See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Crece debate sobre un popular complemento para tratar la artritis

Una reciente investigación halla que la glucosamina no sirve de ayuda, otros argumentan que sí funciona, y todos están a la espera de los resultados de un ensayo realizado en los EE.UU.

MIÉRCOLES 24 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- La glucosamina, el popular suplemento dietético ampliamente promovido como remedio natural contra la osteoartritis, no ofrece beneficios a largo plazo, según plantea un pequeño estudio canadiense.

En cambio, los defensores del complemento opinan que el estudio está muy lejos de convertirse en la última palabra sobre el tema.

Y, por tanto, todo el mundo se encuentra a la espera de los resultados de un amplio ensayo gubernamental en los EE.UU.

El pequeño estudio, que aparece en una edición de la publicación Arthritis & Rheumatism, le hizo un seguimiento a 137 personas que tomaron glucosamina y experimentaron al menos una mejora moderada del dolor de rodilla. Investigadores de British Columbia asignaron aleatoriamente glucosamina a la mitad de ellos, hasta 1,500 miligramos al día, y a la otra mitad una pastilla de placebo.

Los evaluaron durante seis meses para determinar si la enfermedad había aumentado. Si se producía una intensificación en ese periodo de tiempo, los pacientes dejaban de tomar el complemento.

La glucosamina no sirvió de ayuda, encontraron los investigadores. "Nuestra conclusión es que, ciertamente, el tratamiento de mantenimiento con glucosamina no ofrece ningún beneficio" afirmó la Dra. Jolanda Cibere, autora principal y científica investigadora del Arthritis Research Centre de Canadá en Vancouver.

Aquellos que tomaron glucosamina no reportaron menos dolor o menos tiempo para que la enfermedad se intensificara de nuevo. La agudización de la enfermedad se observó en el 42 por ciento de los pacientes con placebo y en el 45 por ciento de aquellos que tomaban glucosamina. El uso de analgésicos fue similar en los dos grupos.

Sin embargo, el estudio provocó desacuerdos, ya que algunos lo calificaron como deficiente. Y muchos están a la espera de los resultados de un amplio ensayo clínico, auspiciado por el U.S. National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), de glucosamina y otro complemento conocido como condroitina. Los datos del estudio, que incluyó a más de 1,500 sujetos, están siendo analizados actualmente para que los resultados puedan ser publicados.

Un segundo estudio del NCCAM sobre la glucosamina y condoitrina en el tratamiento de la artritis, que se centra en la absorción y distribución de estos dos complementos en el organismo, se encuentra en este momento en proceso de reclutamiento de pacientes. El NCCAM es una división de los U.S. National Institutes of Health.

Cerca de 21 millones de adultos en los EE.UU. padecen de osteoartritis, la forma "gaste y desgaste de la enfermedad que se incrementa con la edad, según el NCCAM. Tanto la glucosamina como la condoitrina son sustancias naturales que se encuentran en las células alrededor del cartílago y se cree que pueden ayudar en la reparación y mantenimiento del cartílago.

En tanto que la literatura médica ha producido resultados contradictorios con respecto al valor de la glucosamina, la mayoría de los estudios recientes muestra un beneficio, consideró el Dr. Kevin Stone, cirujano ortopédico y presidente de la Stone Foundation for Sports Medicine and Arthritis Research de San Francisco.

"Lo recomendamos para todos nuestros pacientes, tanto para atletas como para aquellos que sufren de artritis", indicó Stone. "Para aquellos con artritis, muchos de nuestros pacientes han dejado de utilizar antiinflamatorios no esteroidales debido a que la glucosamina ha resultado adecuada para ellos". Stone receta 1,500 miligramos al día, para tomarlo todo a la vez.

Cuando algunos de sus pacientes se quejaron por el "tamaño de elefante" de las pastillas de los complementos de glucosamina, Stone fundó Joint Juice, una compañía que vende glucosamina en forma líquida.

Stone calificó el estudio de la British Columbia como deficiente. Entre los problemas, alegó, fue hacerlo como un estudio "discontinuo", en el que permite que algunos pacientes dejaran de tomar el complemento.

"Este método de estudio discontinuo nunca había sido utilizado en la osteoartritis antes", apuntó Stone. "No está para nada válido".

Pero Cibere no está de acuerdo, y señala que el método tiene sentido. En su estudio, todos los pacientes reportaron mejoras en el dolor de rodilla cuando empezaron a tomar glucosamina. Su objetivo era determinar si la terapia funcionaba en el largo plazo o si la enfermedad se acrecentaba tras permanecer en la terapia.

Más información

Paras saber más sobre la glucosamina y el sulfato de condoitrina, visite la American Academy of Orthopaedic Surgeons.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Kevin Stone, M.D., orthopaedic surgeon and chairman, Stone Foundation for Sports Medicine and Arthritis Research, San Francisco; Jolanda Cibere, M.D., Ph.D., research scientist, Arthritis Centre of Canada, Vancouver, B.C.; Oct. 15, 2004, Arthritis & Rheumatism
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined