See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un grupo de pediatras aconseja evaluar los problemas cardiacos en todos los niños

pediatrician

LUNES, 21 de junio de 2021 (HealthDay News) -- Todos los niños deben recibir pruebas de detección de afecciones que podrían ponerlos en riesgo de paro cardiaco o muerte, recomienda una nueva declaración de política de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

La detección se debe realizar independientemente de si los niños participan o no en deportes, y es particularmente importante que comiencen en la escuela intermedia o en los primeros años de la secundaria, señala la declaración.

Actualiza las directrices de 2012, y se publicó en la edición en línea del 21 de junio de la revista Pediatrics.

"En el pasado, tendíamos a enfocarnos en los deportistas cuando los padres traían a sus hijos pequeños y adolescentes para un examen físico deportivo, o un examen anterior a la participación", comentó el Dr. Christopher Erickson, autor principal de la declaración revisada. "Ahora, sabemos que todos los niños y adolescentes se benefician de una sencilla prueba de detección para ayudar a identificar cualquier problema potencial que amerite un seguimiento de parte de un especialista cardiaco".

Cada año, unas 2,000 personas menores de 25 años sufren una muerte cardiaca repentina en EE. UU. Muchas tenían anomalías cardiacas estructurales, muestra la investigación, pero las causas de hasta un 40 por ciento de este tipo de muertes no tienen explicación.

La declaración de política recomienda que los médicos pregunten si un niño se ha desmayado, ha sufrido una convulsión sin explicación, o ha experimentado dolor de pecho o falta de aliento en algún momento. También se insta a preguntar si los familiares tienen antecedentes de afecciones cardiacas o de muerte antes de los 50 años.

"Idealmente, estas pruebas de detección se incorporan en el examen regular de un niño al menos cada dos a tres años", indicó el coautor de la declaración, el Dr. Jack Salerno. "El pediatra está en una posición ideal para revisar el desarrollo de un niño en la adolescencia, y es consciente de un historial familiar que podría dar la alarma de potenciales problemas relacionados con el corazón".

La AAP recomienda que los pediatras y otros proveedores de atención primaria evalúen si los antecedentes personales o familiares de un niño y un examen físico sugieren un riesgo de paro cardiaco o muerte cardiaca repentinos.

Si hay una preocupación, la primera prueba debe ser un electrocardiograma, y debe ser interpretado por un médico que esté entrenado para reconocer la enfermedad cardiaca eléctrica. El médico debe tomar en cuenta el historial clínico de un paciente, y considerar la remisión a un especialista, recomienda la declaración.

"Ninguna estrategia de detección única detecta todo posible problema cardiaco, así que es importante que aumentemos la concienciación y la educación no solo en los consultorios pediátricos, sino en la comunidad", añadió Erickson. "Animamos a los padres y pediatras a estar atentos a cualquier señal o antecedente familiar preocupantes".

Más información

El Hospital Pediátrico de Filadelfia ofrece más información sobre el paro cardiaco repentino.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: American Academy of Pediatrics, news release, June 21, 2021

Consumer News in Spanish