See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Su dieta podría reducir las probabilidades de una COVID-19 grave

salad

MARTES, 14 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Las personas que comen muchas frutas y verduras quizá tengan un riesgo un poco más bajo de COVID-19 que las que tienen unas dietas malsanas, sugiere un estudio reciente.

De los más de 590,000 adultos encuestados, los investigadores encontraron que la cuarta parte que tenían las dietas más ricas en alimentos de origen vegetal presentaban un riesgo un 9 por ciento más bajo de desarrollar la COVID-19 que la cuarta parte con las dietas menos saludables.

Por otra parte, su riesgo de una COVID-19 grave era un 41 por ciento más bajo, según unos hallazgos que se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Gut.

Los expertos enfatizaron con rapidez que una alimentación saludable no es un potenciador mágico del sistema inmunitario que protege de la COVID-19.

"Esto no cambia nada. Vacúnese", enfatizó el Dr. Aaron Glatt, especialista en enfermedades infecciosas y vocero de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America).

Jordi Merino, investigador principal del estudio, se mostró de acuerdo en que nadie debe pensar en la dieta como reemplazo de la vacuna u otras medidas, como el uso de las máscaras.

Más bien, los hallazgos sugieren que una dieta de mala calidad podría ser uno de los factores sociales y económicos que contribuyan al riesgo de la COVID-19.

Entonces, hacer que unos alimentos saludables sean más accesibles para los estadounidenses con unos ingresos bajos podría ayudar a aliviar el sufrimiento por la pandemia, según Merino, investigador del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Los hallazgos se basan en más de 592,000 adultos de EE. UU. y británicos que participaron en una encuesta realizada a través de teléfonos inteligentes. Reportaron cualquier síntoma de COVID-19 que desarrollaran, y si habían tenido una prueba positiva de la enfermedad. También completaron un cuestionario sobre la dieta que les preguntaba sobre su consumo de varios alimentos durante una semana típica.

El equipo de Merino dividió a los participantes en cuatro grupos basándose en su consumo de alimentos de origen vegetal, como las frutas y las verduras, los granos integrales, las legumbres y los aceites vegetales.

Durante el periodo del estudio, hubo 31,815 casos documentados de COVID-19.

En promedio, encontraron los investigadores, la cuarta parte de los participantes con las dietas más ricas en alimentos de origen vegetal tuvieron ligeramente menos probabilidades de desarrollar la COVID-19 que la cuarta parte con las dietas carentes de frutas y verduras.

Y cuando enfermaron, el riesgo de una COVID grave (que requiriera hospitalización y oxígeno) fue un 41 por ciento más bajo. En términos absolutos, la tasa de COVID-19 grave fue de 1.6 por cada 10,000 personas por mes en el grupo con las dietas más saludables, y en el grupo con las peores dietas, la tasa fue de 2.1 por 10,000 por mes.

Merino señaló que, por supuesto, las personas con unas dietas saludables podrían diferir de muchas formas de las que tienen unos hábitos alimenticios menos saludables. Entonces, su equipo tomó en cuenta factores como la edad, la raza, los hábitos de ejercicio, el tabaquismo, el peso corporal, y si las personas vivían en vecindarios con unos ingresos bajos o altos.

La obesidad, por ejemplo, es un factor de riesgo de una COVID-19 grave. Y el peso corporal explicó una buena parte de la conexión entre la dieta y el riesgo de COVID-19, encontró el estudio.

Pero la dieta en sí siguió mostrando un efecto protector, anotaron los investigadores.

El vínculo en realidad fue más potente entre las personas que vivían en áreas con privación económica, dijo Merino. Los investigadores estimaron que si uno de estos dos factores (la dieta mala o la privación) hubiera faltado, se habría podido prevenir casi un tercio de los casos de COVID-19 del estudio.

Pero Glatt advirtió que es muy difícil separar cualquier efecto de la dieta de todo lo demás que las personas hacen en sus vidas.

"Hay muchas variables", destacó.

Glatt indicó que es probable que las personas que intentan comer de forma saludable tengan cuidado con su salud en general, y que se protejan específicamente contra la COVID-19.

Los investigadores sí preguntaron a los participantes sobre sus hábitos de uso de máscaras, y esas respuestas no explicaron el vínculo entre la dieta y la COVID.

Pero Glatt dijo que "es imposible tomarlo todo en cuenta", lo que incluye si las personas trabajaban desde casa, usaban el transporte público, o estaban dispuestas a, y podían, evitar las situaciones de hacinamiento bajo techo.

Marino apuntó a otras imitaciones del estudio. Aunque alrededor de una cuarta parte de los participante tenían a partir de 65 años, como grupo tenían una salud bastante buena, ya que pocos reportaron afecciones crónicas como la enfermedad cardiaca y la diabetes.

Además, dijo Merino, la encuesta se realizó en 2020, antes de que hubiera personas vacunadas y antes de que surgiera la variante Delta, que es altamente contagiosa.

No se sabe si una dieta saludable podría tener algún impacto adicional en una persona vacunada, o durante un periodo de preponderancia de la Delta.

Hechas estas salvedades, tanto Merino como Glatt afirmaron que comer bastantes alimentos enteros de origen vegetal sin duda es una buena idea, dado que las personas con una buena nutrición en general están más sanas y son más resistentes.

"Es bastante razonable sugerir que una dieta saludable es beneficiosa", añadió Glatt.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la COVID-19 y la nutrición.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jordi Merino, PhD, research associate, Diabetes Unit and Center for Genomic Medicine, Massachusetts General Hospital, and instructor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Aaron Glatt, MD, chief, infectious diseases, Mount Sinai South Nassau, Oceanside, N.Y., and spokesman, Infectious Diseases Society of America, Arlington, Va.; Gut, Sept. 6, 2021, online

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined