Respirar aire contaminado puede provocar arritmias cardiacas en los adolescentes

Denise MannHola Doctor

Denise MannHola Doctor

Published on September 15, 2022

teens street
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 14 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- La contaminación atmosférica podría provocar unos ritmos cardiacos irregulares en adolescentes por lo demás sanos tras dos horas de exposición, muestra un estudio reciente.

Los latidos cardiacos irregulares, o arritmias, ocurren cuando los impulsos eléctricos del corazón no funcionan de forma adecuada. Los síntomas pueden incluir palpitaciones en el corazón, dolor de pecho, desmayos o mareo. Algunas arritmias aumentan las probabilidades de un adolescente de muerte cardiaca súbita o de desarrollar una enfermedad cardiaca más adelante, apuntaron los investigadores.

"La principal moraleja para los adolescentes es que la contaminación atmosférica podría provocar unos graves resultados cardiacos, e incluso contribuir a la muerte, [aunque] en general estén muy sanos", advirtió el autor del estudio, Fan He, profesor de ciencias de la salud pública del Colegio de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania.

"Quizá se justifique el uso de máscaras faciales en los días muy contaminados, y evitar las actividades físicas vigorosas, sobre todo durante las horas punta, podría reducir los efectos adversos de la contaminación atmosférica para la salud", añadió He. Se sabe que los niveles de contaminación son altos durante las horas punta.

La materia particulada en el aire está compuesta por distintas sustancias, y algunas de ellas pueden ser muy tóxicas. "Dado que estas partículas son minúsculas, pueden penetrar en el torrente sanguíneo cuando se inhalan, y provocar un daño fisiológico", advirtió He. Esto podría incluir inflamación, daño en los vasos sanguíneos o coágulos de sangre.

"Cuando se inhalan, los contaminantes irritan a los pulmones y a los vasos sanguíneos que rodean al corazón, e investigaciones anteriores sugieren que, con el tiempo, los contaminantes aumentan el proceso de enfermedad en las arterias", dijo He.

Las partículas PM2.5, en particular, miden menos de 2.5 micrones, y pueden alterar al sistema nervioso autónomo, que controla el ritmo de los latidos del corazón, señaló He.

En el estudio, los investigadores monitorizaron los ritmos cardiacos de 322 adolescentes, con una edad promedio de 17 años, después de que se expusieran a la contaminación durante 24 horas. Ninguno presentaba ninguna evidencia de enfermedad cardiaca cuando comenzó el estudio. Los investigadores observaron dos tipos de ritmos cardiacos irregulares: las contracciones auriculares prematuras y las contracciones ventriculares prematuras.

En las contracciones auriculares prematuras, el latido cardiaco se origina en las cámaras superiores del corazón (las aurículas). Si son frecuentes, estas contracciones podrían incrementar el riesgo de fibrilación auricular, un trastorno del ritmo cardiaco que aumenta de forma dramática el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV).

En las contracciones ventriculares prematuras, el latido cardiaco se origina en las cámaras inferiores del corazón (los ventrículos). Estas pueden aumentar el riesgo de ataque cardiaco, ACV, insuficiencia cardiaca o muerte cardiaca súbita posteriores si ocurren con frecuencia.

Casi un 80 por ciento de los adolescentes tuvieron al menos un ritmo cardiaco irregular durante el periodo de 24 horas del estudio. De ellos, un 40 por ciento tuvieron contracciones auriculares prematuras, un 12 por ciento solo tuvieron contracciones ventriculares prematuras, y un 48 por ciento presentaron ambos tipos, mostró el estudio.

La concentración promedio de PD2.5 fue de unos 17 microgramos de materia particulada por metro cúbico de aire (µg/m3) al día. Esto es inferior a lo que la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. considera riesgoso.

Por cada aumento de 10 µg/m3 en la PM2.5, los adolescentes mostraron un incremento de un 5 por ciento en el número de contracciones ventriculares prematuras en un plazo de dos horas tras la exposición. El estudio no encontró ningún vínculo entre la concentración de la materia particulada y el número de contracciones auriculares prematuras.

Se han observado hallazgos similares entre los adultos, apuntó He. Ahora, los investigadores observan cómo la contaminación atmosférica afecta a otros marcadores de la actividad eléctrica del corazón.

Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de septiembre de la revista Journal of the American Heart Association.

Hay muchas formas en que la exposición a la contaminación atmosférica puede incrementar el riesgo de ritmos cardiacos irregulares en los adolescentes y los adultos, aseguró Aruni Bhatnagar, profesor de medicina de la Universidad de Louisville, en Kentucky.

"La inhalación de partículas aéreas, en particular de partículas finas, puede inducir inflamación pulmonar y activar la respuesta del sistema nervioso simpático [o respuesta irritante]. Ambos mecanismos pueden aumentar las arritmias, pero aún no se conoce la contribución relativa de cada uno", dijo Bhatnagar, autor de varias declaraciones y artículos de política de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) sobre la contaminación del aire.

Las contracciones ventriculares prematuras son comunes, pero cuando ocurren con frecuencia, pueden conducir a la fibrilación auricular y a un mayor riesgo de ataques cardiacos y ACV. Raras veces, también pueden conducir a la muerte cardiaca súbita, advirtió Bhatnagar, que no participó en el estudio.

Para proteger sus corazones, los adolescentes y otros deben intentar pasar menos tiempo al aire libre en los días con mucha contaminación. "Como los deportes y la actividad física vigorosa también estimulan al sistema nervioso simpático, es mejor evitar los deportes vigorosos y también correr al aire libre", añadió Bhatnagar.

Más información

AirNow provee información sobre la contaminación atmosférica en tiempo real de su vecindario.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Fan He, PhD, instructor, public health sciences, Penn State College of Medicine, Hershey, Penn.; Aruni Bhatnagar, PhD, professor, medicine, University of Louisville, Ky.; Journal of the American Heart Association, Sept. 14, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ