Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

¿Cómo afrontan las personas la pérdida del olfato y el gusto tras la COVID?

¿Cómo afrontan las personas la pérdida del olfato y el gusto tras la COVID?
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 27 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Las personas que han perdido la capacidad de oler y saborear debido a la COVID-19 se enfrentan a dificultades significativas, pero pueden encontrar formas de afrontar su situación, muestra un estudio reciente.

Uno de los efectos secundarios más comunes de la COVID-19 es la pérdida del sentido del olfato, lo que afectan gravemente al sentido del gusto. Esto puede conducir a ansiedad, depresión y una reducción en la calidad de vida.

En este estudio, cinco mujeres fueron entrevistadas sobre cómo se vieron afectadas por la pérdida del olfato y el gusto debido a la COVID-19.

Estas son algunas de sus respuestas:

  • "Puedo obligarme a comer, pero no lo disfruto como antes".
  • "Es incomodísimo y molesto. Como dije, de verdad disfruto de la comida. Me encantaba y disfrutaba el sabor de la comida, y ya no puedo en realidad decir que lo disfrute o que me encante la comida".
  • "También es algo emocional, porque como dije, cocino para mis hijos. Tengo cinco hijos, dos nietos y cocino mucho. Pero ahora ya ni quiero cocinar. Cocino de forma distinta porque no puedo oler ni saborear mi comida".

Estas respuesta revelan el precio emocional de la pérdida del olfato y el gusto de las participantes, señaló la autora del estudio, la Dra. Katie Phillips, profesora asistente del departamento de otorrinolaringología, cirugía de cabeza y cuello del Colegio de Medicina de la Universidad de Cincinnati.

Un "componente importante de todo este tema es el impacto real en la salud mental que tiene en los pacientes cuando no pueden saborear y oler", apuntó en un comunicado de prensa de la universidad. "Pienso que simplemente informar a las personas de que hay un impacto en la salud mental, y reconocerlo, de forma que deben obtener ayuda y tratamiento si tienen dificultades, y que están dentro de la norma de las personas que se afrontan a esta situación".

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista International Forum of Allergy & Rhinology.

Phillips también dijo que las participantes del estudio encontraron formas creativas de afrontar la pérdida del olfato y el gusto.

"Que la comida estuviera crujiente fue una de esas cosas que las personas mencionaron, junto con la textura, y en varias entrevistas también salieron a colación la temperatura y la carbonatación", apuntó Phillips.

"Parece que a las pacientes que entrevistamos les gustaban las cosas frías. Les gustaban las bebidas carbonatadas, y les gustaba la textura. Y algunas de las texturas eran distintas. A algunas personas les gustaban mucho las cosas suaves, a otras las cosas crujientes, y así por el estilo. Parece que la textura era un componente de verdad importante", explicó.

Por ejemplo, las fresas estaban entre los alimentos que las mujeres comían, porque podían percibir la textura de la fruta.

Otras estrategias incluían ir a una tienda de velas o a una cafetería, para experimentar olores fuertes.

"Creo que la clave es obtener el conocimiento", planteó Phillips. "Es algo que le repito a mis pacientes. Es más importante cómo las personas en esa situación pueden compensar. No creo que se trate de un mecanismo de tratamiento para la pérdida del gusto y el olfato. Cómo afrontan esa pérdida es más importante".

Más información

Weill Cornell Medicine-Qatar ofrece más información sobre la COVID-19 y la pérdida del olfato.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Cincinnati, news release, Oct. 25, 2021

Consumer News in Spanish