El estilo de vida podría ser clave para ayudarlo a evitar la demencia

painting class
Adobe Stock

JUEVES, 4 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Socializar, hacer cursos y hacer ejercicio pueden mejorar la reserva cognitiva de su cerebro y evitar problemas de memoria y pensamiento en el futuro, sugiere un nuevo estudio.

La reserva cognitiva se refiere a la capacidad del cerebro de resistir los efectos de enfermedades como el Alzheimer sin mostrar señales de deterioro.

¿Cuál es la mejor forma de mejorar su reserva cognitiva?

"Nunca deje de sentir curiosidad, y aprenda alguno nuevo o adopte un nuevo pasatiempo", planteó la autora del estudio, Pamela Almeida-Meza, estudiante doctoral del Colegio Universitario de Londres. "Manténgase activo y conectado, haga ejercicio, camine a diario, manténgase en contacto con su familia y priorice visitar a sus amigos".

En el estudio, los investigadores observaron los genes y los factores del estilo de vida de 1,184 personas que nacieron en Reino Unido en 1946. Las personas tomaron pruebas cognitivas cuando tenían 8 años, y de nuevo a los 69 años.

Todos los del estudio recibieron una puntuación de reserva cognitiva, que combinaba su nivel educativo a los 26 años, la participación en actividades de enriquecimiento en el tiempo libre a los 43 años, y el trabajo hasta los 53 años. Se evaluó la habilidad lectora a los 53 años, como una medida adicional del aprendizaje general a lo largo de toda la vida.

La prueba cognitiva que las personas tomaron a los 69 años tenían una puntuación total máxima de 100 puntos, y la puntuación promedio de este grupo fue de 92.

Las personas con unas mayores habilidades cognitivas en la niñez, una mayor puntuación en la reserva cognitiva, y una habilidad lectora avanzada tuvieron un mejor desempeño en la prueba cognitiva a los 69 años, mostró el estudio.

A las personas con unos niveles educativos más altos también les fue mejor que a sus contrapartes que no contaban con una educación formal.

Las personas que participaban en seis o más actividades del tiempo libre, como por ejemplo cursos de educación para adultos, clubes, trabajo de voluntariado, actividades sociales y jardinería, puntuaron más alto que las personas que participaban en cuatro o menos actividades del tiempo libre.

Además, los participantes que tenían un trabajo profesional o de nivel intermedio puntuaron más en la prueba cognitiva a los 69 años que los que estaban en posiciones menos calificadas.

Estudios anteriores han mostrado que las personas con unas puntuaciones bajas en las pruebas cognitivas en la niñez son más propensas a mostrar un deterioro cognitivo más marcado con el avance de la edad, pero quizá esto no sea así, después de todo.

"El hallazgo sugiere que un estilo de vida mental, social y físicamente activo en la mediana edad puede compensar la contribución negativa de una cognición baja en la niñez al estado cognitivo a una edad avanzada", planteó Almeida-Meza.

El gen APOE4, que aumenta el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, se vinculó con unas puntuaciones más bajas en la prueba cognitiva a los 69 años, pero los participantes con unas puntuaciones altas o bajas en la cognición infantil mostraron unas tasas similares de deterioro mental con la edad, sin importar su estatus de APOE4.

El estudio se publicó en la edición del 3 de agosto de la revista Neurology.

Los hallazgos muestran que los genes no son el destino cuando se trata del riesgo de desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, aseguró Lei Yu, profesor asociado del Centro Rush de Enfermedad de Alzheimer, en Chicago.

"El rendimiento cognitivo en la vejez no está determinado del todo por lo que heredamos de nuestros padres", señaló Yu, que revisó el nuevo estudio.

"Los adultos mayores que se implican de forma activa en actividades cognitivas [como leer, jugar a las damas, a las cartas, armar rompecabezas o a los juegos de mesa], sociales [como pasar tiempo con los familiares o amigos, ir a la iglesia, hacer voluntariado o participar en actividades grupales] y físicas [hacer ejercicio con regularidad] son más propensos a mantener la cognición a una edad más avanzada, incluso ante la presencia de enfermedades del cerebro como el Alzheimer", aseguró.

Michal Schnaider Beeri es profesora de psiquiatría de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Schnaider Beeri fue coautora de un editorial que se publicó junto con el estudio.

"Los hallazgos del estudio respaldan la relevancia de una inversión durante toda la vida en la acumulación de la reserva cognitiva para el mantenimiento de una cognición sana más adelante en la vida", señaló.

"Desde una perspectiva de la salud pública y social, podría haber unos amplios beneficios a largo plazo si se invierte en la educación superior, en ampliar las oportunidades para las actividades al aire libre, y de proveer de forma proactiva unas actividades que presenten desafíos cognitivos para los individuos en ocupaciones menos calificadas", planteó Schnaider Beeri.

Y, afirmó, nunca es demasiado tarde para comenzar a mejorar la reserva cognitiva.

"Aunque los cerebros más jóvenes aprenden de forma más rápida y efectiva, los cerebros mayores e incluso [mucho] mayores tienen plasticidad y la capacidad de aprender", anotó Schnaider Beeri.

Recomendó salir de la zona de confort y aprender un nuevo idioma o habilidad, o un nuevo instrumento musical.

"Alimentar a nuestros cerebros con una implicación y un esfuerzo intelectuales se debe considerar como un proceso de por vida para mantener un envejecimiento cerebral saludable", añadió Schnaider Beeri.

Más información

La Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) ofrece más consejos sobre cómo evitar la enfermedad de Alzheimer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Pamela Almeida-Meza, doctoral student, University College London, Lei Yu, PhD, associate professor, Rush Alzheimer’s Disease Center, Chicago; Michal Schnaider Beeri, PhD, professor, psychiatry, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City, Neurology, Aug. 3, 2022

Consumer News in Spanish