See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La soya falla como sustituto de la TRH en mujeres de mayor edad

No hay beneficio para los huesos, la cognición ni el colesterol para las mayores de 60

MARTES 6 de julio (HealthDayNews) -- Para desilusión de los millones de mujeres de mayor edad que buscan una alternativa segura a la terapia de reemplazo hormonal, el estudio más grande de su genero encuentra que la soya diaria no reduce la declinación posmenopáusica en la salud física y mental.

Aunque los fitoestrógenos que se encuentran naturalmente en la soya podrían ayudar a las mujeres más jóvenes durante la menopausia, "las mujeres mayores de sesenta no van a recibir necesariamente algún beneficio en cuanto a densidad ósea, reducción del colesterol o mejoramiento de la memoria", concluyó Johanna Lampe, bioquímica nutricionista del Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle y coautora del estudio.

|El estudio aparece en la edición del 7 de julio del Journal of the American Medical Association.

La reducción posmenopáusica en el estrógeno circulante aumenta los riesgos de varias afecciones relacionadas con la edad. Durante años, millones de mujeres estadounidenses combatieron los síntomas con la terapia de reemplazo hormonal (TRH).

Pero en julio de 2002, una parte de un estudio de gran tamaño conocido como la Women's Health Initiative fue suspendido prematuramente luego de que los investigadores encontraran que la TRH incrementaba los riesgos de cáncer de seno, enfermedad del corazón y apoplejía. Como la TRH estaba ahora en duda, las mujeres empezaron a buscar alternativas más sanas.

Ahí llega la soya, rica en compuestos naturales parecidos al estrógeno llamados isoflavinas.

"Se ha hecho muy popular", explicó Lampe. "Hubo una cantidad de pequeños estudios que mostraron los efectos potenciales de la soya sobre la densidad del hueso, uno de los factores de riesgo de la osteoporosis, así como efectos sobre los niveles de colesterol en hombres. Es así como muchas mujeres que buscan alternativas a la TRH están usando soya".

Pero, ¿será que la reciente popularidad de la soya supera a la realidad? Para determinarlo, Lampe y un equipo de investigadores dirigidos por la Dra. Sanne Kreijkamp-Kaspers del Centro Médico Universitario de Utrecht en los Países Bajos, le pidió a 202 mujeres holandesas mayores de 60 que consumieran o bien 25 gramos de proteína de soya o una mezcla lista para preparar leche de soya a diario durante un año.

Se le hizo un examen a las mujeres antes y después del estudio para determinar su densidad mineral ósea, sus niveles de colesterol y su agudeza mental.

Desafortunadamente, según Lampe, "la soya no tuvo ningún efecto sobre los niveles de colesterol, densidad mineral ósea ni sobre ninguna de las pruebas de agudeza mental practicadas".

Reconoce que los investigadores se mostraron "sorprendidos" por los resultados porque estudios más pequeños y menos rigurosos realizados en el pasado sugirieron algún beneficio para las mujeres posmenopáusicas.

Aún así, "en realidad no había habido ningún estudio de manera sistemática sobre mujeres de mayor edad", señaló Lampe. Todos los estudios anteriores citados con mayor frecuencia por la comunidad científica o por los medios "habían sido realizados en décadas anteriores [de la vida]", cuando las participantes en el estudio estaban entre los 45 y los 55.

"Puede haber sido un caso de generalización a un rango de edad mucho más amplio de lo que era apropiadamente necesario", dijo.

La soya podría ser beneficiosa para mujeres de menor edad que padecen los síntomas de la menopausia, especialmente la posibilidad de aliviar los calores y otros problemas. Pero para las mujeres mayores de 60, este alimento parece tener pocos beneficios, además de una nutrición saludable.

Entonces, ¿qué pueden hacer las mujeres de mayor edad que esperan poder combatir la osteoporosis, el colesterol alto y la pérdida de la memoria".

"Creo que se trata de algo que las mujeres deben hablar con sus médicos", recomendó Lampe. "Hay varios medicamentos que podrían ayudar y, por supuesto, los cambios en el estilo de vida. Cada mujer debe decidir cuáles de estas tres condiciones tiene mayor prioridad para ella y tomar su decisión según eso".

Más Información

Para saber más acerca de las hormonas y la menopausia, visite el National Institute on Aging.

Traducido por HispaniCare

FUENTES: Johanna Lampe, Ph.D., R.D., nutritional biochemist, Fred Hutchinson Cancer Research Center, Seattle; Thomas Clarkson, D.V.M, professor, comparative medicine, Wake Forest University, Winston-Salem, N.C.; July 7, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish