See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La variante Delta vuelve a aumentar los niveles de estrés de EE. UU., según una encuesta

La variante Delta vuelve a aumentar los niveles de estrés de EE. UU., según una encuesta

VIERNES, 20 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Mientras los casos de coronavirus se disparan en Estados Unidos debido a la altamente contagiosa variante Delta, una nueva encuesta encuentra que la ansiedad de los estadounidenses por la COVID-19 está en su punto más alto desde enero.

"Hace un par de años no hubiera dicho esto, pero no tengo tanta confianza como antes en la capacidad de EE. UU. de cuidarse", declaró a Associated Press David Bowers, de 42 años, un demócrata de Peoria, Arizona. "Ahora, parece que vamos hacia atrás", añadió.

Mientras los hospitales del país se llenan del todo y algunos estados alcanzan récords de hospitalizaciones por la COVID-19, la mayoría de los estadounidenses respaldan las órdenes de obligatoriedad de las vacunas para los eventos concurridos, el viaje aéreo, los trabajadores de atención de la salud y otros sectores específicos, según la encuesta del Centro de Investigación en Asuntos Públicos Associated Press-NORC.

La encuesta encontró que un 41 por ciento de los adultos está "extremadamente" o "muy" preocupados de infectarse o de que sus familiares se infecten, frente a un 21 por ciento en junio y un 43 por ciento en enero, cuando ocurrió el último aumento importante en Estados Unidos.

Al menos la mitad de los estadounidenses siguen diciendo que siempre o con frecuencia usan máscaras cuando hay más personas, que evitan los grandes grupos y los viajes no esenciales.

Casi seis de cada 10 favorecen que se requiera la vacunación completa a las personas que viajen en aviones o que asistan a eventos públicos concurridos, mientras que alrededor de una cuarta parte se oponen a este tipo de medidas, mostraron los hallazgos.

Alrededor de seis de cada 10 adultos respaldan las órdenes de obligatoriedad de la vacunación para el personal de los hospitales y de salud de otros tipos, los empleados del gobierno, los militares, y trabajadores como los empleados de restaurantes y tiendas, que atienden al público.

Un 51 por ciento favorecen las vacunaciones obligatorias para las personas que vayan a restaurantes o bares, y un 28 por ciento no.

Un 55 por ciento favorecen requerir que las personas usen máscaras cuando están cerca de otras personas fuera de casa, y un 62 por ciento respaldan que las máscaras sean obligatorias para los trabajadores que atienden al público.

Como era de predecir, hubo fuertes diferencias según la afiliación partidista. Entre los demócratas, un 85 por ciento respaldan las órdenes de obligatoriedad de las máscaras entre los trabajadores que atienden al público, en comparación con un 39 por ciento de los republicanos, informó AP.

"Si veo a alguien a mi lado en el consultorio del médico sin una máscara, se me acelera el corazón", comentó Carla Jones, de 37 años, de Lafayette, Luisiana. Jones es parapléjica, tiene problemas inmunitarios, y los médicos le han dicho que no puede vacunarse.

Jones, que es demócrata, está fuertemente de acuerdo con las órdenes de obligatoriedad de las vacunas y las máscaras, y no solo por ella misma, aseguró a AP.

"Es por el bien de todos", enfatizó. "No tengo la vacuna, pero sin duda no se la quiero transmitir a nadie".

Poco más de la mitad de los adultos de EE. UU. están vacunados del todo, según AP. Y, hasta el jueves, un 60 por ciento (casi 200 millones de personas) habían recibido al menos una dosis de una vacuna, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La confianza en las vacunas contra la COVID-19 no se ha reducido desde que la administración de Biden anunció esta semana planes para comenzar a proveer dosis de refuerzo a partir de otoño, encontró la encuesta.

Pero a pesar del aumento en el número de casos y la creciente preocupación, la mayoría no han aumentado sus medidas de seguridad desde junio, informaron los investigadores en un comunicado de prensa de AP/NORC.

"La COVID no va a desaparecer rápido, pero creo que la gente no debe vivir con miedo", comentó Robbie Allen, de 63 años, un jubilado de Clifton, Texas. Fue en motocicleta con su novia al Sturgis Motorcycle Rally de este mes, que atrae a cientos de miles de personas a Dakota del Sur.

"Morirán personas, pero si todos nos escondemos, la vida es un sufrimiento", declaró Allen a AP, y añadió que está vacunado del todo y que, cuando es requerido, usa una máscara. Allen se describe como un independiente con simpatías republicanas, y considera que la obligatoriedad hace que la vida sea muy triste, según AP.

Hasta la semana pasada, Estados Unidos tenía más de 75,000 pacientes hospitalizados con COVID-19, significativamente más que hace unas semanas, pero todavía por debajo de los números récord del invierno pasado.

En las últimas semanas, Florida, Arkansas, Oregón, Hawái, Luisiana y Mississippi han alcanzado récords de hospitalizaciones por la COVID-19. El aumento en la variante Delta, junto con unas tasas bajas de vacunación, ha producido una desbandada para encontrar camas para los pacientes, señaló AP.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research, news release, Aug. 20, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined