Apenas la mitad de los residentes de hogares de ancianos de EE. UU. han recibido refuerzos, según los CDC

nursing home
Adobe Stock

MARTES, 14 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Mientras los casos de COVID-19 se disparan en todo el país, apenas alrededor de la mitad de los residentes de hogares de ancianos que se han vacunado del todo han recibido una dosis de refuerzo de las vacunas, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La investigación muestra que la efectividad de las vacunas contra la COVID-19 podría reducirse con el tiempo, en particular en las personas de a partir de 65 años, y unos estudios iniciales sugieren que las personas vacunadas necesitan refuerzos para mantener una protección adecuada contra la variante ómicron.

El 24 de septiembre, los CDC recomendaron que todos los adultos mayores y residentes de centros de cuidados a largo plazo elegibles recibieran una dosis de refuerzo de una vacuna contra la COVID-19. Pero a finales de octubre solo alrededor de una cuarta parte de los residentes de hogares de ancianos vacunados del todo habían recibido un refuerzo, y la tasa es ahora de un 51 por ciento, aunque un 80 por ciento son elegibles para un refuerzo, muestran los datos de los CDC.

Según los datos más recientes de los CDC, un 87 por ciento de los residentes de hogares de ancianos de EE. UU. están ahora vacunados del todo, en comparación con un 60 por ciento de la población general.

En un momento anterior de la pandemia de COVID-19, el gobierno federal trabajó con grandes cadenas farmacéuticas para llevar las vacunas a los residentes de los hogares de ancianos de todo el país, pero no se ha implementado un programa similar para los refuerzos.

"Pienso que cada hogar de ancianos está resolviéndolo por su cuenta", declaró a CNN Brian McGarry, un profesor asistente del Departamento de Medicina de la Universidad de Rochester, cuya investigación se enfoca en el envejecimiento. "He escuchado anécdotas de algunos hogares de ancianos de que, como en muchos aspectos de la economía y la atención de la salud, hay una escasez de farmacéuticos. Están intentando prestar servicios al público general, y no cuentan con el personal para enviar a personas a los hogares de ancianos para administrar una clínica interna".

Por su parte, Sara Roszak, vicepresidenta de estrategias de salud y bienestar de la Asociación Nacional de Cadenas de Farmacias (National Association of Chain Drug Stores), comentó que el enfoque ha cambiado a que los estadounidenses acudan a las farmacias locales para recibir sus vacunas. Pero añadió que hay "flexibilidad", así que los hogares de ancianos pueden pedir ayuda a las farmacias si desean vacunar a los residentes, reportó CNN.

Unas tasas relativamente bajas de vacunación entre el personal de los hogares de ancianos complica el problema. Según CNN, en algunos estados menos de dos tercios de los miembros del personal están vacunados del todo.

"Es muy alarmante que haya personal sin vacunar. El trabajo es muy íntimo, muy cercano y personal, e incluso con un buen EPP hay un alto riesgo de exposición", declaró McGarry a CNN. "Las vacunas sí parecen plantear una diferencia".

"Administrar las primeras dosis al personal sin vacunar debe ser una prioridad, y justo después debe priorizarse ponerles los refuerzos a todas las personas elegibles", enfatizó McGarry.

Más información

Averigüe más sobre cómo ponerse la dosis de refuerzo de una vacuna contra la COVID en vaccines.gov.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: U.S. Centers for Disease Control and Prevention; CNN

Consumer News in Spanish