La ómicron podría ayudar a proteger de la delta, sugiere una nueva investigación

omicron
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 29 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Los investigadores siguen intentando averiguar qué sucederá con la propagación simultánea de las variantes delta y ómicron de la COVID-19.

Ahora, unos nuevos datos basados en laboratorio sugieren que la variante más reciente, la ómicron, podría tener un punto positivo: podría ayudar a las personas que la contraen a defenderse de la variante anterior, la delta.

Unos científicos de Sudáfrica encontraron que las personas que se habían recuperado de una infección con la ómicron produjeron anticuerpos que las protegía contra la delta. Pero no pareció suceder lo contrario.

Como la ómicron parece producir una enfermedad menos grave que la delta, su efecto general podría al final tener un lado positivo, señalaron los científicos. Aunque se prevé que la variante ómicron estrese a los sistemas de atención de la salud y a las economías, debido a la extrema rapidez de su propagación, a más largo plazo (si continúa dominando) podría haber menos hospitalizaciones y muertes que si la delta continuara liderando.

"Es probable que la ómicron elimine a la delta", declaró al New York Times el autor del estudio, Alex Sigal, virólogo del Instituto de Investigación de Salud de África, en Durban, Sudáfrica. "Quizá la eliminación de la delta en realidad sea algo bueno, y estemos observando algo con lo que sea más fácil vivir y que será menos perturbador que las variantes anteriores".

El estudio se publicó el lunes en el sitio web del instituto. Todavía no ha sido publicado en una revista y por tanto aún tiene que someterse a la revisión de los profesionales, reportó el periódico.

La variante delta se hizo prominente el verano pasado, con unas mutaciones que hacían que se propagara de forma más fácil que las variantes anteriores. También tenía una capacidad moderada de evadir los anticuerpos del sistema inmunitario, incluso los producidos por las vacunas.

Los expertos creen que la ómicron surgió en noviembre. Se propaga incluso más rápidamente que la delta, y puede infectar a personas que han experimentado una infección anterior con la COVID o que se han vacunado, aunque tiende a provocar una enfermedad más leve. Los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. estiman que un 59 por ciento de los casos actuales de COVID-19 de EE. UU. son provocados por la variante ómicron.

Estudios anteriores, que utilizaron sangre de personas que se habían vacunado o que se habían recuperado de la COVID-19, confirmaron que los anticuerpos derivados de una infección anterior con la delta ofrecían poca protección contra la ómicron.

Pero Sigal cree que cuando las personas contraigan la ómicron, podrían obtener cierta inmunidad contra esa variante y también contra la delta.

Si es así, la delta tendrá de forma gradual menos personas a las que pueda infectar con éxito, permitiendo que ómicron le gane la competencia. Aunque los científicos no están seguros de por qué la ómicron podría proveer protección contra la variante delta, es posible que la ómicron también haga lo mismo respecto a otras variantes.

El estudio incluyó sangre que se extrajo a apenas 13 voluntarios, pero unos científicos independientes afirmaron que era sólido, según el Times. Entre los voluntarios hubo una mezcla de personas vacunadas y sin vacunar, y el grupo de Sigal evaluó la actividad de las variantes delta y ómicron en las muestras de sangre.

Dos expertos que hablaron con el periódico dijeron que los hallazgos sudafricanos son coherentes con los patrones actuales de propagación del SARS-CoV-2 que se están observando en Inglaterra y Connecticut.

"La ómicron llega y crece con rapidez, y la variante delta entra en declive", dijo Carl Pearson, un epidemiólogo británico de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, "estamos observando un aumento exponencial de la ómicron mientras los casos de delta se reducen", añadió Nathan Grubaugh, epidemiólogo de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale. "Esto me sugiere que la ómicron está superando a la delta en los individuos susceptibles, lo que los deja menos susceptible a la delta posteriormente, y reduce los casos de delta".

También es posible que la ómicron estimulara la inmunidad existente por una infección anterior o la vacunación de los voluntarios, plantearon los expertos. No se sabe del todo qué podría hacer en las personas que no se han vacunado.

Por supuesto, el potencial de ómicron de dominar a la delta no significa que en el futuro no surjan variantes que puedan evadir la inmunidad.

Todavía hay muchos factores desconocidos. En declaraciones al Times, Pearson ofreció tres sugerencias sobre lo que podría suceder con el nuevo coronavirus de ahora en adelante.

Cada año podría haber una nueva variante de temporada, similar a lo que sucede con la gripe, señaló. O podrían coexistir distintas variantes, que evadan a distintos anticuerpos, algo similar a lo que pasa ahora con la fiebre del Dengue: las personas enferman cada pocos años por una variante. O, en el mejor de los casos, una variante podría dominar y hacer que el virus sea mucho más fácil de gestionar, aunque Pearson cree que esto es lo menos probable.

"Apuesto que podríamos descartar que siga una tendencia a una situación en que se fije en una sola variante que inmunice a largo plazo y que se convierta en una infección infantil, como el sarampión", añadió. "Pero de cualquier forma es posible".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: New York Times

Consumer News in Spanish