See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Cuatro de cada 10 adolescentes y adultos jóvenes han usado aceite de CBD encuentra un estudio

CBD cream

MARTES, 6 de octubre de 2020 (HealthDay News) -- Muchos adolescentes y adultos jóvenes podrían estar usando supuestos productos de CBD, creyendo que ayudarán con afecciones de la salud, sugiere un estudio preliminar.

Los investigadores encontraron que de 200 adolescentes y adultos jóvenes de EE. UU. que acabaron en su sala de emergencias, un 40 por ciento aseguraron que habían usado aceite de CBD. Algunos lo hicieron "por divertirse", pero otros pensaban que el CBD "puede ayudar a tratar mi enfermedad médica".

El CBD, o cannabidiol, es uno de los cientos de compuestos químicos que se encuentran en la marihuana. Es distinto que el THC, el compuesto que provoca la famosa sensación de "drogarse" con la marihuana. El CBD se encuentra en la marihuana pero es más abundante en el cáñamo, las plantas de cannabis que tienen poco THC.

En los últimos años, la popularidad del CBD se ha disparado en Estados Unidos, y se está mercadeando en toda clase de productos, desde lociones y cápsulas hasta galletas y café. Los supuestos beneficios también son muy variados, e incluyen el alivio del dolor crónico, la ansiedad y el insomnio.

Pero no está claro con qué frecuencia los jóvenes usan CBD, o si se creen la publicidad.

"Uno puede ir a una gasolinera y comprar CBD", comentó Nicole Cumbo, una estudiante de medicina del Colegio de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State) en Hershey, Pensilvania, que dirigió el nuevo estudio. "Queríamos saber qué saben los jóvenes. Qué creen. Si el uso del CBD se asocia con conductas riesgosas".

Para hacerse una idea, los investigadores encuestaron a 200 pacientes, de 12 a 23 años, que fueron tratados en la sala de emergencias de la Penn State. En general, un 40 por ciento habían usado CBD en algún momento, y un 48 por ciento creían que el compuesto podía tratar "enfermedades médicas".

Mayormente no hubo señales de que los usuarios de CBD hubieran sufrido síntomas inusuales en los seis meses anteriores, en comparación con los que no eran usuarios. Pero fueron más propensos a reportar ansiedad: la reportaron un 66 por ciento, frente a un 47 por ciento de los que no lo usaban.

"Determinar el motivo es difícil", dijo Cumbo. "¿El CBD provocó la ansiedad? O los jóvenes usaban el CBD para tratar la ansiedad, dado que es una de las cosas para las cuales se mercadea".

Como todos los participantes del estudio fueron atendidos en un departamento de emergencias, sus experiencias con el CBD quizá no reflejen a la de los jóvenes en general, aclaró Cumbo.

Pero los hallazgos sugieren que el uso de CBD es común entre los adolescentes y los adultos jóvenes, anotó, y los médicos y los padres deberían saberlo. Entre los hallazgos, los jóvenes que usaban CBD también eran más propensos que los no usuarios a fumar, usar tabaco de mascar o a abusar de analgésicos recetados.

Cumbo presentó los hallazgos en la reunión anual de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), que se celebró el viernes en línea. En general, los estudios presentados en reuniones se consideran preliminares.

No está claro por qué tantos jóvenes creían en los poderes curativos del CBD, es decir, si se debe al mercadeo, al boca a boca, o a la ubicuidad del producto, añadió Cumbo.

Pero el CBD que está ampliamente disponible en cápsulas, alimentos y cosméticos no ha sido evaluado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. Y las muchas afirmaciones de salud que se publicitan sobre estos productos no se han probado a nivel científico, advirtió Richard Miller, profesor de farmacología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago. Miller no participó en el estudio.

El cannabis se ha usado en la medicina durante miles de años, señaló Miller, pero se sabe mucho más sobre su componente principal, el THC, que sobre el CBD.

"Hasta hace unos 20 años, se pensaba que el CBD era del todo inactivo", dijo Miller.

Ahora, con la explosión de los productos de CBD, los científicos se están apresurando a estudiar el compuesto del cannabis. Pero, en este momento, el CBD está aprobado en Estados Unidos solo para una indicación: ciertas formas raras de epilepsia. El producto, llamado Epidiolex, es CBD purificado de grado farmacéutico, y no el aceite que las personas pueden comprar en la tienda de la esquina.

Las otras afirmaciones de salud atribuidas al CBD "carecen de fundamento", apuntó Miller. Es poco probable que un solo compuesto sea la panacea que el mercadeo sugiere, añadió.

"No estoy diciendo que no tenga ningún beneficio", enfatizó. Pero todavía no hay un consenso sobre cuáles podrían ser los beneficios, dijo Miller.

En cuanto a la seguridad, Miller apuntó que es poco probable que las dosis de CBD en los productos del consumidor provoquen daños. También dudó que la infusión de CBD en el helado de alguien sea suficiente para brindar beneficios para la salud.

Cumbo recomendó cierta precaución antes de usar el CBD para tratar una afección médica. Las personas deben hablar primero con su médico o farmacéutico, lo que incluye averiguar si el CBD podría interactuar con cualquier medicamento que esté tomando.

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre los productos de CBD.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo
FUENTES: Nicole Cumbo, medical student, Penn State College of Medicine, Hershey, Penn.; Richard Miller, PhD, professor, pharmacology, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; presentation, American Academy of Pediatrics, online meeting, Oct. 2, 2020
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.