Convertir hoteles en habitaciones para las personas sin hogar frenó la propagación de la COVID

homeless
Adobe Stock


MIÉRCOLES, 15 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Una estrategia de distanciamiento social de verdad funcionó en los primeros días de la pandemia: una nueva investigación muestra que proveer habitaciones de hotel a las personas sin hogar con un riesgo alto de una COVID-19 grave redujo de forma significativa sus probabilidades de infección.

A principios de abril de 2020, la ciudad de Chicago puso 200 habitaciones de un hotel a disposición de personas sin hogar que estaban en refugios, que se consideraba que estaban en un riesgo alto porque: tenían al menos 60 años; tenían al menos 55 años y cualquier afección de salud subyacente; o tenían menos de 55 años, pero sufrían de VIH/SIDA o cualquier otra afección de la salud que se sabe que aumenta de forma sustancial el riesgo de COVID-19.

Los participantes también recibieron unos amplios servicios de salud y respaldo social, y podían quedarse todo el tiempo que quisieran durante los cinco meses en que las habitaciones estuvieron disponibles.

"Observamos que las personas en esta intervención fueron 2.5 veces menos propensas a contraer el virus, en comparación con las tasas de las personas que experimentan la falta de hogar en los refugios de toda la ciudad", aseguró la coautora del estudio, la Dra. Elizabeth Tung, profesora asistente de medicina de University of Chigago Medicine.

"Muestra que la intervención básica de sacar a las personas de los ambientes grupales funcionó para reducir las tasas de COVID-19. Pero la otra conclusión de esto es que hubo una oportunidad para hacer un piloto de un modelo de estabilización temporal de la vivienda en personas con afecciones de salud de alto riesgo. Observamos unas mejoras dramáticas en el control de la hipertensión y de la diabetes, y una estabilización de los trastornos de salud mental y de uso de sustancias. Más de la mitad de estos pacientes pasaron luego a una vivienda más permanente", señaló Tung en un comunicado de prensa de la universidad.

"Todo esto tiene implicaciones de salud pública. Cuando se piensa en todo el tiempo y el dinero que se gasta cada vez que alguien acaba en emergencias porque está sin techo y no puede atender sus necesidades médicas... es más caro, es peor para el paciente, y se acaba con unos resultados terribles. Estos datos nos muestran que un método de vivienda médica podría ayudar", concluyó Tung.

El estudio se publicó en la edición en línea del 13 de diciembre de la revista JAMA Network Open.

El Dr. Thomas Huggett, coautor del estudio, dijo que "la vivienda es atención de la salud, y un problema de igualdad racial". Huggett es médico de familia en el Centro de Salud Cristiano Lawndale, en Chicago.

"Cuando proveemos vivienda, la salud de las personas mejora. Hay menos hospitalizaciones, menos visitas a la sala de emergencias, y la esperanza de vida aumenta", explicó Huggett. "Esta intervención es parte de esto, de proveer a las personas no solo una vivienda, sino también el respaldo envolvente que necesitan, tanto médica como socialmente".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las personas sin hogar y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: University of Chicago Medical Center, news release, Dec. 13, 2021

Consumer News in Spanish