¿Podría la contaminación atmosférica ayudar a desencadenar la depresión en los adolescentes?

teen with energy drink
Adobe Stock

MARTES, 15 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Incluso unos niveles "seguros" de contaminación atmosférica por ozono podrían aumentar el riesgo de depresión de los adolescentes, muestra un nuevo estudio.

Los investigadores analizaron cuatro años de datos de salud mental de 213 adolescentes, de 9 a 13 años, en el área de la Bahía de San Francisco, y los compararon con los datos sobre la calidad del aire en sus domicilios.

Los que vivían en áreas con unos niveles relativamente más altos de ozono presentaban unos aumentos significativos en los síntomas de depresión con el tiempo, aunque los niveles de ozono de sus vecindarios no eran más altos que los límites estatales o nacionales.

El vínculo entre la contaminación por ozono y los síntomas de depresión, como una tristeza o desesperanza crónicas, problemas de concentración, alteraciones del sueño y pensamientos suicidas, no se vio afectado por el sexo, la edad, la raza, los ingresos familiares, el nivel educativo ni la riqueza de los vecindarios de los adolescentes, según el estudio, que se publicó en la edición en línea del 14 de marzo de la revista Developmental Psychology.

"Fue sorprendente que el nivel promedio de ozono fuera bastante bajo incluso en las comunidades con una exposición relativamente más alta al ozono", y el estudio, "de verdad subraya el hecho de que incluso unos niveles bajos de exposición al ozono tienen unos efectos dañinos potenciales", comentó la investigadora principal, Erika Manczak, profesora asistente de psicología de la Universidad de Denver.

El ozono y otros tipos de contaminación atmosférica pueden contribuir a unos niveles altos de inflamación en el cuerpo, lo que se ha vinculado con la depresión. Los adolescentes podrían tener una sensibilidad especial porque pasan más tiempo al aire libre, sugirieron los autores del estudio.

El ozono se crea cuando varios contaminantes de los escapes de los vehículos, las plantas eléctricas y otras fuentes reaccionan a la luz del sol. Unos niveles más altos de ozono se han conectado con varias afecciones físicas, entre ellas el asma, virus respiratorios y la muerte prematura por causas respiratorias.

Este estudio es el primero que muestra una asociación entre los niveles de ozono y la depresión en los adolescentes, según los investigadores. Pero solo encontró una asociación, no un vínculo causal.

"Pienso que nuestros hallazgos de verdad hablan sobre la importancia de tomar en cuenta el impacto de la contaminación del aire en la salud mental, además de la salud física", planteó Manczak en un comunicado de prensa de la revista.

"Creo que los estándares de calidad del aire estatales y federales deberían ser más estrictos, y debemos tener unas regulaciones más estrictas para las industrias que contribuyen a la contaminación", añadió Manczak. "Nuestros hallazgos y otros estudios sugieren que incluso unos niveles bajos de exposición al ozono pueden plantear unos riesgos graves potenciales para la salud tanto física como mental".

Más información

Aprenda más sobre la depresión en los adolescentes en el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Developmental Psychology, news release, March 14, 2022

Consumer News in Spanish