See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La clave para que los niños pequeños duerman bien comienza en la infancia

sleeping baby\'s hand inside an adult\'s

VIERNES, 2 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Introducir unas rutinas para la hora de irse a la cama a una edad muy temprana puede mejorar los hábitos de sueño en la niñez temprana, según un estudio reciente.

Casi 500 madres recientes fueron encuestadas por primera vez cuando sus bebés tenían 3 meses de edad. Las encuestaron de nuevo cuando los niños tenían 12, 18 y 24 meses.

Se preguntó a las madres sobre los hábitos de sueño de sus hijos, lo que incluía la hora de irse a la cama y de levantarse, cuánto tiempo tardaban en quedarse dormidos y el número de veces que se despertaban durante la noche.

Las madres también proveyeron información sobre las actividades relacionadas con la hora de irse a la cama con sus hijos, por ejemplo bañarse y cepillarse los dientes, ponerse el pijama, leer o escuchar cuentos, y decir buenas noches a los miembros de la familia.

Un número más alto de actividades relacionadas con la hora de irse a la cama a los 3 meses de edad se asoció con un sueño de una duración más larga a los 12 meses. De la misma forma, más actividades relacionadas con la hora de irse a la cama a los 12 meses se asociaron con un sueño más largo y menos problemas del sueño a los 18 y a los 24 meses.

"Aunque las rutinas de la hora de irse a la cama se han asociado con unos mejores resultados en el sueño en los niños mayores y los adultos, nuestro estudio es uno de los primeros que observa sus efectos en los niños en los dos primeros años de vida", comentó la autora principal, Barbara Fiese, profesora emérita de estudios sobre el desarrollo humano y la familia de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign.

"Estos hallazgos sugieren que, incluso desde los 3 meses de edad, es importante establecer unas rutinas sencillas para la hora de irse a la cama, como leer libros y una hora de irse a la cama regular para fomentar unos buenos hábitos de sueño a los 2 años", afirmó Fiese en un comunicado de prensa de la universidad.

El estudio encontró unas amplias variaciones en las horas de irse a la cama de los niños, que iban desde las 6 p.m. hasta alrededor de la medianoche. En promedio, los niños se iban a la cama más o menos a las 9:30 p.m. a los 3 meses, y más cerca de las 9 p.m. a los 24 meses.

Los problemas del sueño aumentaron de alrededor de un 5 por ciento a los 3 meses a casi un 11 por ciento a los 24 meses, apuntó Fiese.

Los despertares nocturnos se redujeron de más de un 43 por ciento de los bebés a los 3 meses a poco más de un 15 por ciento a los 24 meses.

Y las chicas fueron más propensas que los chicos a tener problemas del sueño a los 12 meses. También tenían más despertares nocturnos a los 24 meses, según el estudio. Loshallazgos se publicaron en la revista Sleep.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre los bebés y el sueño.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Illinois Urbana-Champaign, news release, June 29, 2021

Consumer News in Spanish