Una enfermedad grave en los niños puede implicar dificultades para las familias

a child on a bed in a hospital

VIERNES, 31 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Cuando un niño enfermo pasa tiempo en una unidad de cuidados intensivos, el impacto dura incluso después de que la estadía hospitalaria haya acabado.

A esto se añaden días, semanas y a veces meses fuera de la escuela para el pequeño paciente, y unas largas ausencias del trabajo para los cuidadores primarios.

"La enfermedad pediátrica crítica afecta a la salud y el bienestar de una familia no solo durante el tratamiento del niño, sino después de que sale del hospital y vuelve a casa", aseguró la autora principal, la Dra. Erin Carlton, intensivista pediátrica del Hospital Pediátrico C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

Alrededor de dos tercios de los niños pequeños que recibieron atención en una UCI para una enfermedad crítica faltaron a la escuela durante los seis meses posteriores al alta, con un promedio de dos semanas, y a veces más, encontró el estudio. Alrededor de la mitad de los cuidadores primarios también faltaron al trabajo.

"Faltar tanto a la escuela pone a los niños en riesgo de unos peores logros académicos y de otros malos resultados de salud más adelante en la vida", apuntó Carlton en un comunicado de prensa de la universidad. "Sus familias también podrían tener un riesgo más alto de dificultades económicas".

El estudio observó las ausencias de la escuela y del trabajo de 2010 a 2015 en 960 niños menores de 18 años que necesitaron atención en la UCI, lo que incluyó ventilación mecánica después de una insuficiencia respiratoria debida a afecciones como la neumonía, la sepsis, las infecciones, un trasplante, el asma o la bronquiolitis.

Casi 400 de ellos estaban inscritos en la escuela. De estos, casi un 70 por ciento faltaron a clases tras su estadía en el hospital, y más de la mitad cumplieron los criterios de ausentismo crónico.

Los jóvenes que estuvieron más tiempo en la UCI y los que tenían enfermedades crónicas fueron más propensos a estar ausentes de la escuela durante mucho tiempo.

Los investigadores también encontraron que casi un 53 por ciento de los padres que trabajaban y los cuidadores primarios faltaron al trabajo durante el periodo posterior al alta. Más o menos un 20 por ciento de los hermanos faltaron a la escuela durante la hospitalización.

"La enfermedad aguda de un niño no afecta solo al niño, sino también a toda la familia, lo que incluye a los hermanos y a los cuidadores", señaló Carlton, y añadió que la salud del niño y la familiar están conectadas de forma estrecha y se afectan entre sí.

"Cuando las consecuencias de la enfermedad de un niño pasan a la familia, puede crear una reacción en cadena, que afecta a la recuperación del niño y empeora su salud general", advirtió.

Se necesitan más estudios para comprender mejor el costo financiero de que los padres falten al trabajo y el estrés para las familias, plantearon los investigadores.

Estudios anteriores han sugerido que los padres con acceso a licencias o beneficios pagos son más propensos a faltar al trabajo cuando su hijo lo necesita.

"Dada la magnitud de las ausencias en el trabajo que encontró nuestro estudio, y las dificultades descritas por los padres en estudios anteriores, hay una gran necesidad de programas y políticas que respalden y protejan a las familias durante y después de la hospitalización de un niño", planteó Carlton.

Sugirió que los proveedores de salud de los niños busquen estrategias para mejorar las transiciones del hospital a la casa y de la casa a la escuela.

"Necesitamos comprometernos con iniciativas para reducir las barreras contra la participación escolar y las ausencias para mejorar los resultados de los niños y sus familias tras una enfermedad crítica", apuntó Carlton.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista JAMA Network Open.

Más información

University of Chicago Medicine ofrece más información sobre qué esperar cuando su hijo sale de la UCI.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Michigan Health C.S. Mott Children’s Hospital, news release, Dec. 23, 2021

Consumer News in Spanish