La energía eólica ofrece a los estadounidenses verdaderos beneficios para la salud

Alan MozesHola Doctor

Alan MozesHola Doctor

Published on December 05, 2022

wind power
Adobe Stock

Key Takeaways

Increased reliance on wind power is improving air quality in some parts of the U.S.

Neighborhoods with large numbers of racial and ethnic minorities and low-income residents aren't experiencing the health benefits

Researchers say the opportunity to further reduce fossil fuel impacts is significant

VIERNES, 2 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- La energía eólica se está popularizando como una fuente de energía viable, y una nueva investigación muestra que la calidad del aire de EE. UU. está mejorando, lo que beneficia a la salud de todos los estadounidenses.

Pero los hallazgos tenían una salvedad: apenas alrededor de un tercio del beneficio para la salud, que es potencialmente enorme, se observa en las áreas con unos ingresos bajos y las que tienen una concentración de residentes minoritarios.

"La energía eólica ha cobrado un inmenso impulso en EE. UU.", anotó la autora del estudio, Noelle Selin, directora del programa de tecnología y política del Instituto de Datos, Sistemas y Sociedad del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Ahora, casi un 10 por ciento de la electricidad nacional es generada por energía eólica, lo que reduce las emisiones de gases de invernadero que de otra forma serían producidos por las plantas eléctricas que utilizan combustibles fósiles como el carbón y el gas natural, señaló.

De hecho, la energía eólica es ahora la mayor fuente de energía renovable en Estados Unidos.

En 2010, alrededor de un 2 por ciento de la electricidad de EE. UU. se generaba mediante energía eólica, en comparación con casi nada en 2000, añadió Selin.

En el nuevo estudio, ella y sus colegas anotaron que la energía eólica ha tenido un impacto significativo, incluso ya desde 2014.

Desde entonces, "el desarrollo de la energía eólica redujo la generación a partir de ciertas plantas de combustibles fósiles, y mejoró la calidad del aire", dijo Selin. "El valor de estos beneficios totalizó los 2 mil millones de dólares".

En general, encontró el estudio, en los periodos en que había energía eólica disponible, la producción de electricidad de las plantas de carbón y gas natural se redujo. Los investigadores dijeron que es probable que las plantas que se apagaron fueran elegidas por motivos financieros, y que era más barato apagar algunas que otras.

Los hallazgo se basan en una exploración profunda de datos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU., recolectados entre 2011 y 2017, sobre la generación de electricidad y las emisiones en siete regiones del país. En conjunto, estas regiones conforman la red de electricidad de EE. UU.

Los investigadores apuntaron que el principal motivo de la mejora en la calidad del aire en ese periodo fue una reducción en la materia fina particulada, que es conformada por cientos de contaminantes químicos.

Mientras que unos niveles elevados de estas minúsculas partículas pueden crear una bruma, la EPA anotó que las partículas individuales son increíblemente pequeñas, al menos 30 veces más pequeñas en diámetro que un cabello humano. Esto significa que se pueden inhalar con facilidad, y al final llegar a la profundidad del torrente sanguíneo y los pulmones.

Como tal, la contribución de la energía eólica a la reducción de estas partículas finas ofrece "beneficios sustanciales para la salud", comentó Selin.

Pero no se están maximizando, lamentaron los investigadores.

"Encontramos que estos beneficios podrían haber sido unas tres veces mayores si el sector energético hubiera usado ese viento adicional para reducir la producción de las plantas eléctricas de combustibles fósiles más contaminantes", planteó Selin.

El hecho de que las fuentes de energía más contaminantes no fueran elegidas de esta forma "sugiere que hay muchas oportunidades adicionales para reducir [más] los daños de los combustibles fósiles en el sistema de electricidad de EE. UU. a corto plazo", enfatizó.

Los investigadores también resaltaron las aparentes disparidades en la exposición a la contaminación en distintas comunidades.

En total, apenas un 29 por ciento de las reducciones en la contaminación atmosférica debidas a la energía eólica beneficiaron a las minorías raciales y étnicas, encontró el estudio. Y apenas un 32 por ciento ayudaron a las personas en vecindarios con unos ingresos bajos.

"Nuestra investigación sugiere que los esfuerzos a gran escala, como la implementación de la energía eólica, tienen unos beneficios amplios", dijo Selin. "Pero, por sí mismos, no tienen la dirección suficiente para resolver las desigualdades existentes en la exposición a la contaminación atmosférica en EE. UU.".

Los hallazgos parecen contradecir a un objetivo federal, que se anunció el año pasado, que estipulaba que un 40 por ciento de todos los beneficios originados por las inversiones federales en la energía limpia deben dirigirse a las áreas marginadas.

"De ahora en adelante, se necesitan unas políticas más dirigidas para reducir las disparidades al mismo tiempo, por ejemplo al dirigirse de forma directa a las fuentes [de combustibles fósiles] que influyen a ciertas comunidades marginadas".

El Dr. Aaron Bernstein, presidente del Consejo de Salud Ambiental de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), revisó los hallazgos.

"La investigación que se presenta en este artículo muestra que, cuando se trata de la salud, no todas las energías renovables son lo mismo", comentó Bernstein, que también es director interino del Centro de Salud Climática y Ambiente Global de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston.

Afirmó que los hallazgos demuestran que "las ganancias para la salud de la energía renovable depende de en dónde se construye y si saca de circulación a algunas de las plantas eléctricas más contaminantes".

Y esta es una preocupación particular cuando se trata del bienestar de los estadounidenses jóvenes, añadió Bernstein.

"[A pesar] del extraordinario progreso en Estados Unidos en la reducción de la exposición de los niños a la contaminación, muchos niños no han recibido su parte justa de la reducción de los daños", lamentó.

Pero un punto positivo, reconoció Bernstein, es que "estudios como este pueden ayudar a fomentar las inversiones en energía renovable que más beneficien a los niños que han tenido que soportar la mayor parte de la contaminación en el pasado".

"Este camino no es solo un imperativo moral", aseguró. "Podría ofrecer las mayores ganancias acumuladas para la salud, e incluso el bienestar económico a lo largo de toda la vida".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 2 de diciembre de la revista Science Advances.

Más información

Aprenda más sobre la energía eólica y el ambiente en la Administración de Información Energética de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Noelle Selin, PhD, professor, Institute for Data, Systems, and Society, and Department of Earth, Atmospheric and Planetary Sciences and director, Technology and Policy Program, Massachusetts Institute of Technology, Cambridge; Aaron Bernstein, MD, MPH, chairman, American Academy of Pediatrics' Council on Environmental Health and Climate Change, and interim director, Center for Climate Health and the Global Environment, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Science Advances, Dec. 2, 2022

What This Means for You

While wind power is being used more and more to generate electricity in the U.S., whether you benefit from the cleaner air that results depends on where you live.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ