Vacunarse tras una infección podría frenar a la COVID prolongada

African Man Vaccinating against Covid
Adobe Stock

JUEVES, 19 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Ponerse una vacuna contra la COVID-19 después de haberse infectado reduce el riesgo de desarrollar síntomas de lo que se conoce como COVID prolongada, según un nuevo estudio.

"Nuestros resultados sugieren que la vacunación de las personas que ya se han infectado antes podría asociarse con una reducción en la carga de COVID prolongada en la salud de la población, al menos en los primeros meses tras la vacunación", escribieron el coautor Daniel Ayoubkhani, de la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido, y sus colegas.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de más de 28,000 adultos, de 19 a 69 años, en Reino Unido, que recibieron al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19 tras una prueba positiva de infección.

A lo largo de siete meses de seguimiento, un 24 por ciento de los participantes reportaron síntomas de COVID prolongada de cualquier gravedad al menos una vez. Antes de la vacunación, hubo poco cambios en sus probabilidades de experimentar la COVID prolongada.

Una primera dosis de una vacuna se asoció con una reducción inicial de un 13 por ciento en las probabilidades de COVID prolongada, pero no está claro si esta reducción se sostenía hasta que los participantes recibieran otra dosis de la vacuna 12 semanas después.

Una segunda dosis de la vacuna se asoció con una reducción adicional de un 9 por ciento en las probabilidades de COVID prolongada, y esto se sostuvo durante al menos un seguimiento promedio de nueve semanas.

También se encontraron unos resultados similares cuando los investigadores se enfocaron en la COVID prolongada suficientemente grave como para limitar las actividades diarias, según el estudio. Los resultados se publicaron en la edición en línea del 18 de Mayo de la revista BMJ.

Como se trata de un estudio observacional, no puede probar que vacunarse tras la infección proteja contra la COVID prolongada, apuntaron los autores en un comunicado de prensa de la revista.

Pero anotaron que sus resultados fueron coherentes después de que tomaran en cuenta los niveles de ingresos, los factores relacionados con la salud, el tipo de vacuna y el tiempo entre la infección y la vacunación.

Los investigadores pidieron más investigación sobre la conexión a largo plazo entre la vacunación y la COVID prolongada, y más estudios "para comprender los mecanismos biológicos que subyacen a cualquier mejora en los síntomas tras la vacunación, lo que podría contribuir al desarrollo de las terapias para la COVID prolongada".

Aunque quedan preguntas sobre si la vacunación tras la infección podría proteger a algunas personas contra la COVID prolongada, está claro que la vacunación para reducir el riesgo de reinfección es importante para las personas con COVID prolongada, apuntaron en un editorial publicado junto con el estudio Manoj Sivan y sus colaboradores. Sivan trabaja en la Universidad de Leeds, en Inglaterra.

"Lamentablemente, todavía hay muchos factores desconocidos sobre el pronóstico a largo plazo de la COVID prolongada, lo que incluye el efecto de las vacunas de refuerzo o de la COVID-19 recurrente", escribieron los autores del editorial. Se necesita más investigación "antes de que podamos tener la esperanza de predecir los efectos de la vacunación en los individuos", añadieron.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: BMJ, news release, May 18, 2022

Consumer News in Spanish