Es menos probable que las nuevas variantes de COVID provoquen pérdida del olfato y el gusto, según un estudio

Es menos probable que las nuevas variantes de COVID provoquen pérdida del olfato y el gusto, según un estudio
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 11 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Desde el principio de la pandemia, la pérdida del olfato y del gusto se han vinculado con la infección con la COVID-19. Pero un nuevo estudio muestra que estas características son mucho menos comunes con la variante ómicron que con las versiones alfa y delta anteriores del coronavirus.

Los hallazgos son significativos para determinar si alguien tiene COVID-19, planteó el autor principal del estudio, el Dr. Daniel Coelho, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia, en Richmond.

"La pérdida del olfato y del gusto sigue siendo un buen indicador de una infección con la COVID-19, pero lo contrario no sigue siendo cierto", apuntó Coelho en un comunicado de prensa de la universidad. "No piense que no tiene COVID porque su sentido del olfato y del gusto es normal".

En el estudio, los investigadores analizaron datos de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. de más de 3.5 millones de casos de COVID-19 desde inicios de la pandemia. Determinaron periodos de seis semanas con la mayor cantidad de casos de cada variante que estudiaron, y entonces compararon cuántos pacientes fueron diagnosticados con pérdida del olfato y del gusto en esos periodos.

Las tasas de pérdida del olfato y del gusto fueron de un 17 por ciento con la ómicron, en comparación con un 44 por ciento con la delta y un 50 por ciento con la alfa.

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Otolaryngology — Head and Neck Surgery.

"A medida que la pandemia continúa y surgen nuevas variantes, esta es una muy buena noticia para los pacientes", aseguró Coelho. "Ahora sabemos que cada variante tiene un factor de riesgo distinto de la pérdida del olfato y el gusto asociada, y hay motivos para creer que las variantes más recientes son menos propensas a afectar al olfato y el gusto".

Los impactos de la pérdida del olfato y el gusto "no solo se tratan de poder disfrutar de nuevo de una buena botella de vino, sino de la seguridad y de preservar la calidad de vida", señaló Coelho.

Su investigación muestra que más de la mitad de las personas que sufrieron pérdida del olfato y del gusto han reportado que se sienten deprimidas, apuntó. "Los pacientes con pérdida del olfato y del gusto también tienen unas tasas más altas de demencia. Que menos personas experimenten estos síntomas significa que menos personas están siendo afectadas por los cambios en el estado de ánimo y los problemas cognitivos", explicó.

El estudio también podría ayudar en los esfuerzos por identificar cuál parte del virus de la COVID-19 provoca la pérdida del olfato y del gusto.

"Desentrañar qué provoca la pérdida del olfato y del gusto en primer lugar nos ayudará a determinar mejor cómo tratarla", planteó Coelho.

Los autores del estudio planifican ahora investigar cómo varía el tiempo de recuperación de la pérdida del olfato y el gusto entre las variantes. Añadieron que se necesita más investigación para averiguar si el estatus de vacunación también tiene un rol en las tasas más bajas de pérdida del olfato.

Más información

Langone Health de la NYU investiga el mecanismo subyacente de la pérdida del olfato relacionada con la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Virginia Commonwealth University, news release, May 10, 2022

Products