La mayoría de los adultos vacunados planifican ponerse los refuerzos, según una encuesta

vaccination vaccine
Adobe Stock

VIERNES, 3 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La mayoría de los adultos estadounidenses vacunados tienen toda la intención de ponerse las dosis de refuerzo, encuentra una encuesta reciente.

Apenas alrededor de uno de cada cinco dicen que no se la pondrán, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation (KFF) administrada a 1,820 adultos de EE. UU. entre el 8 y el 22 de noviembre. Alrededor de un 23 por ciento de los adultos vacunados ya han recibido un refuerzo en Estados Unidos, un aumento marcado respecto a un 10 por ciento en octubre.

Además de casi la cuarta parte que ya han recibido los refuerzos, un 37 por ciento de los adultos vacunados afirmaron que sin duda se lo pondrán, y un 19 por ciento dijeron que es probable que se lo pongan. Alrededor de un 10 por ciento dicen que es probable que no se pongan uno, y un 8 por ciento afirman que sin duda no se lo van a poner, encontró la encuesta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. publicaron nuevas directrices poco después de que se realizara la encuesta, en que animaban a todos los adultos a ponerse las dosis de refuerzo.

Si todo el mundo que espera ponerse una dosis de refuerzo en este momento lo hace, un 53 por ciento de todos los adultos recibirían un refuerzo, según el informe de la KFF. Pero la amenaza potencial de la variante ómicron podría hacer que más personas se pongan los refuerzos, anotó la KFF en un comunicado de prensa.

La política importa

La política tuvo un rol en la aceptación de los refuerzos: un 32 por ciento de los demócratas dijeron que habían recibido un refuerzo, en comparación con un 21 por ciento de los independientes y un 18 por ciento de los republicanos. Alrededor de un 31 por ciento de los republicanos por lo demás vacunados del todo afirman que sin duda o probablemente no se pondrán una dosis de refuerzo.

La encuesta de la KFF también preguntó a los participantes sobre su opinión respecto al estado de las vacunaciones, las órdenes de obligatoriedad de las vacunas en los lugares de trabajo, y el impacto en la salud mental y la economía.

Alrededor de un tercio de los trabajadores cuyas empresas tenían al menos 100 empleados dijeron que hay un requisito de vacunación. La administración de Biden ha requerido las vacunas en esos lugares de trabajo, pero un tribunal de apelaciones federal suspendió la política por ahora.

Alrededor de un 36 por ciento de estos trabajadores afirman que ya tienen un requisito de vacunación, y un 17 por ciento señalaron que desean que sus empresas requieran las vacunas. Poco menos de un 41 por ciento no tienen este requerimiento, ni lo desean, según el informe.

Alrededor de un 11 por ciento de los empleados en unas firmas más pequeñas dijeron que tienen un requerimiento de vacunación, y un 20 por ciento reportaron que lo querían.

En general, más o menos un 52 por ciento de los trabajadores dijeron que respaldan que el gobierno federal haga que las vacunas o las pruebas semanales sean obligatorias, mientras que un 45 por ciento se oponían.

La encuesta también encontró a un público menos optimista y más frustrado que en enero, incluso antes de las noticias recientes sobre la variante ómicron.

Alrededor de un 58 por ciento dijeron que se sentían frustrados por el estado de las vacunaciones, en comparación con un 50 por ciento en enero. Más o menos un 48 por ciento expresaron optimismo, frente a un 66 por ciento en enero.

Los participantes se mostraron divididos respecto a cómo pensaban que el Presidente Joe Biden está gestionando la pandemia: un 44 por ciento expresó aprobación, y un 48 por ciento expresó desaprobación. Esto también tuvo que ver con la afiliación política: más o menos un 83 por ciento de los demócratas mostraron aprobación, y un 88 por ciento de los republicanos mostraron desaprobación.

El estrés de la pandemia

Aunque los vacunados quizá quieran refuerzos, los no vacunados no parecen estar aumentando su tasa de vacunación, de acuerdo con el informe.

Entre las mujeres que están embarazadas o que planifican quedar embarazadas, alrededor de un 64 por ciento habían recibido una vacuna, en comparación con un 73 por ciento de las mujeres con una edad similar. El informe anotó que esto podría reflejar las preocupaciones sobre los efectos de la vacuna en el embarazo, porque apenas un 39 por ciento de las mujeres que están embarazadas o que están planificando un embarazo sienten confianza en que las vacunas son seguras para las personas embarazadas.

La encuesta también encontró que un 53 por ciento de los adultos dijeron que la pandemia había afectado su salud mental de forma negativa, entre ellos un 21 por ciento que afirmaron que había tenido un importante impacto negativo.

Más o menos un 43 por ciento dijeron que la pandemia había dificultado que pudieran permitirse las necesidades básicas, como la vivienda, los servicios públicos y la comida, entre ellos un 56 por ciento de los que tenían unos ingresos familiares anuales por debajo de los 40,000 dólares, un 56 por ciento de los adultos negros y un 52 por ciento de los adultos hispanos.

Casi la mitad de los encuestados apuntaron que el gobierno no ha hecho suficiente para ayudar a las empresas pequeñas ni a las personas con unos ingresos bajos durante la pandemia.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los refuerzos de las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Kaiser Family Foundation, news release, Dec. 2, 2021

Consumer News in Spanish