La vacuna contra la COVID en el embarazo no aumenta las probabilidades de nacimiento prematuro

newborn with pacifier
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 5 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Hace meses que los expertos señalan que ponerse una vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo es seguro.

Ahora, un nuevo estudio amplía las evidencias que respaldan a este consejo.

"Vacunarse contra la COVID-19 es importante para prevenir una enfermedad grave en las personas embarazadas", señaló la autora del estudio, la Dra. Heather Lipkind, profesora asociada de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

"Con las crecientes tasas de COVID-19 en nuestra comunidad, animamos a las personas embarazadas a vacunarse", enfatizó en un comunicado de prensa de la Yale.

En el nuevo estudio, el equipo de Lipkind utilizó datos de ocho organizaciones de atención de la salud que participan en Vaccine Safety Datalink, un proyecto establecido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. para monitorizar la seguridad de las vacunas. Los investigadores observaron a más de 46,000 mujeres embarazadas.

Esto incluyó a 10,064 individuos, o casi un 22 por ciento, que habían recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19 durante el embarazo.

Más de un 98 por ciento de las mujeres que recibieron las vacunas lo hicieron durante el segundo o el tercer trimestres del embarazo. Alrededor de un 1.7 por ciento recibieron sus vacunas en el primer trimestre. Una mayoría se vacunaron con las vacunas desarrolladas por Pfizer o Moderna.

Los investigadores encontraron que las vacunas contra la COVID-19 durante el embarazo no se asociaron con el nacimiento prematuro ni con bebés pequeños para su edad gestacional, cuando se comparó a las mujeres embarazadas vacunadas y sin vacunar.

El nacimiento prematuro, en que los bebés nacen antes de las 37 semanas, y ser pequeño para la edad gestacional, se han asociado con un riesgo más alto de muerte y discapacidad infantiles.

El trimestre en que se recibió la vacuna y el número de dosis de vacuna contra la COVID-19 tampoco se asociaron con un aumento en el riesgo de nacimiento prematuro o de que el bebé fuera demasiado pequeño para su edad gestacional, encontró el estudio.

A pesar de la recomendación de vacunarse, tan solo un 31 por ciento de las mujeres embarazadas habían recibido la vacuna hasta septiembre. Hasta ahora, la investigación ha mostrado que sus preocupaciones más comunes han sido una falta de información sobre la seguridad de las vacunas contra la COVID-19 en el embarazo y el daño potencial para el feto.

Por otro lado, se considera que las mujeres embarazadas son un grupo de alto riesgo en términos del impacto de la COVID-19. Tienen un mayor riesgo de una enfermedad grave y muerte, y es más probable que requieran admisión a la unidad de cuidados intensivos, ventilación invasiva y oxigenación sanguínea asistida por máquina.

Los hallazgos se reportaron en la edición del 4 de enero de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report. Tanto los CDC como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomiendan la vacuna contra la COVID-19 para las mujeres embarazadas, que intentan quedar embarazadas, o que podrían quedar embarazadas en un futuro.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19 durante el embarazo o la lactancia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Yale University, news release, Jan. 4, 2022

Consumer News in Spanish