male is holding a vaccination record card and corona virus vaccine vials. Passport of immunity to the coronavirus in the hands of a male. Health passport as proof of recovery from COVID-19.
Adobe Stock

MARTES, 10 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Los adultos con autismo tienen unas tasas altas de aceptación de las vacunas contra la COVID-19, muestra un nuevo estudio.

Esto es una buena noticia, porque los adultos autistas tienen factores de riesgo múltiples de infección con la COVID y de una enfermedad más grave si la contraen, señalaron los investigadores.

"Investigar los mensajes de salud pública sobre la vacunación de forma efectiva en este grupo es esencial", planteó la coautora del estudio, Kaitlin Koffer Miller, de la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

Para averiguar si los mensajes de salud pública sobre la importancia de vacunarse han llegado a los adultos con autismo, los autores enviaron encuestas en línea a 431 adultos autistas de Pensilvania que habían participado en investigaciones anteriores.

Las respuestas se recopilaron entre marzo y agosto de 2021. Mostraron que alrededor de un 78 por ciento de los participantes dijeron que habían recibido o que tenían la intención de recibir una vacuna contra la COVID-19, y más de un 55 por ciento dijeron que ya habían recibido al menos una dosis.

En comparación, un 42 por ciento de la población adulta general en Pensilvania había recibido al menos una dosis de una vacuna contra la COVID-19 hasta la fecha mediana de respuesta de la encuesta (el 2 de abril de 2021), según el estudio. Los hallazgos se publicaron en la revista Vaccine.

Entre los adultos con autismo, los que aceptaron la vacuna "eran más propensos a reportar una mayor soledad durante la COVID-19, a vivir en condados con una mayor población y en condados donde el Presidente Biden ganó las elecciones presidenciales de EE. UU. de 2020", comentó Koffer Miller, directora de impactos de las políticas del Centro de Políticas y Análisis del Instituto de Autismo de la Drexel.

"Se encontraron relaciones positivas entre desear proteger a los demás de la COVID-19, la preocupación sobre contraer la COVID-19, y la confianza en la seguridad de la vacuna, señaló Koffer Miller en un comunicado de prensa de la universidad.

La preocupación sobre la seguridad de las vacunas fue común entre los que se mostraron renuentes a las vacunas.

Los hallazgos pueden ayudar a orientar los esfuerzos por aumentar las tasas de vacunación entre las personas con autismo, según los investigadores.

"Comprender los motivos de la renuencia ante las vacunas (por ejemplo, las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas) o la aceptación de las vacunas, como unos sentimientos de una mayor soledad, entre los adultos autistas encuestados puede ayudar a crear unos mensajes de salud pública y unos esfuerzos de alcance de vacunación más efectivos para esta población", añadió Koffer Miller.

El estudio sugiere formas en que las agencias de salud pública pueden promover la vacunación a las personas con autismo, lo que incluye el uso de métodos visuales, como historias sociales, que expliquen las situaciones sociales, para ayudar a las personas con autismo a aprender unas conductas y respuestas socialmente adecuadas.

Más información

La Sociedad del Autismo (Autism Society) ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Drexel University, news release, May 3, 2022

Hola Doctor and Robert Preidt

Published on May 11, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ