un conteo de NBC News.

Hace apenas unos días, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. dieron marcha atrás y recomendaron que incluso las personas vacunadas vuelvan a usar máscaras bajo techo en las partes del país donde la variante Delta, que es altamente contagiosa, está avivando las infecciones. Al realizar el cambio, las autoridades de salud federales apuntaron a estudios que muestran que las personas vacunadas pueden propagar el virus a los demás.

La mayoría de las infecciones nuevas siguen ocurriendo en personas sin vacunar, pero las personas vacunadas pueden sufrir infecciones postvacunación. Aunque la inmensa mayoría de estos casos son leves y no provocan síntomas, las investigaciones recientes muestran que pueden portar casi la misma cantidad del virus que los que no se han vacunado.

"Creo que no estamos ante un confinamiento, pero estamos ante cierto dolor y sufrimiento en el futuro, porque observamos que los casos están en aumento, que es el motivo por el que decimos, una y otra vez, que la solución es vacunarse, y esto no estaría sucediendo", declaró Fauci en "This Week" de ABC.

Por suerte, las vacunaciones han aumentado en un 56 por ciento en las dos semanas anteriores, a medida que más personas decidieron vacunarse ante la amenaza de la variante Delta, declaró el domingo a CNN el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de la Salud.

Tan solo en Luisiana, que tiene la mayor cantidad de casos per cápita de todos los estados en los 14 días anteriores, las vacunaciones se han multiplicado por tres en el mismo periodo, anotó Collins.

"Esto es lo que debe suceder con urgencia si vamos a poner a la variante Delta en su lugar, porque ahora mismo se está divirtiendo a lo grande en la parte central del país", advirtió Collins.

Collins añadió que las vacunas están funcionando "extremadamente bien", y que reducen el riesgo de una persona de una enfermedad grave y la hospitalización "25 veces" contra la variante Delta. La directriz para las personas vacunadas de que comiencen a usar máscaras en interiores en los lugares con brotes, apuntó, busca sobre todo proteger a las personas sin vacunar e inmunocomprometidas.

Los CDC también recomendaron el uso de máscaras en interiores para todos los maestros, personal, estudiantes y visitantes a las escuelas en todo el país, independientemente del estatus de vacunación.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Associated Press; CNN; NBC News; ABC News

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined