La ciencia revela los secretos de los 'ojos de cachorro'

dog
Adobe Stock

JUEVES, 7 de abril de 2022 (HealthDay News) -- Si se ha preguntado cómo su perro pone esos "ojos de cachorro" que le derriten el corazón, un estudio reciente quizá le ofrezca algunas respuestas.

Los investigadores identificaron ciertas características musculares que ayudan a los perros a tener un aspecto tan encantador, y sugieren que miles de años de reproducción selectiva han contribuido a su capacidad de sacar ventaja a sus expresiones.

"Los perros son exclusivos respecto a otros mamíferos en su vínculo recíproco con los humanos, que se puede demostrar a través de la mirada mutua, algo que no observamos entre los humanos y otros animales domesticados, como los caballos o los gatos", señaló la autora sénior del estudio, Anne Burrows, profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Duquesne, en Pittsburgh.

"Nuestros hallazgos preliminares proveen una comprensión más profunda del rol de las expresiones faciales en las interacciones y la comunicación entre perros y humanos", aseguró Burrows en un comunicado de prensa de la Asociación Americana de Anatomía (American Association for Anatomy).

En el estudio, los investigadores compararon unos minúsculos músculos faciales, llamados músculos mímicos, que se usan para formar expresiones, en los perros y los lobos. Aunque están relacionadas de cerca, los genes de las dos especies divergieron hace unos 33,000 años, cuando los humanos comenzaron a reproducir a los lobos de forma selectiva. Fueron la primera especie que se domesticó.

En las personas, los músculos mímicos son dominados por fibras de miosina de "contracción rápida", que se contraen y se cansan con rapidez. Por eso podemos hacer expresiones de forma instantánea, pero no podemos mantenerlas por mucho tiempo, explicaron los autores del estudio.

Los músculos faciales de los perros y de los lobos también están dominados por fibras de activación rápida. Pero los perros tienen más, lo que les permite expresiones como levantar las cejas, además de las breves y potentes contracciones musculares necesarias para ladrar.

"Estas diferencias sugieren que tener unas fibras musculares más rápidas contribuye a la capacidad de un perro de comunicarse de forma efectiva con las personas", comentó Burrows. "Durante el proceso de domesticación, los humanos han reproducido a los perros de forma selectiva, basándose en unas expresiones faciales que eran similares a las suyas, y con el tiempo los músculos de los perros quizá hayan evolucionado para ser 'más rápidos', beneficiando aún más la comunicación entre los perros y los humanos".

En investigaciones anteriores, Burrows y sus colaboradores encontraron que los perros tienen un músculo mímico que no se encuentran en los lobos, y que contribuye a la expresión de "ojos de cachorro".

Los autores dijeron que se necesita más investigación para confirmar los nuevos hallazgos.

El informe se presentó el lunes en una reunión de la Asociación Americana de Anatomía, el Filadelfia. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Aprenda más sobre la domesticación del perro en el Instituto Smithsoniano.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Association for Anatomy, news release, April 5, 2022

Consumer News in Spanish