El ejercicio podría mejorar los resultados de las personas que luchan contra un cáncer de esófago

best exercises for brain health
Adobe Stock

JUEVES, 3 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Alan Holman no dejó de hacer ejercicio cuando le dijeron que tenía cáncer, y se alegra, ahora que unos investigadores de Reino Unido afirman que un ejercicio moderado podría mejorar los resultados de la quimioterapia en los pacientes con un cáncer de esófago.

Holman, que tiene 70 años, recibió un diagnóstico de cáncer de esófago en diciembre de 2016, poco después de jubilarse de su trabajo como gerente de centro de un centro comercial en Gran Bretaña. Como muchos pacientes, se sometió a quimioterapia y luego a cirugía.

Pero Holman también se inscribió en un régimen de ejercicio como parte de un pequeño estudio.

"Cuando comencé la quimioterapia, me cansaba, pero tras hacer una hora con un entrenador, uno sale sintiéndose mejor", aseguró Holman, y añadió que "me ayudó a superar la quimioterapia".

El estudio incluyo a 40 pacientes con un cáncer de esófago. Algunos pacientes recibieron sesiones semanales de ejercicio guiado antes y durante su tratamiento de quimioterapia, e instrucciones sobre cómo continuar el programa de ejercicio en casa.

Cuando se les comparó con pacientes con una edad y un estatus de cáncer similares que no participaron en un programa de ejercicio, los que estuvieron en el programa de ejercicio respondieron mejor a la quimioterapia. Sus tumores se encogieron más y fue más probable que su estatus de cáncer bajara de calificación, lo que significa que estaba menos avanzado.

"Se trata de un estudio de tamaño reducido, pero es promisorio, ya que muestra que un programa de ejercicio moderado podría ayudar a mejorar el éxito del tratamiento con quimioterapia", comentó el líder del estudio, Andrew Davies, asesor de cirugía gastrointestinal superior de Guy's and St. Thomas' NHS Foundation Trust.

También se mostró que el ejercicio moderado reduce algunos de los efectos negativos de la quimioterapia en la aptitud física, lo que significa que podría ayudar a hacer que la quimioterapia sea una opción para más pacientes, según los autores del estudio.

El informe se publicó en la edición del 3 de febrero de la revista British Journal of Sports Medicine.

"Deseamos confirmar este efecto en estudios posteriores, pero es concebible que esto pudiera beneficiar a pacientes con otros tipos de cáncer, y ser una forma rentable de mejorar la efectividad del tratamiento", planteó Davies en un comunicado de prensa del hospital.

La quimioterapia es el tratamiento estándar para el cáncer de esófago y de muchos tipos más, pero puede tener efectos negativos, como fatiga, náuseas y riesgo de infección.

Cinco años más tarde, Holman sigue activo. "No estoy hecho para estar adentro y sentado todo el día. Cuando trabajaba, tenía un puesto muy activo, y caminaba mucho todos los días", comentó. "Ahora intento ir al gimnasio una vez por semana, y salir a caminar al menos cada segundo día".

Más información

Aprenda más sobre el cáncer de esófago en el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Guy's and St. Thomas' NHS Foundation Trust, news release, Feb. 2, 2022

Robert PreidtHola Doctor

Robert PreidtHola Doctor

Published on February 04, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ