See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

TRH y antioxidantes no son buenos para el corazón

De hecho, los tratamientos pueden ser perjudiciales

Martes, 19 de noviembre (HealthDayNews) -- Las mujeres posmenopáusicas con condiciones coronarias no derivan beneficio alguno de tomar la terapia hormonal o las vitaminas antioxidantes, bien sea por sí solas o en combinación.

De hecho, no sólo no tuvieron beneficios cardiovasculares, sino que las terapias pueden haber causado daño, según un estudio que aparece en la "Journal of the American Medical Association" de mañana.

"Todavía existen muchas mujeres quienes todavía utilizan estos tratamientos con expectativa de que esto ayudará su corazón y les sugerimos que esto no va a pasar", indicó el autor del estudio David D. Waters, jefe de cardiología en el San Francisco General Hospital y un profesor de medicina en la Universidad de California en San Francisco.

La doctora Nieca Goldberg, jefa del Programa Cardiaco de la Mujer en Lenox Hill Hospital en la ciudad de Nueva York y portavoz para la Asociación Americana del Corazón, añadió: "esto dispersa el mito de que el tratamiento de reemplazo hormonal (TRH) es una píldora mágica".

Waters apuntó que el estudio involucró un grupo reducido de mujeres y un grupo igualmente reducido de medicamentos. Esto no implica que la terapia hormonal no ayude a algunas mujeres, tales como las que batallan contra los síntomas de la menopausia.

"El estudio se realizó en mujeres posmenopáusicas con enfermedades coronarias y esto no significa necesariamente que los resultados son aplicables a otras poblaciones", sostuvo Waters. "No sólo no podemos extrapolar a otras poblaciones, no es algo que necesariamente podamos extrapolar a otras medicinas en la misma familia".

Aunque la TRH y las vitaminas antioxidantes son frecuentemente utilizadas para tratar el progreso de enfermedades coronarias en mujeres posmenopáusicas, tampoco existen datos contundentes que endosen dichos tratamientos, según el artículo.

La terapia hormonal fue criticada el pasado verano cuando parte de la Iniciativa de Salud de la Mujer, un extenso estudio en varios lugares que evaluaba la prevención para mujeres posmenopáusicas, fue cancelado luego de que algunas mujeres que se trataban con TRH exhibieron un riesgo elevado de enfermedades cardiovasculares, derrames y cáncer de seno.

Este y otros estudios han pintado un cuadro confuso de si las mujeres deben, o cuándo deben, utilizar la TRH.

Este más reciente estudio, el Estudio Angiográfico de Vitamina y Estrógeno de las Mujeres (WAVE, por sus siglas en inglés), evaluaron 423 mujeres posmenopáusicas quienes tenían estrechamiento o constricción de una arteria.

Se asignó a los pacientes al azar a uno de cuatro grupos: Un grupo recibió TRH además de un placebo de vitaminas antioxidantes; otro grupo recibió dosis relativamente altas de las vitaminas antioxidantes E y C además de un placebo en lugar de la TRH; el tercer grupo recibió un placebo doble; y el cuarto grupo recibió la TRH y las vitaminas antioxidantes.

Al finalizar el estudio de tres años, los angiogramas revelaron que las condiciones coronarias habían empeorado en mujeres que tomaban las vitaminas, la TRH o la combinación.

En adición , 14 pacientes en los grupos de TRH habían muerto versus ocho quienes recibieron un placebo. En los grupos de las vitaminas, 16 mujeres habían muerto, versus seis quienes recibieron el placebo.

Lo que es más, 26 mujeres que recibían la TRH murieron o experimentaron un ataque cardiaco no fatal o derrames, versus 15 en el grupo de placebos. Y 26 en el grupo de las vitaminas habían muerto, experimentado un ataque cardiaco no fatal o derrames, versus 18 en los grupos de placebos.

Ningún tratamiento proveyó beneficio alguno y ambos "tenían una tendencia hacía los efectos negativos", indicó Waters.

"Los resultados son decepcionantes y el tratamiento de reemplazo hormonal y las vitaminas antioxidantes no tienen los beneficios que esperábamos que tuvieran", expresó Waters.

"Pero la buena noticia", añadió, "es que muchos otros tratamientos que realmente trabajan para prevenir la cardiopatía en mujeres y hombres, tal como controlar el colesterol, la dieta y el ejercicio. No es como si no existieran alternativas".

Para las mujeres posmenopáusicas quienes no tienen enfermedades coronarias, la terapia hormonal puede todavía ser una opción para problemas tales como sudor nocturno y sequedad vaginal.

"Para las mujeres quienes tienen importantes síntomas perimenopausicos. Todavía puede valer la pena que se sometan a la TRH por dos o cuatro años para controlar los síntomas", indicó Waters. "Pero usar la TRH con la expectativa de beneficio cardiovascular no va a funcionar ni en la prevención primaria ni el la secundaria".

Diferentes formas de estrógeno y progesterona puede que no reflejen los mismos resultados. Puede que no todas las terapias hormonales sean iguales, indicó Goldberg.

"Este es un buen momento para sentarse y reflexionar sobre toda la evidencia que hemos tenido desde julio sobre la TRH y la cardiopatía", añadió.

Qué hacer

Para más sobre la terapia hormonal, incluyendo las actualizaciones más recientes, visita la Biblioteca Nacional de Medicina o el Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre.

Fuentes: David D. Waters, M.D., jefe, cardiología, San Francisco General Hospital, y profesor, medicina, Universidad de California, San Francisco; Nieca Goldberg, M.D., jefa, Programa Cardiaco de la Mujer, Lenox Hill Hospital, ciudad de Nueva York, portavoz, Asociación Americana del Corazón y autor, "Women Are Not Small Men"; 20 de noviembre de 2002, "Journal of the American Medical Association"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined