See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La COVID provocó el mayor descenso en la esperanza de vida de EE. UU. desde la Segunda Guerra Mundial

united states graphic with american flag with red coronavirus cell

JUEVES, 24 de junio de 2021 (HealthDay News) -- La pandemia de la COVID-19 desencadenó el mayor declive en la esperanza de vida de EE. UU. desde la Segunda Guerra Mundial, encuentra un estudio reciente.

Entre 2018 y 2020, la esperanza de vida de Estados Unidos se redujo en 1.87 años.

Pero hubo unas diferencias raciales significativas. La esperanza de vida se redujo en 1.36 años entre los blancos, en 3.25 años entre los negros y en 3.88 años entre los hispanos, señalan unos investigadores.

La reducción en la esperanza de vida en Estados Unidos fue 8.5 veces más alta que el promedio en un grupo de comparación de 16 países ricos. Y los deterioros entre las poblaciones minoritarias de EE. UU. fueron de 15 a 18 veces mayores que en esos otros países.

"Para ofrecer cierta perspectiva, cuando estaba sucediendo el descenso en la esperanza de vida hace unos años, fue una reducción de alrededor de 0.1 años cada año, y salía en los titulares", comentó el autor principal, el Dr. Steven Woolf, director emérito del Centro de Sociedad y Salud de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia.

"Es el tipo de aumento o reducción al que estamos acostumbrados cada año", dijo en un comunicado de prensa de la universidad. El declive de 1.87 años que encontró este estudio es "masivo" en comparación, según Woolf.

"No hemos visto nada parecido desde la Segunda Guerra Mundial", aseguró. "El 1943 fue la última vez que EE. UU. tuvo una reducción tan grande en la esperanza de vida".

Los resultados se publicaron el 23 de junio en la revista BMJ.

La esperanza de vida de seis países del grupo de comparación aumentó en 2020, lo que incluye a Nueva Zelanda, Finlandia y Noruega. Aunque a algunos de los países de comparación también les fue mal (Italia y España tuvieron reducciones en la esperanza de vida), ninguno se acercó al declive observado en Estados Unidos.

El número de muertes por la COVID-19 en EE. UU. superó las 600,000, según el Centro de Recursos del Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

"Cuando llegó la pandemia, supuse inocentemente que no tendría un impacto grande en las brecha preexistente entre EE. UU. y los países equivalentes", dijo Woolf. "Era una pandemia global, y supuse que todos los países se verían afectados. Lo que no preví fue lo mal que la iría a EE. UU. en la pandemia y el enorme número de muertes que EE. UU. experimentaría".

Woolf apuntó que "la gestión desorganizada de la pandemia en EE. UU." tuvo mucho que ver con la estructura del gobierno.

"Nuestra Constitución delega la autoridad de salud pública a los estados, así que tuvimos 50 planes de respuesta", anotó. "Se perdieron muchas vidas porque tantas decisiones fueron impulsadas por la política y la ideología. La COVID-19 expuso mucho de los problemas sistémicos que han estado fomentando el deterioro a largo plazo de la salud de los estadounidenses.

Y cuando la COVID-19 haya pasado, esos problemas sistémicos seguirán con nosotros", aseguró Woolf.

Los amerindios, que tuvieron unas altas tasas de mortalidad durante la pandemia, no se incluyeron en el estudio debido a la carencia de datos.

Más información

El Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU. ofrece más información acerca de la esperanza de vida.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Virginia Commonwealth University, news release, June 23, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined