picu icu child hospital
Adobe Stock

VIERNES, 5 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- La COVID-19 podría vincularse con un aumento en las infecciones bacterianas del cerebro en los niños, sugiere un estudio reciente.

Cuando comenzó la pandemia, los médicos del Hospital Pediátrico de Salud del Espectro DeVos en Grand Rapids, Michigan, observó un preocupante aumento de un 236 por ciento en estas infecciones, y se preguntaron el motivo.

Aunque son raras, estas infecciones pueden ser leves, y eliminarse tan solo con antibióticos, o graves, y requerir una cirugía y tiempo en una unidad de cuidados intensivos.

"Hay muchos motivos por los cuales esto podría relacionarse con la COVID, pero también podría no tener ninguna relación con la COVID", señaló la autora sénior, la Dra. Rosemary Olivero, experta en enfermedades infecciosas pediátricas del hospital. "Quizá solo sea una tendencia breve".

Para enterarse si otros hospitales pediátricos observaban el mismo aumento en los abscesos cerebrales y otros tipos de acumulaciones llenas de pus en el cráneo, el equipo de Olivero encuestó a 109 hospitales en este nuevo estudio.

Un 43 por ciento reportaron un aumento en las infecciones cerebrales durante los dos primeros años de la pandemia. En un seguimiento con 64 hospitales que expresaron interés en proveer más información, ocho respondieron. Todos habían observado aumentos en las infecciones del cerebro.

Pero, ¿por qué? Los investigadores plantearon que es posible que unas bacterias que viven en la nariz, la boca y la garganta se desplacen al cerebro a medida que el coronavirus debilita el sistema inmunitario de una persona.

"Hay una interacción de verdad compleja entre el sistema inmunitario y las bacterias que en realidad ya viven en estos espacios respiratorios", comentó Olivero, y añadió que muchas infecciones bacterianas comunes, como la neumonía y las infecciones de los senos nasales, pueden seguir a una infección viral.

"Con frecuencia la infección viral ocurre primero, y luego la infección bacteriana puede ocurrir como resultado de la infección viral inicial", aseguró. "La mayoría de estas infecciones cerebrales más invasivas que vemos en realidad se originan en los senos nasales".

Pero, apuntó Olivero, también es posible que el aumento en las infecciones cerebrales se debiera a que los niños no recibían la atención normal ni las vacunaciones programadas durante la pandemia.

Olivero y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. están indagando con mayor profundidad, para ver si encuentran una explicación definitiva.

Los padres deben ser conscientes de que las señales de las infecciones cerebrales en los niños pueden incluir un dolor de cabeza persistente y cambios en la conducta.

"El dolor de cabeza es común en los niños, pero un dolor de cabeza muy persistente, nuevo y distinto debe de verdad alertar a los padres y cuidadores de que podría estar sucediendo otra cosa", dijo Olivero. "Sin duda, una conducta anómala, una fiebre alta sin explicación, son cosas que hay que investigar un poco más".

Está claro que la mejor forma de evitar estas complicaciones potenciales es no contagiarse de la COVID en primer lugar.

"Por supuesto, es muy importante pensar en todos los aspectos distintos de la COVID-19, y queremos prevenir cualquier infección significativa con la COVID-19 en cualquier niño y adulto, así que si es elegible para las vacunas, sin duda la vacunación tiene una importancia increíble", enfatizó Olivero.

Pero añadió que otros tipos de atención preventiva también son clave.

"Ir al médico para los chequeos de rutina, asegurarse de estar al día con las vacunaciones infantiles de rutina tiene una gran importancia", subrayó Olivero.

Y dijo que los padres deben confiar en su intuición.

"Si su hijo no actúa con normalidad. Si hay cualquier cosa que le preocupe, su pediatra está ahí para ayudarle, es lo que hacemos", instó Olivero.

Dos expertas pediátricas que no participaron en el estudio ofrecieron su opinión.

La Dra. Coleen Cunningham, profesora y catedrática de pediatría de la Universidad de California, en Irvine, afirmó que estas infecciones podrían vincularse con la COVID-19, pero que este estudio no puede probarlo.

"Si hay un virus que altera a la mucosa nasal, en teoría es posible que de alguna forma pudiera preparar el terreno para una infección bacteriana significativa", dijo. "Pero este estudio no me convenció de que fuera así".

Aun así, Cunningham enfatizó que los niños se deben vacunar contra la COVID-19.

"Todavía no me arriesgaría a decir que este es un motivo para vacunarse contra la COVID", aclaró. "Pero hay muchos motivos más para vacunarse contra la COVID. Pero les diría a los padres que [este aumento en las infecciones cerebrales] no es algo de lo que deban preocuparse en particular".

La Dra. Rebeca Fisk, pediatra del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo con que el estudio no prueba que la COVID provocara estas infecciones.

"No anticipo que afecte la atención del paciente, excepto para decir que todos los pediatras deben seguir evaluando a los niños tanto sanos como enfermos mediante un examen completo, un buen historial obtenido de los padres, y obtener los estudios de laboratorios y radiológicos clínicamente necesarios basándose en esto", planteó Fisk.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 5 de agosto de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los niños y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Rosemary Olivero, MD, pediatric infectious disease specialist, Helen DeVos Children's Hospital of Spectrum Health, Grand Rapids, Mich.; Coleen Cunningham, MD, professor and chair, pediatrics, University of California, Irvine, and senior vice president/chief pediatrician, Children's Hospital of Orange County, Calif.; Rebecca Fisk, MD, pediatrician, Lenox Hill Hospital, New York City; Morbidity and Mortality Weekly Report, Aug. 5, 2022



¿Le ha sido útil esta página?

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ