MARTES 15 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- El romance de los Estados Unidos con los complementos herbales, que ha durado una década, podría estar en declive, ya que las ventas de los herbales individualmente embotellados se niveló para 2002, según un nuevo estudio.

Sin embargo, los investigadores también anotaron que muchos multivitamínicos ahora incluyen algún tipo de remedio herbal como ingrediente, de manera que más consumidores que nunca podrían estar tomándolos, ya sea que lo sepan o no.

De acuerdo a investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, el consumo de medicamentos alternativos (particularmente los productos herbales) aumentó dramáticamente en los Estados Unidos durante los 90, de manera que para 2001 los estadounidenses gastaban $4.2 mil millones anualmente en hierbas y otros remedios botánicos.

Sin embargo, la demanda de los consumidores de hierbas podría finalmente estar disminuyendo, ya que el consumo se niveló en 2002.

"El uso de los productos herbales y naturales es común entre la población de los EE.UU., pero el crecimiento en el uso de productos herbales se ha hecho más lento"; apuntó el coautor David W. Kaufman, director asociado del Centro de Epidemiología Slone de la Universidad de Boston.

En su estudio, los investigadores usaron encuestas telefónicas para obtener datos de 8,470 consumidores, a quienes se preguntó sobre su uso de medicamentos con y sin receta además de complementos dietéticos en la semana anterior a la entrevista. Las encuestas se llevaron a cabo entre 1988 y 2002.

De 1998 a 1999, el equipo de Boston encontró que el 14.2 por ciento de los entrevistados tomaban algún tipo de complemento dietético. La cifra aumentó a 19.8 por ciento en 2001, pero luego disminuyó a 18.8 por ciento para 2002.

Si bien el uso de muchos complementos aumentó, el uso de Ginko biloba y Panax ginseng cayó durante el periodo, según los investigadores. Al mismo tiempo, la adición de hierbas como la luteína a los multivitamínicos aumentó de 1999 a 2002. La luteína es un antioxidante que algunos consideran podría proteger contra la degeneración macular relacionada a la edad, una importante causa de pérdida de la visión entre las personas mayores.

"Nuestras observaciones sobre el uso de la luteína fueron inesperadas", anotaron los autores. Además, los investigadores encontraron que el antioxidante licopeno también fue añadido a los multivitamínicos en 2003, en base a estudios que sugerían que podría ayudar a prevenir el cáncer.

Kaufman especula que los compuestos herbales individuales podrían entrar y pasar de moda, tal vez porque no proveen exactamente el efecto que las personas esperan. "Los medicamentos herbales son elegidos por los usuarios individuales, no recetados por los médicos, por lo que podrían ser más susceptibles a los aumentos y descensos de la popularidad. Y en varios de estos productos, la efectividad no ha sido realmente comprobada", apuntó.

Los pacientes deben siempre informar a sus médicos sobre cualquier medicamento herbal que tomen porque "éstos también son medicamentos", resaltó Kaufman.

"Los médicos deben vigilar qué toman los pacientes más allá de los medicamentos tradicionales", añadió. "Y es importante que los médicos sepan que sus pacientes están ingiriendo herbales en sus multivitamínicos, debido a la potencial interacción de los medicamentos herbales con los otros medicamentos".

Dos tendencias poderosas e históricamente incompatibles podrían estar influenciando el uso de las terapias medicamentosas en los años recientes, afirmó el Dr. David L. Katz, un profesor clínico asociado de salud pública y director del Centro de Investigación sobre la Prevención en la Facultad Médica de la Universidad de Yale. "Una es el énfasis en aumento que los proveedores y los pagadores colocan sobre las pruebas científicas, y la otra es la prima creciente que los pacientes colocan sobre las terapias 'naturales'", señaló.

Estas tendencias han sido incompatibles porque la base de evidencia de muchos de estos tratamientos naturales, tales como las hierbas y los nutracéuticos (productos alimentarios que se consideran luchan contra la enfermedad), queda por detrás de la de los farmacéuticos convencionales, apuntó Katz. "El interés de los pacientes por los remedios naturales ha sido rivalizado por la reticencia de los médicos", explicó.

Sin embargo, Katz considera que estas tendencias podrían estar finalmente convergiendo. "Tal vez una población de pacientes mejor informados está manteniendo un interés en las terapias naturales, pero acercándose a éstas de una manera un poco más cauta. Tal vez las tendencias están siendo influenciadas por el volumen creciente de información en la Internet", especuló.

"Cualquiera que sea la razón, un límite en el uso de los complementos herbales es probablemente algo positivo", afirmó Katz. "Al igual que sus contrapartes nacidas en tubos de ensayo, los remedios de origen natural pueden ayudar, dañar o no hacer nada. Ciertamente, no se puede asumir que algo es seguro simplemente porque es un producto natural".

Más información

Los National Institutes of Health pueden darle más información sobre los complementos dietéticos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ