Young anxious worrying african american man looks desperately to bills, faces problems with paying taxes, holding head with one hand
Adobe Stock

LUNES, 8 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- La inflación pone a la salud de los estadounidenses en riesgo: casi 2 de cada 5 tienen dificultades para pagar la atención que necesitan, según una nueva encuesta de West Health-Gallup.

Más o menos un 38 por ciento (lo que equivale a un estimado de 98 millones de estadounidenses) afirmaron que los crecientes precios de la atención de la salud han hecho que prescindan de tratamientos, que retrasen la compra de medicamentos recetados, o que paguen su atención con dinero prestado o al recortar el uso del coche, los servicios básicos o la comida en los últimos seis meses.

La encuesta se realizó en línea en junio, el mismo mes en que la inflación alcanzó un máximo de 40 años con un 9.1 por ciento, anotaron los encuestadores. En junio, la inflación de la atención de la salud llegó a un 4.5 por ciento.

"Hace décadas que sabemos que la atención de la salud ha sido un problema financiero para las personas, y que las personas han tenido que hacer sacrificios", señaló Timothy Lash, presidente de West Health, un grupo de defensoría de la atención de la salud sin fines de lucro. "Cuando encima de esto hay inflación, es como echarle gasolina al fuego".

La encuesta reveló que:

  • Uno de cada 4 estadounidenses (un 26 por ciento) han pospuesto la atención médica o la compra de medicamentos recetados debido a unos precios más altos.
  • Alrededor de un 17 por ciento condujeron menos, un 10 por ciento redujeron los servicios básicos, y un 7 por ciento prescindieron de una comida para cubrir los costos médicos.
  • Alrededor de un 6 por ciento tuvieron que tomar dinero prestado, para poder pagar su atención o facturas médicas.

Además, la inflación está influyendo en las opciones de atención de la salud en todos los niveles de ingresos, reveló la encuesta.

Más de la mitad de las familias de EE. UU. que ganan menos de 48,000 dólares al año han tenido que frenar los gastos debido a unos precios más altos de atención de la salud, mostraron los resultados.

Pero casi un 20 por ciento de las familias que ganan más de 180,000 dólares al año también se han visto obligadas a gastar menos, encontró la encuesta.

Las mujeres están más preocupadas que los hombres sobre los costos médicos, con un 42 frente a un 36 por ciento. Lash dijo que es probable que esto refleje tanto la diferencia sexual en los ingresos como la tendencia de las mujeres a utilizar la atención de la salud con una mayor frecuencia que los hombres.

Estos nuevos resultados concuerdan con las encuestas realizadas en primavera por la Kaiser Family Foundation, afirmó Lunna Lopes, analista sénior de encuestas de opinión pública e investigación con encuestas de la KFF.

"A principios de año, preguntamos si ellos u otros familiares no habían recibido una prueba o tratamiento que un médico recomendó debido al costo", comentó Lopes. "Encontramos que alrededor de un tercio de los adultos habían contestado que sí en los últimos 12 meses. Y asimismo, 4 de cada 10 adultos afirman que han pospuesto la atención de la salud que necesitaban debido al costo".

La inflación probablemente haya hecho que las cosas sean incluso más difíciles para las familias estadounidenses, lamentó.

"Las personas tienen una cierta cantidad de dinero para gastar", aclaró Lopes. "Cuando tienen que ver dónde recortar o quizá reducir los gastos, las personas toman la decisión de tal vez no buscar la atención de la salud que necesitan, porque se trata de un gasto adicional que tendrán que incluir en su presupuesto financiero mensual".

Pero Lash dijo que el hecho de que los costos de la atención de la salud estén afectando a las personas a todos los niveles económicos y de todas las tendencias políticas podría hacer que sea más probable que los legisladores hagan algo al respecto.

"Cruza las líneas partidistas, y los republicanos están más preocupados que los demócratas", aseguró. La encuesta encontró que a un 44 por ciento de los republicanos les preocupaba su capacidad de cubrir los costos de la atención de la salud necesaria durante los próximos seis meses, frente a un 33 por ciento de los demócratas y un 42 por ciento de los independientes.

"Y entonces, en este tipo de ambiente de cara a las elecciones del Congreso, ahora mismo hay legislación ante el Congreso para reducir el costo de los medicamentos recetados al permitir que Medicare negocie directamente con las compañías farmacéuticas", apuntó Lash.

"Esto tendría un impacto muy significativo a lo largo de un periodo de seis años en el costo de los medicamentos recetados. Mi esperanza sería que, como los votantes están movilizados con este tema, esto presione a las autoridades electas", añadió.

La encuesta nacional se llevó a cabo en línea, del 2 al 16 de junio, con 3,001 adultos. El margen general de error es de más o menos de 2.2 puntos de porcentaje.

Más información

Kaiser Family Foundation ofrece más información sobre los costos de la atención de la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Timothy Lash, MBA, president, West Health, San Diego; Lunna Lopes, MSc, senior survey analyst, public opinion and survey research, Kaiser Family Foundation, Oakland, Calif.; West Health-Gallup poll, Aug. 4, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ