Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los opioides y antibióticos recetados en el embarazo no aumentan el riesgo de defectos congénitos: estudios

pregnant woman at work eating an apple

JUEVES, 11 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Tomar analgésicos opioides o una clase común de antibióticos recetados durante el embarazo no aumenta el riesgo de defectos congénitos mayores, según dos nuevos estudios.

Ambos se recetan con frecuencia a las mujeres embarazadas. Algunos estudios los han vinculado con ciertos defectos congénitos, pero los resultados han sido contradictorios.

Estos nuevos estudios, que se publicaron en la edición del 10 de febrero de la revista BMJ, buscaban aclarar el tema.

Enel primer estudio, unos investigadores dirigidos por el Dr. Brian Bateman, profesor asociado de medicina del Hospital Brigham and Women's, en Boston, analizaron los datos de 2000 a 2015 de más de 82,000 mujeres de EE. UU. que recibieron dos o más recetas de opioides durante el primer trimestre del embarazo.

Tras tomar en cuenta otros factores de riesgo potenciales, no hubo un aumento clínicamente significativo en el riesgo de defectos congénitos mayores en general, ni en el riesgo de malformaciones cardiacas, pie zambo o defectos del tubo neural, encontraron los investigadores.

Los opioides se asociaron con un pequeño aumento en el riesgo de paladar hendido (de entre cuatro y cinco casos adicionales entre 10,000 embarazos en que se tomaron opioides en el primer trimestre). En un comunicado de prensa de la revista, los autores señalaron que los médicos deben informar a las pacientes de este riesgo potencial.

En general, los hallazgos sugieren que el uso de opioides recetados a principios del embarazo no se asocia con un aumento sustancial en el riesgo de defectos congénitos mayores, según Bateman y su equipo.

En el segundo estudio, unos investigadores dirigidos por el Dr. Niklas Worm Andersson, del Instituto Statens Serum en Copenhague, analizaron los datos de casi 1.2 millones de embarazos en Dinamarca entre 1997 y 2016. No encontraron ninguna asociación entre tomar antibióticos macrólidos a principios del embarazo y el riesgo de defectos congénitos mayores.

Los macrólidos son una clase de antibióticos que incluyen a la azitromicina y a la eritromicina, pero no a la penicilina.

Las tasas de defectos congénitos mayores fueron de 35 por cada 1,000 embarazos entre las mujeres que tomaron macrólidos, en comparación con 37 por cada 1,000 entre las mujeres que tomaron penicilina, y 33 por cada 1,000 entre las mujeres que no usaron antibióticos durante el embarazo.

Ambos estudios fueron observacionales, así que no pueden establecer causalidad. Confiaron en que las mujeres tomaran los fármacos según las indicaciones, anotaron ambos equipos de investigación.

Pero añadieron que fueron estudios de gran tamaño que usaron datos fiables y que tomaron en cuenta una variedad de factores de riesgo que podrían haber afectado a los resultados.

Los hallazgos deben tranquilizar a las mujeres a quienes les recetan analgésicos opioides o antibióticos durante el embarazo, concluyeron los autores.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la prevención de los defectos congénitos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: BMJ, news release, Feb. 10, 2021

Consumer News in Spanish