See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El yoga brinda pérdida de peso en la edad madura

Los beneficios podrían estar relacionados con cambios 'conscientes' en los hábitos de salud, según los expertos

VIERNES 5 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- La antigua práctica del yoga podría mejorar más que sólo la fuerza y la flexibilidad... también podría ayudar a las personas a bajar esos kilos de más que vienen con la edad madura, según sugiere una nueva investigación.

Los investigadores informan que las personas con sobrepeso de 45 a 55 años de edad que practican yoga regularmente perdieron un promedio de cinco libras (unos 2.2 kilos) durante el transcurso de una década. Al mismo tiempo, los practicantes de yoga de peso normal aumentaron tres libras menos que aquéllos que no practicaron yoga durante el mismo periodo de 10 años.

El estudio, llevado a cabo por investigadores del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, es el primero en examinar el impacto del yoga sobre la pérdida de peso. Aparece en la edición de julio y agosto de Alternative Therapies in Health and Medicine.

"Los resultados me sorprendieron mucho. Considerando que las personas aumentan cerca de una libra por año durante este tiempo, esto es bastante sustancial", afirmó el investigador líder Alan R. Kristal, director asociado del Programa de Investigación de Prevención del Cáncer del Centro Hutchinson y profesor de epidemiología de la Universidad de Washington. "Incluso los mejores métodos de dieta y conductuales para la pérdida de peso no son tan efectivos. Ahora, con el yoga, tenemos una herramienta más para ayudar a peder peso", afirmó.

Con 30 por ciento de los adultos estadounidenses obesos y casi el 65 por ciento con sobrepeso, buscar técnicas antiguas para nuevas soluciones al manejo del peso tiene sentido. Para examinar la relación entre la pérdida de peso y el yoga, el estudio encuestó a 15,500 hombres y mujeres saludables entre los 53 y los 57 años de edad. Se preguntó a los participantes sobre su historial de peso y actividad física (incluido el yoga), entre otras cosas, a partir de los 45.

Sólo 132 de las personas encuestadas afirmaron haber practicado yoga regularmente por lo menos durante cuatro años. Sin embargo, los practicantes de yoga con sobrepeso perdieron unas 5 libras (alrededor de 2.2 kilos) durante el periodo de 10 años, mientras que aquéllos que no practicaron aumentaron un promedio de 13.5 libras (poco más de 6 kilos). Las personas de peso normal que practicaron yoga regularmente aumentaron tres libras (1.3 kilos) menos durante ese periodo de su vida en comparación con los que no hicieron yoga (9.5 libras ó 4.3 kilos en comparación con 12.6 libras ó 5.7 kilos).

Kristal apuntó que no está seguro de cómo el yoga ayuda a promover la pérdida y mantenimiento del peso, particularmente dado que sólo el yoga vigoroso quemaría suficiente energía para cumplir con las directrices del American College of Sports Medicines para el control del peso. Sin embargo, especuló que el yoga podría ser indirectamente beneficioso al animar a hábitos más saludables de comida y ejercicio. Por ejemplo, ya que el yoga enseña conciencia del cuerpo y anima a la disciplina física, ayuda a una persona a saber cuándo está llena y promueve una sensación general de bienestar, afirmó.

La Dra. Janine Blackman, directora médica del Centro de Medicina Integral de la Universidad de Maryland, tiene otra teoría. La naturaleza "consciente" del yoga crea una respuesta más saludable al estrés, lo que a su vez previene la ingesta impulsada por el estrés y disminuye las hormonas del estrés.

"La madurez es una época muy ocupada de la vida", señaló. "Una mejor respuesta a ese estrés puede disminuir el cortisol y otras hormonas del estrés, lo que ayuda fisiológicamente. Si el cortisol está elevado, es más probable que se tenga resistencia a la insulina, lo que es central en la obesidad".

Cualquiera que sea la razón, tanto Blackman como Kristal concuerdan en que se necesita más investigación, particularmente para contrarrestar las limitaciones del estudio. Por ejemplo, las personas que participaron en este estudio no reportaron qué tipo de yoga practicaban, cosa que es importante, ya que la intensidad física del yoga varía con las técnicas específicas. La encuesta también fue autorreportada, confiando en las memorias de las personas y asumiendo que fueran honestas. Kristal espera que un estudio de observación futuro ayude a llenar esas brechas y que, eventualmente, se conduzca un ensayo aleatorio a gran escala.

Mientras tanto, Blackman, quien recomienda un yoga suave a sus pacientes, dijo que continuará haciéndolo.

"El yoga suave es una magnífica manera para llegar a una vida activa, especialmente dado que las personas con sobrepeso ya son menos propensas a hacer ejercicio porque les duele", apuntó. "Ahora hay otra razón para exhortar a hacer yoga, en términos de pérdida de peso, que es tan atractivo para las personas. Gracias a este estudio, tengo pruebas para apoyar mis historias personales".

Más información

Para más información sobre el yoga y otras técnicas naturales de curación, diríjase al National Center for Complementary and Alternative Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Alan R. Kristal, Dr.P.H., associate head, Cancer Prevention Research Program, Hutchinson Center, and professor, epidemiology, University of Washington, Seattle; Janine Blackman, M.D., Ph.D., medical director, University of Maryland Center for Integrative Medicine, Baltimore; July/August 2005 Alternative Therapies in Health and Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined