Es menos probable que las mujeres negras reciban una laparoscopia para los fibromas

Amy NortonHola Doctor

Amy NortonHola Doctor

Published on September 07, 2022

black patient
Adobe Stock

MARTES, 6 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Con frecuencia, la cirugía para los fibromas uterinos se puede realizar mediante técnicas mínimamente invasivas que evitan una estadía en el hospital. Pero es menos probable que las mujeres negras e hispanas reciban estos tratamientos, encuentra un estudio reciente.

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos en el útero. A veces no causan ningún problema, pero cuando los causan (por ejemplo, un sangrado mensual intenso y dolor) quizá se necesite tratamiento.

Una opción es una cirugía: una miomectomía, en que solo se extirpan los fibromas; o una histerectomía, en que se extirpa el útero. Cualquiera de las dos cirugías se puede realizar de forma mínimamente invasiva, ya sea a través de la vagina o mediante pequeñas incisiones en el abdomen.

Pero, en el nuevo estudio, los investigadores encontraron que, con frecuencia, las mujeres negras e hispanas no recibían estos procedimientos menos extensos, sino que se sometían a la cirugía tradicional, con unas grandes incisiones en el abdomen y una estadía en el hospital.

Los motivos no están del todo claros, apuntaron los investigadores.

Pero sí encontraron que era menos probable que las mujeres negras e hispanas fueran atendidas por un médico especializado en las técnicas mínimamente invasivas.

Los fibromas uterinos son muy comunes, en particular entre las mujeres negras, comentó la investigadora, la Dra. Rebecca Schneyer, obstetra y ginecóloga del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

Los estudios muestran que alrededor de un 80 por ciento de las mujeres negras habrán tenido fibromas uterinos a los 50 años, al igual que un 70 por ciento de las mujeres blancas. Pero, en general, las mujeres negras los desarrollan antes: según algunos estimados, una cuarta parte de las mujeres negras han tenido fibromas a los 30 años.

También son más propensas a presentar fibromas numerosos o grandes, a sufrir unos síntomas más intensos, y se someten a cirugía con una mayor frecuencia, en comparación con las mujeres blancas.

"Es una razón más por la que deberíamos estar intentando reducir las disparidades en la atención", planteó Schneyer.

La cirugía abdominal tradicional para los fibromas es en general segura. Pero provoca más dolor y pérdida de sangre, y tiene un periodo de recuperación más largo que los procedimientos mínimamente invasivos.

En el nuevo estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Minimally Invasive Gynecology, el equipo de Schneyer examinó los expedientes de más de 1,300 mujeres que se sometieron a una cirugía para los fibromas uterinos en el Cedars-Sinai en los últimos años.

La mayoría recibieron una miomectomía o una histerectomía mínimamente invasiva, pero hubo unas brechas raciales sustanciales: entre las mujeres blancas, un 81 por ciento se sometieron a procedimientos mínimamente invasivos, frente a un 57 por ciento de las mujeres negras, y un 65 por ciento de las mujeres hispanas. Por otra parte, las mujeres asiáticas tenían una tasa comparable a la de las mujeres blancas.

Schneyer apuntó que hay ocasiones en que la cirugía tradicional es una mejor opción, dependiendo del número de fibromas o el tamaño del útero, por ejemplo.

Pero estos factores no explicaron las disparidades en el tipo de cirugía, encontró el estudio.

Más bien, las mujeres negras e hispanas tenían menos probabilidades que las mujeres blancas de ser atendidas por un médico especializado en técnicas mínimamente invasivas: con frecuencia eran atendidas por un ginecoobstetra sin entrenamiento en esa "subespecialidad".

El motivo no está claro, dado que todas las pacientes fueron tratadas en el mismo centro médico, y casi todas tenían seguro privado.

Schneyer comentó que es posible que los médicos que atendieron a las mujeres negras e hispanas al principio fueran menos propensos a remitirlas a subespecialistas, quizá debido a "sesgos implícitos".

Pero sospecha que unas "disparidades en la concienciación" podrían tener un rol más importante: quizá las mujeres blancas sean más propensas a estar enteradas de las opciones mínimamente invasivas, o a buscar una segunda opinión.

La Dra. Hye-Chun Hur se especializa en cirugía ginecológica mínimamente invasiva en el Hospital Langone de la NYU, en Brooklyn. Afirmó que, en su experiencia, algunas pacientes con fibromas uterinos son de hecho más propensas a "comparar médicos" y buscar segundas o terceras opiniones, mientras que otras aceptan la opción inicial que se les presenta.

Los médicos deberían ser los responsables, apuntaron tanto Schneyer como Hur, de explicar todas las opciones de tratamiento.

Comentaron que también es importante que los médicos de atención primaria y los ginecoobstetras generales (los que remiten a las mujeres a los subespecialistas) sean conscientes de que los procedimientos mínimamente invasivos se pueden realizar incluso cuando hay varios fibromas o el útero es grande.

"Mucho ha cambiado en los últimos 20 años", aseguró Schneyer. "Lo más frecuente es que la cirugía mínimamente invasiva sea una opción".

Hur dijo que, para las mujeres a quienes se ha recomendado una cirugía tradicional, "buscar una segunda opinión siempre es buena idea". Pero deberían intentar, si es posible, obtener esa opinión de un especialista en técnicas mínimamente invasivas, añadió.

Schneyer también enfatizó que hay opciones no quirúrgicas disponibles, que incluyen medicamentos que controlan el sangrado provocado por los fibromas.

Hur subrayó que cualquier tratamiento se debe individualizar, basándose no solo en los síntomas, sino en la edad y los planes de embarazo de una mujer.

A veces los fibromas afectan a la fertilidad, anotó, así que quizá algunas mujeres jóvenes podrían sopesar que se extirpen sus tumores, aunque no provoquen síntomas.

Esto podría tener una importancia particular, dijo Hur, para las mujeres negras, ya que tienen un riesgo más alto de desarrollar fibromas numerosos a una edad más temprana.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. ofrece más información sobre los fibromas uterinos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Rebecca Schneyer, MD, obstetrics and gynecology, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles; Hye-Chun Hur, MD, MPH, director, gynecology services, NYU Langone Hospital Brooklyn, and clinical associate professor, obstetrics and gynecology, NYU Grossman School of Medicine, New York City; Journal of Minimally Invasive Gynecology, July 3, 2022, online

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ