Seis de cada 10 pacientes de COVID tienen un síntoma que persiste más de un año
Adobe Stock

MARTES, 26 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Si ha tenido COVID-19, hay muchas probabilidades de que al menos un síntoma siga molestándole un año más tarde, sugiere una investigación reciente.

Los investigadores encontraron que seis de cada 10 personas que han sufrido COVID-19 seguían teniendo al menos un síntoma tras un año, y es probable que los síntomas que no se resuelven tras 15 días duren al menos un año.

El estudio "muestra que la COVID prolongada puede seguir teniendo un gran impacto en la calidad de vida, incluso un año tras la infección aguda. En general, mientras más grave es la enfermedad aguda, más probable es que alguien tenga síntomas continuos. Pero los que sufren una infección inicial asintomática o leve también podrían experimentar un deterioro en la calidad de vida", señaló la autora del estudio, Aurelie Fischer, del Instituto de Salud de Luxemburgo, en Strassen.

"También resaltamos que es probable que la COVID prolongada consista en múltiples subcategorías, que se distinguen mediante combinaciones particulares de síntomas", añadió.

Unos datos anteriores sugieren que de un 25 a un 40 por ciento de los pacientes con COVID desarrollan síntomas persistentes, pero esa tasa se basa en gran medida en pacientes hospitalizados.

Para tener una mejor idea sobre qué tan prevalente ha sido la COVID prolongada en la población general, el equipo de Fischer encuestó a 289 personas un año después de su diagnóstico de COVID-19.

La edad promedio de los participantes fue de 40 años, y la mitad eran mujeres. Se dividieron en tres grupos según la gravedad de su COVID-19 (asintomáticos, leve, y moderada/grave), y se les preguntó si tenían alguno de 64 síntomas comunes de la COVID prolongada.

Un 60 por ciento seguían teniendo al menos un síntoma de COVID prolongada un año tras su infección inicial, y los síntomas más comunes fueron la fatiga (un 34 por ciento), la falta de aliento y la irritabilidad.

Casi un 13 por ciento tenían síntomas respiratorios que afectaban su calidad de vida, y un 54 por ciento tenían problemas de sueño continuos.

Los que tuvieron una COVID-19 moderada/grave tenían el doble de probabilidades de seguir sufriendo al menos un síntoma un año más tarde que los que habían sido asintomáticos, mostraron los hallazgos.

La COVID-19 moderada/grave también se asoció con más problemas del sueño tras un año que la infección asintomática (un 64 frente a un 39 por ciento).

En comparación con los asintomáticos, los que tuvieron una COVID-19 leve fueron más propensos a tener al menos un síntoma un año más tarde, y a tener problemas de sueño.

Uno de cada siete participantes dijo que no podía imaginarse tener que afrontar sus síntomas a largo plazo, y los investigadores también encontraron que algunos grupos de síntomas persistentes tendían a ocurrir a la vez, lo que sugiere que hay varios tipos distintos de COVID prolongada.

El estudio fue presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, que se celebró en Lisboa, Portugal, del 23 al 26 de abril. Ese tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

"Este trabajo ayuda a aumentar la concienciación sobre las necesidades de las personas con COVID prolongada, y contribuye al desarrollo de estrategias de salud para ayudarlas", aseguró Fischer en un comunicado de prensa de la reunión.

Más información

Visite Johns Hopkins para más información sobre la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: European Congress of Clinical Microbiology & Infectious Diseases, news release, April 25, 2022

Hola Doctor and Robert Preidt

Updated on May 23, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ