See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Cuando se trata del SIDA, la honestidad de los padres tiene sus límites

Se necesita cuidado al revelar la infección de VIH

Jueves, 14 de noviembre (HealthDayNews) -- Un nuevo estudio realizado a padres infectados con el virus de VIH sugiere que revelar la enfermedad a sus hijos puede perjudicar la vida familiar, creando, dividiendo y produciendo comportamiento inapropiado.

Los autores del estudio, publicado en la nueva edición de "AIDS", no están sugiriendo que los padres escondan la condición de sus hijos.

"Pero sin la apreciación del largo proceso involucrado en la revelación, los padres son propensos a no estar preparados para la consecuencias de la misma", sostuvo la coautora del estudio Martha B. Lee, una investigadora en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA).

Aunque las transmisión heterosexual del virus de SIDA sigue siendo bastante rara, los padres pueden encontrarse en todos los grupos de mayor riesgo, incluyendo los hombres gay y los usuarios de droga intravenosa. Gracias al desarrollo de poderosas drogas llamadas inhibidores de proteasa, miles de pacientes de SIDA están viviendo indefinidamente sin síntomas obvios.

"Uno de los más grandes retos para un padre que vive con VIH es si, cómo y cuándo revelar su estatus de VIH a sus niños", indicó Lee. Aunque hay un número creciente de pacientes de VIH positivo y los doctores aconsejan que informen a sus hijos de la enfermedad, hay unos cuantos estudios sobre qué dicen a sus hijos y cómo lo hacen.

Los investigadores en UCLA reclutaron 301 padres VIH positivo quienes vivían en la ciudad de Nueva York y recibían asistencia pública. Los investigadores entrevistaron tanto a estos como a sus 395 hijos periódicamente durante cinco años.

Tres de cada cuatro padres revelaron su enfermedad a sus hijos mayores, definidos de 12 años o más, mientras que sólo 40 por ciento hizo lo propio con niños más pequeños.

"Los niños mayores pueden tener mayor conocimiento y entendimiento acerca de VIH", indicó. "Por lo tanto, la madurez puede influenciar la decisión de los padres para revelar sus condición. Otra posibilidad es que los padres están preocupados acerca de que sus hijos tengan que enfrentar el estigma relacionado con el VIH, y se espera que los niños mayores puedan lidiar con el estigma mejor que los niños jóvenes".

Otro experto que ha estado estudiando los padres VIH positivo dijo que con frecuencia toman decisiones basados en sus percepciones de cómo sus hijos pueden manejar el conocimiento de la información. Consideran si los niños "son fuertes y felices y pueden manejar noticias fuertes, o si no son tan fuertes y necesitan que los protejan", argumentó Laurie Bauman, profesora auxiliar de pediatría en el Colegio de Medicina Albert Einstein en la Yeshiva University en la ciudad de Nueva York.

El reciente estudio encontró que las madres eran más propensas a revelar su infección de VIH a su hijos que los hombres.

"Las mujeres pueden ser más aptas y tener mayor vocabulario para compartir sus sentimientos y qué sucede con ellos", indicó Lee. "Además, creemos que las madres pueden estar buscando el apoyo de sus hijos".

No existe diferencia en los índices de revelar la enfermedad entre los grupos étnicos.

Sin embargo, los investigadores encontraron que los niños de los padres quienes revelaron su enfermedad eran más propensos a presentar "problemas de comportamiento", incluyendo sexo sin protección, uso de alcohol y drogas, y actividad criminal.

Los padres y sus doctores deben trabajar juntos para determinar si la divulgación es lo mejor para la familia, indicó Lee. También, se debe considerar el aspecto negativo de conservar el secreto.

"Si no se alienta a los padres a revelar la enfermedad, se comunica un mensaje implícito de que el VIH se está estigmatizando y se debe ocultar", dijo Lee.

Bauman dijo que el secreto tiene otros costos.

"Los secretos, por lo general, son considerados indeseables en una familia porque crean distancia", indicó. "Los niños descubren que hay secretos y se protegerán de cosas que no son ciertas. Los niños pequeños, particularmente, imaginarán que las cosas son mucho peor de lo que son".

Qué hacer

Para conocer más acerca del VIH/SIDA y los tratamientos, visita los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. o el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Fuentes: Martha B. Lee, Ph.D, investigadora, Universidad de California, Los Angeles; Laurie Bauman, Ph.D., profesora, pediatría, Colegio de Medicina Albert Einstein, Yeshiva University, ciudad de Nueva York; 8 de noviembre de 2002, "AIDS"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined