See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las mujeres mayores y los hombres jóvenes tienen dificultades para controlar la hipertensión

woman checking her blood pressure
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 29 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Alrededor de un tercio de los estadounidenses que toman antihipertensivos no tienen su presión arterial bajo control, revela un estudio reciente.

Y los hombres más jóvenes y las mujeres mayores son particularmente vulnerables, advierten los investigadores.

"Aunque este fenómeno se ha sugerido en la literatura médica, para mí resulta un poco sorprendente, ya que no deberíamos prever que nadie tenga una presión arterial sin controlar, sobre todo si ya toma medicamentos que le han recetado", señaló el autor del estudio, el Dr. Aayush Visaria, miembro de investigación postdoctoral del Instituto Rutgers de Investigación en Salud, Políticas de Atención de la Salud y Envejecimiento, en New Brunswick, Nueva Jersey.

Entre los pacientes en la setentena, las mujeres fueron un 29 por ciento más propensas que los hombres a tener una hipertensión sin controlar, encontraron Visaria y sus colaboradores. Y las mujeres de a partir de 80 años tenían un riesgo un 63 por ciento más alto.

Entre las personas de 20 a 49 años, parecía suceder lo contrario.

En comparación con las mujeres, el riesgo de una presión arterial tratada pero sin controlar fue un 59 por ciento más alto entre los hombres en la veintena, un 70 por ciento más alto entre los que estaban en la treintena, y un 47 por ciento más alto entre los que estaban en la cuarentena.

En total, casi la mitad de los adultos de Estados Unidos tienen hipertensión, lo que aumenta su riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, enfermedad renal y otras complicaciones de la salud, lo que incluye a una COVID-19 grave, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Visaria, el investigador, describió sus hallazgos como preocupantes.

Junto con consejos para perder peso, reducir el estrés, dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol y sodio, a las personas con una hipertensión conocida en general les recetan medicamentos, señaló Visaria.

"La mayoría de estos medicamentos han sido estudiados de forma extensa", anotó, "y sabemos que reducen [la presión arterial] bastante bien".

Aun así, si la presión arterial permanece por encima del nivel que se considera alto (130/80), se considera que no está controlada, explicó Visaria.

Para aprender más sobre el riesgo de una hipertensión tratada pero sin controlar, su equipo se enfocó en más de 13,200 hombres y mujeres de a partir de 20 años.

Entre 1999 y 2018, todos se habían inscrito en un estudio en curso sobre la salud y la nutrición. En promedio, los participantes tenían 57 años, y 7 de cada 10 eran blancos. Y todos tomaban antihipertensivos recetados.

Aun así, se encontró que un 35 por ciento de las mujeres y un 33 por ciento de los hombres tenían una hipertensión sin controlar.

Aunque el riesgo fue más o menos el mismo para los hombres y las mujeres de 50 a 69 años, hubo una inmensa brecha sexual evidente en ambos extremos de ese periodo, con un riesgo mucho más alto entre los hombres más jóvenes y entre las mujeres mayores.

"Es difícil de establecer" el motivo, apuntó Visara.

Una explicación posible es que las mujeres mayores estén poco representadas en los estudios sobre la presión arterial. El resultado es que "no sabemos si los medicamentos funcionan igual de bien en las mujeres mayores", observó Visaria.

El Dr. Gregg Fonarow, director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-Universidad de California, en Los Ángeles, planteó que las diferencias podrían reflejar una variedad de factores complejos.

Dijo que entre estos se encuentran el acceso a la atención, la toma de decisiones clínicas, las diferencias en las opciones de estilo de vida, los antecedentes socioeconómicos, y el historial de salud y medicamentos.

Cualquiera que sea la explicación, "el mensaje clave debe ser que hay importantes oportunidades para mejorar el control de la presión arterial en los hombres y las mujeres de todas las edades", planteó Fonarow, que no participó en el estudio.

Visaria se mostró de acuerdo. "Las principales implicaciones son que las mujeres mayores y los hombres más jóvenes con hipertensión quizá podrían beneficiarse de una monitorización más frecuente de su presión arterial, para al menos poder detectar los aumentos en la presión arterial", dijo.

Este tipo de vigilancia tiene una importancia particular entre las mujeres mayores, añadió Visaria, dado que las mujeres mayores son propensas a que no se les administre suficiente tratamiento.

"Sabemos que, en general, las mujeres experimentan un aumento más rápido en la presión arterial tras la menopausia, [aunque] los motivos todavía no se conocen del todo", anotó, y añadió que las mujeres más jóvenes tienden a tener un riesgo mucho más bajo de hipertensión que los hombres.

Como resultado, cuando la presión arterial aumenta en las mujeres mayores, los médicos y las pacientes podrían pasarla por alto sin darse cuenta, dado que no sienten ningún síntoma y su presión arterial ha estado bajo control toda su vida, señaló Visaria.

Como resultado, muchas mujeres mayores quizá no reciban los medicamentos que necesitan en primer lugar.

Los hallazgos se presentaron el lunes en una reunión virtual de la Asociación Americana del Corazón. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre la hipertensión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Aayush Visaria, MD, MPH, postdoctoral research fellow, Rutgers Institute for Health, Health Care Policy and Aging Research, New Brunswick, N.J.; Gregg Fonarow, MD, director, Ahmanson-University of California Los Angeles Cardiomyopathy Center; American Heart Association Hypertension Scientific Sessions 2021, Sept. 27, 2021, online

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined