Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Muchos adolescentes y adultos jóvenes están ayudando a cuidar a sus seres queridos mayores

Muchos adolescentes y adultos jóvenes están ayudando a cuidar a sus seres queridos mayores

MARTES, 20 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Muchas personas consideran que los cuidadores de mediana edad son la "generación sándwich", es decir, personas que cuidan a los niños pequeños y también a sus padres o abuelos mientras envejecen.

Resulta que este no es el panorama completo, según un estudio reciente, que encontró que las personas de 14 a 24 años quizá estén proveyendo cuidados con una frecuencia mucho mayor de la prevista.

"En general hablamos de la provisión de cuidados en términos de que es una responsabilidad de los adultos. Pero encontramos que los adultos emergentes son responsables de cuidar a un pariente adulto en una capacidad mucho más intensiva y con una frecuencia mucho mayor de lo que pensábamos", señaló la líder del estudio, Minakshi Raj, profesora de quinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. "Comprender sus situaciones y necesidades puede ser útil a medida que desarrollamos políticas y prácticas para ayudar a estos adultos emergentes".

En una encuesta de 1,076 jóvenes, un 35 por ciento reportaron que habían provisto antes cuidados a unos parientes mayores, o que lo hacían actualmente.

Esos números fueron 10 veces más altos que los estimados anteriores, que se han basado en estudios de enfermedades o tareas específicas.

Se hizo a los participantes tres preguntas abiertas sobre si habían actuado como cuidadores de un familiar adulto, cómo la provisión de cuidados afecta a las metas educativas o profesionales, y qué tipos de recursos habrían sido más útiles para los cuidadores. Estas preguntas capturaron a muchos cuidadores que no habían estado representados en estudios anteriores, según los investigadores.

Los participantes dijeron que lo que más les ayudaría sería un entrenamiento en habilidades específicas, como administrar medicamentos o cambiar vendas; más información sobre las afecciones específicas de sus familiares; recursos financieros para ayudar a compensar los gastos de la provisión de cuidados; y, un respaldo social y emocional.

Alrededor de un 27 por ciento dijeron que la provisión de cuidados había afectado, o afectaría, de forma negativa a sus metas profesionales o educativas, pero algunos también describieron unos aspectos positivos de la provisión de cuidados, dijo Raj. Alrededor de un 9 por ciento dijeron que proveerían cuidados sin importar los costos personales.

Los investigadores analizarán y catalogarán otros detalles de las respuestas, que incluyen si los adultos jóvenes están proveyendo cuidados a corto o a largo plazo, y si es a medio tiempo o a tiempo completo. También observarán si están proveyendo cuidados de forma independiente o ayudan como parte de un esfuerzo familiar o grupal.

"Una gran moraleja para los proveedores de atención de la salud de este estudio es que es de verdad importante hablar con los adultos jóvenes y averiguar cuáles son sus experiencias de provisión de cuidados, y hay dos motivos para esto", planteó Raj. "Primero, para orientarlos a recursos para que puedan aprender a ser cuidadores, si es algo que necesitan. Segundo, para poder intervenir pronto si la provisión de cuidados afecta a la salud mental o física".

Anotó que estos encuestados tienen una edad temprana para hacerse cargo de la responsabilidad y las demandas personales de la provisión de cuidados, y también de la emoción de ver a un ser querido tener dificultades o deteriorarse.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of Adolescent Health.

Más información

USA.gov ofrece más información sobre el respaldo para los cuidadores.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Illinois Urbana-Champaign, news release, April 12, 2021

Consumer News in Spanish