Sacar a los niños a la naturaleza mejora la salud pulmonar, encuentra un estudio

family running after dog
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 27 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Vivir cerca de la naturaleza podría mejorar la función de los pulmones de los pequeñines.

Unos investigadores que estudiaron la exposición de los niños a los espacios verdes encontraron que los que tenían vegetación cerca de casa en los primeros 10 años de vida tuvieron un mejor rendimiento en una prueba de la función pulmonar, en comparación con los que no vivían cerca de la naturaleza.

"Nuestra investigación sugiere que mientras más verde, mejor", afirmó Diogo Queiroz Almeida, que estudia los determinantes genéticos, conductuales y ambientales de la salud en la Universidad de Proto, en Portugal. "Estas mejoras son modestas, de alrededor de un 2 por ciento. Pero si observamos la población en conjunto, hacer que nuestros vecindarios sean más verdes podría tener un impacto considerable".

En el estudio, los investigadores midieron la función pulmonar de casi 3,300 niños portugueses, mediante un dispositivo que mide la cantidad máxima de aire que una persona puede exhalar tras realizar la inhalación más profunda posible. La prueba puede indicar qué tan bien funcionan los pulmones, y ayudar a diagnosticar afecciones como el asma.

Los investigadores también utilizaron datos de satélites y mapas para medir la amplitud de la vegetación cerca de sus hogares, por ejemplo, la distancia hasta el parque, jardín o espacio verde público más cercano. Observaron los datos desde el momento en que nacieron, y también cuando los niños tenían 4, 7 y 10 años.

Los niños cuyos alrededores enverdecieron entre su nacimiento y el momento en que cumplieron 10 años, ya fuera porque se mudaron o porque hubo cambios en sus vecindarios, tendían a tener una mejor función pulmonar, encontró el estudio.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 27 de julio de la revista European Respiratory Journal.

"Observamos factores como la actividad física y la contaminación atmosférica, pero el vínculo entre la función pulmonar y mudarse más cerca de un espacio verde persistió, incluso tras tomarlos en cuenta", aseguró Queiroz Almeida en comunicado de prensa de la revista. "También podría tratarse de que acercarse a la naturaleza reduce el estrés, lo que puede mejorar la salud física, o tal vez tener un efecto positivo en el microbioma, que es la comunidad de distintas bacterias que viven en nuestros cuerpos, de los niños".

Solo se observó una asociación entre la función pulmonar y unos ambientes más verdes, y no un vínculo causal.

Queiroz Almeida dijo que pareció ser más importantes que los niños vivieran en vecindarios verdes a medida que crecían que el hecho de si vivían en estos lugares cuando nacieron.

Su equipo también estudió vivir junto a lo que se conoce como un "espacio azul", por ejemplo un río o el mar. No encontraron ningún vínculo con la salud pulmonar de los niños, pero menos de un 1 por ciento de los niños de este estudio vivían a una distancia de media milla (0.8 kilómetros) de un espacio azul, así que no se puede descartar un vínculo con unas distancias más cortas.

Mudarse a áreas más verdes podría ser una estrategia para mejorar la función pulmonar de los niños, planteó Queiroz Almeida. Pero muchas familias no pueden permitirse vivir en unos vecindarios más verdes.

"Para reducir las desigualdades en la salud, debemos hacer que nuestras ciudades sean más verdes, sobre todo en las áreas donde hay poco o ningún espacio verde", dijo, y añadió que es importante implicar a las familias para asegurarse de que los parques y jardines satisfagan sus necesidades.

Los investigadores planifican continuar estudiando el rol de los espacios verdes y azules en otras áreas de la salud de los niños. Planifican usar grupos focales para comprender cómo y por qué las personas jóvenes utilizan los espacios verdes.

"Sabemos que la niñez temprana es un periodo esencial para que los pulmones crezcan y se desarrollen, y que el ambiente de un niño y el aire que respira pueden tener un impacto en su salud pulmonar por el resto de sus vidas", aseguró la Dra. Marielle Pijnenburg, directora de la asamblea pediátrica de la Sociedad Respiratoria Europea (European Respiratory Society). Pijnenburg revisó los hallazgos.

"Este estudio sugiere que asegurarse de que los niños crezcan cerca de parques, jardines y espacios verdes podría ayudar a mejorar su salud pulmonar, aunque los autores dijeron que los mecanismos subyacentes se desconocen, y que podrían ser complejos", apuntó Pijnenburg en el comunicado. "Este hallazgo contribuye a un creciente número de estudios que muestran los beneficios de salud de hacer que nuestros vecindarios sean más verdes y saludables".

Más información

NASA ofrece más información sobre los espacios verdes y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: European Respiratory Journal, news release, July 27, 2022

¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?


¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?

Products