See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Terapia de estrógeno más testosterona aumenta el riesgo de cáncer de mama

Y los investigadores apuntan que las alternativas a la TRH dependen del efecto placebo

LUNES 24 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Las mujeres que toman las hormonas estrógeno y testosterona de manera conjunta para tratar los síntomas de la menopausia parecen tener un mayor riesgo de cáncer de mama, informan investigadores.

El hallazgo aparece en la edición del 24 de julio de Archives of Internal Medicine.

Otro informe en la misma publicación encuentra que las terapias alternativas a la terapia de reemplazo hormonal (TRH) no parecen funcionar.

En el primer informe, Rulla M. Tamimi, del Hospital Brigham and Women's de Boston y de la Facultad de Medicina de Harvard, y sus colegas, recolectaron datos sobre 121,700 mujeres que tomaron parte del Nurses' Health Study. Los investigadores evaluaron los efectos a largo plazo de la terapia de estrógeno más testosterona.

"El estrógeno más testosterona aumenta el riesgo de cáncer de mama", afirmó Tamimi. "Hay que realizar otros estudios para apoyar estos hallazgos, pero sí parece haber un aumento en el riesgo, y las mujeres y sus médicos deben sopesar los riesgos y los beneficios de la terapia de estrógeno más testosterona antes de iniciarla", apuntó.

Hay algo de evidencia de que muchos de los síntomas de la menopausia, entre ellos una disminución en el deseo sexual, cambios de estado de ánimo y peor calidad de vida, como sofocos, sudores nocturnos, resequedad vaginal y problemas de sueño, se relacionan a este declive en la testosterona, anotaron los autores. Ensayos clínicos previos habían demostrado que la testosterona combinada con el estrógeno podría reducir estos síntomas y promover la salud ósea.

El aumento en el riesgo de cáncer de mama asociado con la testosterona podría deberse a que las enzimas del tejido de los senos convierten la testosterona en estradiol, una hormona parecida al estrógeno que podría contribuir al desarrollo del cáncer de mama, afirmaron los autores. Los niveles más altos de testosterona por sí mismos se han relacionado también a un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas.

Actualmente, en los Estados Unidos hay una sola terapia de estrógeno más testosterona disponible, pero se espera que tales tratamientos aumenten en los próximos años, según el informe.

Durante el seguimiento de 24 años del estudio, hubo 4,610 casos de cáncer de mama. Las 29 mujeres que tomaban estrógeno más testosterona tenían un riesgo 77 por ciento más alto de desarrollar cáncer de mama que las que nunca usaron terapia hormonal, informaron los investigadores.

El riesgo asociado a esta terapia combinada fue más alto que el riesgo asociado con la terapia de estrógeno (15 por ciento) y la terapia de estrógeno más progestina (58 por ciento), apuntó Tamimi.

Al evaluar sólo a las mujeres que habían pasado por la menopausia de forma natural en vez de aquellas que se habían sometido a una histerectomía, el grupo de Tamimi encontró que las 17 mujeres que tomaron estrógeno más testosterona tenían 2.5 veces el riesgo de cáncer de mama en comparación con las que nunca habían usado hormonas.

Un experto opina que, en la mayoría de casos, no se debería recetar testosterona a las mujeres.

"Siempre hemos tenido cuidado al recetar testosterona a las mujeres, en base a riesgos conocidos", afirmó el Dr. Hugh Taylor, profesor asociado de obstetricia y ginecología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. Añadió que la testosterona no parece ofrecer un beneficio mucho más allá que un efecto placebo.

"Siempre hemos titubeado para usarla, y esto refuerza esa actitud", aseguró Taylor. "La razón normal por la que las mujeres solicitan testosterona es una disminución en la libido. Pero para la mayoría de mujeres, la libido disminuida no se debe a un descenso de la testosterona. Se debe a miles de problemas distintos".

Las inquietudes sobre la terapia de reemplazo hormonal surgieron por primera vez en 2002 en el Women's Health Initiative, un histórico estudio en el que participaron 27,000 personas y que hizo que muchas mujeres descontinuaran el uso de la terapia hormonal.

En el segundo estudio en la publicación, los investigadores que revisaron 70 estudios previos de terapias alternativas y complementarias para los síntomas relacionados a la menopausia encontraron que no había suficiente evidencia de que estas terapias aliviaran dichos síntomas.

"Hay un efecto placebo significativo en casi cualquier cosa que se usa para la gestión de la menopausia", afirmó la líder del estudio, la Dra. Anne Nedrow, del Centro de Práctica Basada en la Evidencia de Oregón y la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón. "Hay poca evidencia de que de los millones y millones de dólares gastados en terapias alternativas realmente funcione en algo.

El grupo de Nedrow evaluó 48 estudios que examinaban vitaminas, proteínas, dietas completas u otros tratamientos basados en la biología; nueve estudios que se enfocaron en terapias de cuerpo y mente como la meditación y la imaginería guiada; un estudio de manipulación osteopática, una terapia basada en el cuerpo; dos que evaluaron la reflexología y la terapia magnética, tratamientos basados en la energía; y 10 que evaluaron sistemas médicos completos, como la medicina china tradicional o la medicina Ayurvédica, una terapia tradicional de la India.

Nedrow afirmó que el estudio encontró que en realidad no hay una buena opción alternativa o complementaria para las mujeres que pasan por la menopausia. "Las mujeres realmente sintomáticas tal vez necesiten reconsiderar el estrógeno", aseguró. "O tal vez quieran tomar ventaja del efecto placebo, que ha mostrado una reducción del 50 por ciento en los síntomas en 12 semanas", añadió.

Nedrow afirmó que no piensa que haya ningún daño en usar las terapias alternativas. Recomendó complementos de cohosh negro o de soya, con la comprensión de que la mayor parte del efecto sería de placebo.

Una experta estuvo de acuerdo en que el beneficio de la terapia alternativa para aliviar los síntomas menopáusicos se debe grandemente a un efecto placebo.

"Actualmente, el mejor medicamento para eliminar los síntomas menopáusicos es el estrógeno", afirmó la Dra. Jennifer Wu, obstetra y ginecóloga del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Pero añadió que "los riesgos asociados hacen que no sea muy deseable".

Más información

Para más información sobre la menopausia, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Rulla M. Tamimi, Sc.D., Brigham and Women's Hospital and Harvard Medical School, Boston; Anne Nedrow, M.D., Oregon Evidence-based Practice Center and Oregon Health and Science University, Portland; Jennifer Wu, M.D., obstetrician/gynecologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Hugh Taylor, M.D., associate professor of obstetrics and gynecology, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; July 24, 2006, Archives of Internal Medicne
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.