La pandemia arrojó pistas sobre la causa de una rara afección cardiaca en los niños

child heart
Adobe Stock

MARTES, 21 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Un declive en los casos de una rara enfermedad cardiaca entre los niños durante la pandemia de COVID-19 podría arrojar pistas sobre su causa y cómo prevenirla, señalan unos investigadores.

La enfermedad de Kawasaki (EK) afecta a menos de 6,000 niños cada año en Estados Unidos, pero es la enfermedad cardiaca adquirida más común en los niños. Los síntomas incluyen fiebre, sarpullido, ojos inyectados de sangre, y enrojecimiento de la boca, la garganta, las manos y los pies.

Los niños sin tratar tienen un riesgo más alto de ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o muerte súbita.

"La enfermedad de Kawasaki podría ser provocada por un virus, un contaminante, un aerosol microbiano o todo lo anterior", observó la autora sénior del estudio, la Dra. Jane Burns, directora del Centro de Investigación sobre la Enfermedad de Kawasaki de la Universidad de California, en San Diego. "El hecho de que la pandemia afectara a cada grupo de edad de forma distinta respalda la idea de que la EK tiene múltiples desencadenantes, y que distintos niños desarrollan la enfermedad tras la exposición a distintos desencadenantes".

En un nuevo estudio, Burns y sus colaboradores encontraron que los casos de EK en Estados Unidos se redujeron en un 28 por ciento en 2020, y que siguieron siendo bajos durante el periodo máximo de la pandemia. La reducción en los casos de EK se correspondió con los cierres de escuela, las órdenes de obligatoriedad de las máscaras, unos niveles más bajos de contaminación atmosférica, y una reducción en la propagación de virus respiratorios.

Los casos repuntaron en primavera de 2021, cuando se levantaron las órdenes de obligatoriedad de las máscaras y se reanudó la enseñanza escolar presencial, según el informe, que se publicó en la edición en línea del 17 de junio de la revista JAMA Network Open.

La forma exacta en que los niños desarrollan la enfermedad de Kawasaki, que no es contagiosa, no está clara. El hecho de que los casos de EK se redujeran cuando las medidas de prevención de la COVID-19 estaban activas sugiere que lo que sea que provoque a la EK entra al cuerpo a través del tracto respiratorio superior, apuntaron los investigadores.

Si se confirma, el hallazgo podría tener un impacto significativo en la investigación sobre, y la prevención de, la EK, añadieron.

"La pandemia proveyó un increíble experimento natural que estábamos preparados para aprovechar", aseguró Burns en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores encontraron que los niños varones y asiáticos tienen unas tasas más altas de EK, y estos dos grupos experimentaron unas reducciones particularmente grandes cuando se implementaron las medidas de prevención de la COVID-19.

Los niños de 1 a 5 años tuvieron una reducción significativa en los casos de EK, encontró el estudio. No hubo ningún cambio en las tasas entre los bebés, y es probable que se deba a que no se vieron afectados por las medidas de prevención de la COVID-19, por ejemplo el uso de las máscaras.

Más información

Aprenda más sobre la enfermedad de Kawasaki en la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Diego, news release, June 17, 2022

Consumer News in Spanish