Los factores familiares afectan a las probabilidades de un niño de tener un paladar hendido

cleft lip palate
Adobe Stock

JUEVES, 30 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- El estatus económico parece vincularse con un aumento en el riesgo de nacer con un paladar hendido o un labio leporino, sugiere una investigación reciente, que amplía a evidencias anteriores de que también puede resultar en un retraso en la atención y unos peores resultados.

El paladar hendido y el labio leporino son los términos que describen a unas aperturas o fisuras en el paladar y el labio, unas afecciones congénitas.

"Observamos si los factores de pobreza se asocian con el riesgo de tener un labio leporino o un paladar hendido en primer lugar", comentó el coautor del estudio, el Dr. Jordan Swanson, cirujano reconstructivo y oral del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

Su equipo analizó los datos de una base de datos de actas de nacimientos de alrededor de 6.25 millones de nacimientos en 2016 y 2017. De estos, cerca de 3,000 (alrededor de un 0.05 por ciento) estaban afectados por el labio leporino con o sin un paladar hendido, y 1,180 (un 0.02 por ciento) con un paladar hendido.

Para medir el estatus socioeconómico, los investigadores observaron el nivel educativo de la madre, el uso familiar del programa federal de nutrición de EE. UU., y el seguro (Medicaid o privado). También tomaron en cuenta variables como la atención prenatal, el peso de la madre, el uso de tabaco y la salud, además del tamaño de la cabeza y otras características del bebé.

Ciertos puntos de referencia se vincularon de forma significativa con el riesgo de labio leporino/paladar hendido.

La educación materna fue un factor protector, y entre las madres con una educación universitaria los bebés tuvieron un riesgo más o menos un 27 por ciento más bajo de labio leporino, mientras que la asistencia federal para la alimentación se vinculó con un aumento del 25 por ciento en el riesgo de paladar hendido. La cobertura de Medicaid no se relacionó con el riesgo de ninguna de las dos afecciones.

El riesgo de labio leporino aumentó en un 14 por ciento en las mujeres que pospusieron la atención prenatal hasta el segundo trimestre del embarazo, y en un 23 por ciento entre las que esperaron hasta el tercer trimestre.

El momento de la atención prenatal no se relacionó con el riesgo de paladar hendido.

El estudio también confirmó algunos factores de riesgo conocidos del paladar hendido o el labio leporino. De forma notable, el sexo masculino, fumar en el primer trimestre, y la diabetes gestacional de la madre se vincularon con un aumento en el riesgo de labio leporino. El tabaquismo y las infecciones maternas antes del embarazo se asociaron con un aumento en el riesgo de paladar hendido, mientras que el sexo femenino fue un factor protector.

La mayoría de los riesgos de paladar hendido no se solaparon con los del labio leporino, lo que respalda la teoría de que tienen unas causas distintas.

En cuando al motivo de que los factores económicos pudieran afectar a los riesgos, el equipo teorizó que las mamás con un mayor nivel educativo quizá estén mejor informadas sobre, y tengan un mayor acceso a, una atención prenatal y una nutrición adecuada durante el embarazo. El respaldo nutricional que se provee a las mujeres inscritas en el programa de nutrición federal podría evitar el riesgo de un labio leporino "determinado por el ambiente", pero no de un paladar hendido "determinado por la genética", señalaron.

Los hallazgos se publicaron en la edición de enero de la revista Plastic and Reconstructive Surgery.

Los investigadores afirmaron que esperan que sus hallazgos ayuden a clarificar la relación entre el estatus económico y el paladar hendido y el labio leporino, y que conduzcan a unas mejores políticas de salud pública para resolverlos, plantearon los investigadores.

"Esta comprensión y unas asociaciones entre investigadores, profesionales de la salud, legisladores, agencias sociales y comunidades locales nos ayudarán, como sociedad, a acercarnos a una mayor igualdad en la salud", añadió en un comunicado de prensa de la revista el coautor del estudio, el Dr. Giap Vu, del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el labio leporino y el paladar hendido.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Plastic and Reconstructive Surgery, news release, Dec. 27, 2021

Consumer News in Spanish