See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

AHA News: 5 cosas que debe saber acerca de la presión arterial antes de que sea un problema

AHA News: 5 cosas que debe saber acerca de la presión arterial antes de que sea un problema
Science Photo Library, Getty Images

JUEVES, 13 de mayo de 2021 (American Heart Association News) -- La presión arterial es algo más que los números que el médico escribe en una tabla.

Para explicarla, la Dra. Shawna Nesbitt, directora médica de la Clínica de Hipertensión del Hospital Parkland en Dallas, habla de la plomería.

Piense en los vasos sanguíneos como en las tuberías de una casa, dijo. Esos conductos alimentan de sangre a todo el cuerpo. Si la presión en ellos es demasiado alta, puede dañar las tuberías o cualquier cosa a las que estén conectadas, como el corazón, el cerebro o los riñones.

"Controlarla no solo es importante para uno de esos órganos, sino que importa para todos", añadió Nesbitt, quien también es profesora de medicina y deán asociada de diversidad e inclusión estudiantil en el UT Southwestern Medical Center.

En otras palabras, la presión arterial alta, o hipertensión, es un gran problema. Aquí hay cinco cosas que quizás no sepa sobre este tema.

Debería empezar a pensar en ella antes de tenerla.

La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Sin embargo, eso no significa que la pueda ignorar hasta que sea problemática, dijo el Dr. Raymond R. Townsend, director del programa de hipertensión del hospital de la University of Pennsylvania en Philadelphia.

Rara vez presenta síntomas. "Eso significa no se dará cuenta de que la tiene a menos que se la revise", dijo.

La presión alta podría estar causando estragos invisibles, por ejemplo, haciendo que envejezca su sistema circulatorio, dijo Townsend. "Podría tener 60 años, pero si ha tenido la presión alta sin tratar durante un tiempo, sus vasos sanguíneos podrían tener 80".

La presión arterial alta afecta a unos 121,5 millones de adultos estadounidenses, según las estadísticas de la American Heart Association. Se define como una presión sistólica (la cifra superior) de 130 o más, o una presión diastólica (la cifra inferior) de 80 o más, que se mantiene alta a lo largo del tiempo.

Nesbitt indicó que las personas de raza negra, las que tienen antecedentes familiares de hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, ataques cerebrales o enfermedades renales, y las mujeres que tuvieron problemas de presión arterial durante el embarazo deben prestar más atención.

La buena noticia, según Townsend, es que, si se detecta la hipertensión antes de que cause daños, "se entra en el juego de la prevención primaria". Es ahí donde querrá encontrarse, ya que tenemos gran cantidad de pruebas que demuestran que controlarse la presión arterial mantendrá el corazón, el cerebro y los riñones funcionando mucho más tiempo".

Controlarla protege su cerebro.

Si la presión arterial alta daña los vasos sanguíneos del cerebro, pueden ocurrir cosas malas. Un ataque cerebral es una de ellas, pero el riesgo va más allá de los accidentes cerebrovasculares.

Los neurólogos están descubriendo que la demencia es una enfermedad vascular, lo que significa que la presión arterial alta puede causar un pequeño daño en muchas zonas pequeñas del cerebro, dijo Nesbitt. "Cuando se tienen daños pequeños en muchos lugares, la suma total de todas esas áreas funciona no muy bien".

Townsend dijo que los estudios sugieren que las personas cuya presión arterial está mejor controlada tienden a obtener mejores resultados en las pruebas de función cognitiva.

Reducir la presión arterial no es una panacea para la salud del cerebro, dijo, pero la prevención es clave. "El objetivo es preservar su alto nivel cuando se tienen 30 o 40 años".

Los estadounidenses negros deben prestar especial atención.

La hipertensión es mucho más frecuente en los adultos de raza negra en Estados Unidos que en las personas de otras razas y etnias. Sin embargo, es un problema menor para las personas de origen africano que viven en otros países. "Eso hace que nos preguntemos por qué es mucho más frecuente en Estados Unidos que en otros lugares", dijo Nesbitt.

Los problemas sistémicos, como el hecho de que los estadounidenses de raza negra tienen más probabilidades de carecer de acceso a alimentos saludables o a lugares seguros para hacer ejercicio, son factores importantes. También lo es el estrés de lidiar con el racismo.

"Observamos que se trata de una manifestación de las condiciones de vida de los estadounidenses negros", añadió. "Incluso vemos, a través de los ejemplos rampantes de las diferencias en la forma en que vivimos, y en la forma en que experimentamos el mundo cada día, que esas cosas tienen un gran costo para nuestra salud física. La presión arterial es una de las primeras cosas donde encontramos esa diferencia tan evidente".

¿Vigila el sodio? Recuerde también el potasio.

Por mucho tiempo el sodio se ha tomado en cuenta de manera especial por la relación que tiene con la alta presión arterial. Sin embargo, muchos expertos destacan actualmente la importancia de equilibrar bien el sodio y el potasio, dijo Townsend.

El potasio ayuda a regular el flujo sanguíneo. Si se comen muchos alimentos procesados, es probable que se esté consumiendo demasiado del primero y no lo suficiente del segundo, dijo Nesbitt.

Las dietas DASH o mediterránea ofrecen un equilibrio saludable de nutrientes. Entre los alimentos ricos en potasio se encuentran los plátanos, las batatas y los productos lácteos bajos en grasa.

Los pequeños cambios realmente hacen una gran diferencia.

Desde hace décadas, dijo Townsend, los investigadores saben que el factor más importante para predecir la presión arterial cuando se es mayor es el exceso de peso.

Sin embargo, no es necesario entrar en extremos para ayudar a controlarse la presión arterial, añadió. "Podría tener 40 o 50 libras de sobrepeso, pero si pierde 10 o 15, no sólo se dirige en la dirección correcta, a menudo comenzará a detectar algún beneficio".

No existe una solución rápida para la hipertensión arterial, dijo Nesbitt, pero tampoco es necesario componer todo al mismo tiempo.

"Siempre hablo con los pacientes acerca de los cambios que pueden hacer y a los que se comprometen", dijo. Una persona que toma cuatro bebidas alcohólicas al día puede reducir su consumo a una o dos durante un periodo prolongado. Una vez que desarrollan ese hábito, pueden atacar el siguiente.

"Es importante seguir enfocados en que no hacemos esto por vanidad", indicó. "Lo hacemos para lograr un estilo de vida saludable y la longevidad. Es un objetivo de largo plazo".

American Heart Association News hace reportajes acerca de noticias del corazón y el cerebro. Las opiniones expresadas en este artículo no necesariamente reflejan la postura oficial de la American Heart Association. American Heart Association, Inc. es el propietario o el titular de los derechos de autor, y todos los derechos están reservados. Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.

Por Michael Merschel

Consumer News in Spanish