See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un medicamento contra la osteoporosis podría mantener a raya a la diabetes tipo 2

diabetes testing
Adobe Stock

MARTES, 28 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Un medicamento de uso común en el tratamiento de la osteoporosis podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2, sugiere un estudio reciente.

Tomar alendronato (Fosamax) durante al menos ocho años podría potencialmente reducir el riesgo de diabetes tipo 2 de una persona en más de la mitad, en comparación con las personas a quienes nunca se recetó el fármaco, según los hallazgos, que se presentaron el domingo en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes).

El estudio, de Rikke Viggers del Hospital Universitario de Aalborg en Dinamarca y sus colaboradores, provee más información sobre los vínculos entre la osteoporosis y la diabetes tipo 2, aunque los expertos desaconsejan utilizar el alendronato como un medicamento para la diabetes hasta que se sepa más.

"Me siento un poco renuente a emocionarme demasiado con la idea de que esto pudiera ser un medicamento preventivo", comentó la Dra. Kendall Moseley, directora médica del Centro Metabólico de los Huesos y la Osteoporosis Johns Hopkins, en Baltimore.

Hace décadas se sabe que las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de fracturas de huesos, señaló el equipo de investigación danés responsable del estudio en las notas de respaldo.

"La diabetes tipo 2 se asocia con un riesgo más alto de fracturas, lo que resulta un poco sorprendente si se toma en cuenta que los individuos con diabetes en general tienen una densidad ósea normal, si no elevada", apuntó Moseley, que no participó en el estudio. "Los métodos de detección tradicionales no detectan el riesgo de fracturas" en los pacientes con diabetes.

Estudios recientes con animales han sugerido que la forma en que los medicamentos para la osteoporosis afectan a las células óseas podría también influir en la capacidad del cuerpo de regular los niveles de azúcar en la sangre, apuntaron los investigadores.

Entonces, el equipo de la investigación identificó a más de 163,000 personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 en Dinamarca entre 2008 y 2018, y las compararon con más de 490,000 personas sin diabetes.

Los registros de emisión de recetas mostraron cuáles de las personas monitorizadas en el estudio habían, en algún momento, tomado alendronato, que es uno de los medicamentos para la osteoporosis más antiguos del mercado, dijo Moseley.

El alendronato pertenece a una clase de medicamentos llamado bifosfonatos, que evitan que los huesos pierdan calcio y otros minerales al ralentizar los procesos naturales que disuelven el tejido óseo viejo.

Las personas que tomaron alendronato durante ocho años o más tenían un riesgo un 53 por ciento más bajo de desarrollar diabetes, en comparación con los que nunca habían probado el fármaco, encontraron los investigadores.

Los investigadores también descubrieron que mientras más tiempo tomaba una persona el alendronato, más bajas eran las probabilidades de que desarrollara diabetes.

Hay varios motivos por los cuales un medicamento como el alendronato podría reducir el riesgo de diabetes de una persona.

El medicamento podría reducir la inflamación de bajo grado, que se ha mostrado que contribuye a la resistencia a la insulina, dijeron los autores del estudio.

También hay evidencias de que una sustancia conocida como osteocalcina infracarboxilada, que es producida por unas células creadoras de hueso llamadas osteoblastos, podría ayudar en la capacidad del cuerpo de regular el azúcar en la sangre, apuntó Moseley.

"Si el alendronato promoviera la liberación de la osteocalcina infracarboxilada en los osteoblastos, ¿sería este el vínculo entre el alendronato y la reducción en el riesgo de diabetes?", se preguntó Moseley.

Pero la asociación también podría funcionar en la otra dirección, dado que las personas con diabetes tipo 2 son más propensas a sufrir fracturas, anotó.

"Sabemos que el metabolismo óseo se altera en la diabetes tipo 2", dijo Moseley. "Sus huesos no se remodelan de forma igual de activa en la diabetes. No se descomponen tanto. No se desarrollan tanto. Esto podría conducir a la fragilidad ósea".

Los expertos indicaron que el estudio no pareció tomar en cuenta algunas de las cosas que podrían ayudar a explicar mejor el efecto del alendronato en la diabetes.

Por ejemplo, los investigadores no parecieron tomar en cuenta el nivel de ejercicio de las personas, lo que podría explicar mejor la reducción en el riesgo de diabetes que un fármaco para los huesos, comentó la Dra. Leila Khan, endocrinóloga de la Clínica Cleveland, en Ohio.

"No pareció que monitorizaran el ejercicio, así que no estaba segura de si necesariamente tenían a individuos que ya hacían más ejercicio que quizá tuvieran una incidencia más baja de diabetes, más debido a la actividad física para la gestión de la osteoporosis que a los bifosfonatos", dio Khan.

Los materiales del estudio tampoco parecieron tomar en cuenta el peso de las personas, que tiene una gran influencia en el riesgo de diabetes, aseguró Moseley.

"Sabemos que los individuos más delgados y frágiles son más propensos a desarrollar osteoporosis, pero también sabemos que las personas más delgadas no desarrollan diabetes de forma tan regular", aclaró Moseley. "Cuando observo el panel y los datos que presentan, hay muchas variables que observaron, pero no hay nada sobre el peso".

Los investigadores concluyeron que los médicos deben tomar en cuenta el alendronato cuando receten medicamentos para la osteoporosis a personas que tengan un riesgo alto de diabetes tipo 2.

Pero Moseley y Khan afirmaron que era demasiado pronto como para hacer ese juicio.

"Se necesita más investigación", añadió Moseley.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

Johns Hopkins ofrece más información sobre los bisfosfonatos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Kendall Moseley, MD, medical director, Johns Hopkins Metabolic Bone & Osteoporosis Center, Baltimore, Md.; Leila Khan, MD, endocrinologist, Cleveland Clinic, Ohio; European Association for the Study of Diabetes, Abstract, Sept. 27, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined